El humillante final del entrenador brasileño que admiraba a Pinochet - El Mostrador

Miércoles, 22 de noviembre de 2017 Actualizado a las 12:07

Su equipo cayó 7-1 ante Alemania en una de las semifinales del Mundial

El humillante final del entrenador brasileño que admiraba a Pinochet

por 8 julio, 2014

El humillante final del entrenador brasileño que admiraba a Pinochet
Luis Felipe Scolari había derrotado a los germanos en 2002, en la final del Mundial Corea-Japón. Pero seguramente será recordado por la abultada derrota que el "Scratch" sufrió este martes en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, el mismo recinto donde hace pocos días Neymar y compañía sufrieron hasta las lágrimas para vencer por penales a Chile en octavos de final.

felipao
Nadie podría decir que no ha ganado nada. Luiz Felipe Scolari (65 años) ya fue campeón del Mundo con la selección brasileña en 2002, cuando derrotó por 2-0 a Alemania.  Pero sin duda que pasará a la historia como el técnico que dirigió la "verdeamarela" que, en su calidad de anfitriona del Mundial 2014, cayó de manera categórica por el abultado marcador de 7-1 ante los germanos en una de las semifinales del torneo.

El estadio Mineirao de Belo Horizonte, mismo donde los locales sufrieron hasta las lágrimas el pasado 28 de junio para superar por penales a Chile en la etapa de los octavos de final, fue finalmente el escenario de la mayor humillación deportiva brasileña de las últimas décadas.

Scolari, quien hace 16 años llegó a decir que el fallecido ex dictador Augusto Pinochet –cuando éste ya había sido detenido en Londres– "hizo más cosas buenas que malas" y justificó la represión del régimen militar chileno porque "hay determinados momentos en que la gente se ordena o la anarquía se desata”, llegó al Mundial en medio de críticas por el bajo rendimiento del "Scratch" en sus partidos amistosos, y por dejar fuera del plantel a figuras como Robinho o Ronaldinho Gaúcho, quien si bien no es la figura descollante de antaño, igualmente había tenido una buena temporada en la liga local.

Y si bien se las arregló para instalarse en las semifinales y devolverle la ilusión a la 'torcida' de que era posible soñar con el "hexa campeao", el partido contra "La Roja" encendió las alarmas por la presión que enfrentaban sus jugadores, tanto por la necesidad de obtener un buen resultado como por el contexto social que vivía el país, donde la algarabía del fútbol permitió que se redujeran las violentas manifestaciones en rechazo a las millonarios gastos para la organización del Mundial.

La incertidumbre de la selección brasileña creció en los cuartos de final tras el partido donde derrotó no sin sufrir por 2-1 a Colombia. Pero no fue por las dudas que dejó el desarrollo del encuentro, sino por la lesión en la columna que dejó fuera de la competencia a Neymar, el delantero del Barcelona que se convirtió en el máximo referente de este grupo. Sin él  Scolari se quedó sin ideas, sucumbiendo como nunca antes y en su propia casa ante los germanos dirigidos por Joachim Low, equipo al que el entrenador brasileño, antes de vivir el "Mineirazo", dijo respetar.

En una conferencia de prensa el lunes último, Scolari se refirió a las críticas que recibió el propio Low en Alemania por parte de quienes dudaban que tuviera las condiciones para aspirar a quedarse con la Copa. "No importa. De mí también algunos dicen que no sirvo para ganar un Mundial", dijo, sin saber que, esta vez, sus detractores tenían razón.

El partido

Alemania, que disputará una final de un Mundial desde aquella de Asia en el 2002, endosó cinco goles en media hora. Cuatro en siete minutos. En una primera parte plagada de eficacia. El fruto de un equipo trabajado desde el 2008 que minimizó a un puñado de individualidades sin armazón.

Brasil se había encomendado a la baja de Neymar para acrecentar la presión sobre el rival. Sin Thiago Silva, sancionado, David Luiz encarnó el papel de líder. Antes y al inicio del partido. Hasta que, a los once minutos, Thomas Muller le dejó en evidencia para batir, desde la soledad del segundo palo, a Julio César en un tiro de esquina botado por Toni Kroos.

No era nueva la situación para Brasil. Ya tuvo el marcador en contra en el choque inaugural ante Croacia. Pero nada se hace con pausa, con cabeza, en esta selección donde casi nadie ejerce de 'jugón'. Donde futbolistas con talento como Oscar pierden el paso ante la ebullición que pretende imponer el ritmo de juego amarelho. Precipitado y avasallador.

Buscó la vía directa con prisa por tomar el camino más recto hacia Maracaná. Pero se estrelló contra el muro alemán, que empleó el mazo. Joachim Low sorprendió con la inclusión de Miroslav Klose. Retrasó algo a Muller y quitó del once a Mario Goetze. Una osadía ante la contención de su rival. Felipao tiró del centrocampista Bernard para sustituir a Neymar. Dante, como se esperaba, ocupó el lugar de Thiago Silva. En cualquier caso, la zaga quedó en evidencia.

En siete minutos el equipo de Low resumió el recital liderado por Kroos. Amplió la cuenta Klose, que recogió el rechace a su primer disparo desviado por Julio César; Kroos, que inició la jugada, anotó los dos siguientes en un abrir y cerrar de ojos. El tercero llegó de una combinación entre Sami Khedira y Philip Lham. Después, el cuarto, con una culminación de una acción que surgió con un pase del centrocampista del Real Madrid.

Khedira se sumó a la fiesta. Mats Hummels se sumó al ataque y el madridista redondeó tras un centro corto de Mesut Ozil.

Brasil estaba desbordado. Sin capacidad de reacción, la sangría pudo ser mayor antes del descanso, pero Alemania prefirió especular, darse un descanso y contemplar cómo su rival se ahogaba víctima de su propia angustia.

El segundo tiempo sobró y el partido se convirtió en un vaivén sin nada en juego. El equipo de Scolari, que dejó en el banco a Fernandinho y Hulk para dar entrada a Paulinho y Ramires, tiró de orgullo para maquillar la humillación.

Low, que afrontará su segunda final en una gran competición tras la Eurocopa de Austria y Suiza 2008 que perdió con España, empezó a calcular esfuerzos. Retiró a Hummels para devolver protagonismo a Mertesacker.

Entonces apareció Manuel Neuer para apagar las llamas. Brasil cercó a Alemania y el mejor meta del Mundial entró en acción para reivindicar su protagonismo y evitar que el rival asomara la cabeza. Sacó balones a Oscar, Ramires y Paulinho para desesperación local.

Cuando el furor local se apagó de nuevo Alemania no perdonó. Tras un par de advertencias, Andre Schurrle, que salió por Klose, marcó a pase de Lahm.

En plena protesta local, incrédula ante similar sonrojo, el atacante del Chelsea descubrió su momento. Afeó aún más el panorama brasileño al marcar el séptimo, de un fuerte disparo a pase de Thomas Muller.

El partido fue eterno para Brasil, que encontró el honor gracias a su jugador de talento, Oscar, que finalizó un contraataque iniciado desde su portería por Julio César.

No supuso alivio alguno el gol. Su celebración representó la impotencia. La frustración. La imagen de un triste adiós y a las ilusiones de su Mundial. Alemania irá a Maracaná. Regresó a una final en la última oportunidad para dar brillo a una generación plagada de talento.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)