Roberto Bolaño y los poetas infrarrealistas - El Mostrador

Miércoles, 22 de noviembre de 2017 Actualizado a las 19:20

Autor Imagen

Roberto Bolaño y los poetas infrarrealistas

por 24 abril, 2004

Los poetas abundan en la narrativa de Roberto Bolaño. Pero como dijo Patricia Espinosa en un artículo suyo, sin embargo "...éstos siempre viajan para caer a un precipicio donde acaban degradados". El viaje de los poetas en los cuentos, novelas, y poemas de Bolaño, podría ser la metáfora del despeñadero de su propia poética ("realvisceralista" o "infrarrealista" ) parecida a la de aquellos poetas de quinta columna que más de alguien ha llamado el "Panteón Negro de la Literatura". Es decir, Lautremont, Sade, Rimbaud, Jarry, Artaud, Roussel.



Sin duda, el más viajero de los poetas de aquel Panteón Negro, y que muy joven abandonó Paris y la escritura de la poesía para siempre -aunque continuaba leyendo y escribiendo cartas- fue Arthur Rimbaud. El mismo que a los 26 años desapareció de Paris y Europa (arrancando por ser acusado de un crimen que se le atribuía) para extraviarse en África en una vida de aventura, convirtiéndose en un hombre de negocios. Aún así, según una reciente edición en inglés de Las cartas de Rimbaud hecha y editada por Wyatt Mason (2003), Rimbaud nunca perdió la comunicación con su hermana más joven, Isabelle, quien vivía en Paris, ni tampoco rompió con su madre, a las que regularmente escribía y les mandaba un dinerito ocasionalmente



En cambio, los poetas latinoamericanos "realvisceralistas" de la novela Los detectives salvajes de Bolaño (que no son los mismos que los "infrarrealistas" aunque se parecen), llevaron su degradación y desaparecimiento, aniquilación total de su literatura o poesía, hasta las últimas consecuencias. Cosa que no hicieron los "Estridentistas" o vanguardistas mexicanos de principios de siglo por quienes Bolaño mismo sintió una fuerte admiración y los que influirían poderosamente, en parte, en su poética y en toda su obra futura. Incluyendo Los detectives salvajes. Pero los jóvenes "realvisceralistas" no se parecieron tanto a Rimbaud sino más bien al poeta "El Conde de Lautréamont", o Isidore-Lucien Ducasse, quien desapareció durante la revuelta de la Comuna de Paris entre el 18 de marzo y el 28 de mayo de 1871. Su única obra fue un texto en prosa poética que tituló Les Chants de Maldoror. No existe ninguna fotografía de él, y casi nada se sabe de su vida. Parece que la policía lo mató en la revuelta aquella. Oscuro poeta uruguayo/francés quien sería el precursor de todo el surrealismo y la vanguardia posterior de aquel ya muy lejano comienzos del siglo XX. .



No hay duda que la imagen del poeta en la obra de Bolaño, aquel que camina hacia el abismo por su propia voluntad, no es más que la repetición y re-actualización, durante comienzos de los 60 y 70 en América Latina, del artista surrealista -o los de las primeras vanguardias- que como se sabe aparecen desde mediados del siglo 19 y se hacen prolíferos en las primeras décadas del siglo XX en diferentes manifestaciones artísticas (poesía, pintura, cine, principalmente). Y claro, también se reproducen en América Latina pues era por cierto "aires de época", como decía el estridentista mexicano Maples Arce, en la entrevista que le hace Bolaño en 1976, cito: "Los movimientos de vanguardia tomaron en Europa otras direcciones, aunque obedecían al mismo fenómeno espiritual e intelectual, de insatisfacción, inquietud y fineza perceptiva". (p.54, "Tres estridentistas", Plural, 1976 ).



Es decir, los "realvisceralistas" de la novela Los detectives salvajes desaparecieron para siempre sin dejar rastros de ninguna especie igualito que el Conde de Lautréamont. Y en eso se diferenciaron de los "estridentistas" mexicanos quienes siguieron vivos y, como decían ellos mismos, finalmente "se burocratizaron" ("Tres Estridentistas", p. 59). Es cierto, los poetas "realvisceralistas", los de la novela, no dejaron textos escritos ni documentación poética por ninguna parte. En la literatura exageraron lo anterior aunque no tanto en la realidad donde se llamaron infrarrealistas, nombre que el propio Bolaño dio al grupo en 1976.



Otra cosa también: muchos de los poetas "infrarrealistas" sobrevivieron como Bolaño mismo -y el que lo hizo mejor si duda, hasta ahora- para contar o reinventar a esos muchachos desnudos bajo el arcoiris de fuego. Otros sobrevivientes reales del Infrarrealismo aún viven como el caso del poeta R.M. quien formó parte del grupo en Ciudad de México en 1976, es decir, con Bolaño (o Arturo Belano en la novela); con Mario Santiago (o Ulises Lima en la novela) quien falleció en 1997, atropellado por un auto la cruzar una calle en Ciudad de México. Y el poeta Bruno Montané (otro personaje en la novela) que ahora vive en algún país de Europa.



El asunto es que encontré a uno de los infrarrealistas vivos, especialmente el poeta R. M. quien es ahora en 2004 académico en Estados Unidos y ciertamente un albacea misterioso del grupo ( o por menos él quiere serlo). Le pregunté a R.M, antes de comenzar a redactar esta ponencia, si él era realmente, a lo mejor, el poeta García Madero de la novela. Se quedó callado y no me respondió la pregunta hasta ahora. Quizás sí, quizás no. En todo caso él únicamente sabe la verdad que no me quiso decir para, probablemente, no destruir el misterio de Los detectives salvajes.



Pero de igual manera, el poeta-académico, ex-infrarrealista de los 70 en Ciudad de México, me ofreció generosamente un documento que pocos han usado hasta ahora y pocos se han referido a si realmente existió o no. Y en lo que he leído sobre Bolaño sólo el chileno Claudio Bolzman en un artículo (aparecido en "El Canillita digital", 2003) menciona la existencia de tal manifiesto y dice solamentye que "apareció en una revista de difusion confidencial". En general, muchos hablan del "Infrarrealismo" pero nadie de lo que dice realmente el "Manifiesto infrarrealista". Un documento que parecía perdido, quemado quizás, o puro mito de los infrarrealistas, a la cabeza con Bolaño y Mario Santiago.



Ese documento que me ofreció el poeta R.M. fue el Primer Manifiesto Infrarrealista de 1976, redactado enteramente por Bolaño (son casi seis páginas y media, que en tamaño carta actual son tres páginas aproximadamente). Publicado en la Revista INFRA o Revista Menstrual (tal como lo oyen), Revista Menstrual del Movimiento Infrarrealista. Octubre-Noviembre de 1977. Ciudad de México. Los integrantes allí son: Jose Peguero, vivía en México (en esa época); Bruno Montané, instalado también en Barcelona en esa fecha. R.M, en México. Carlos David Malfavón, en México. Javier Suárez Mejia, en México también. Y Roberto Bolaño quien ya vivía desde enero de 1977 en Barcelona.



Bolaño llegó con su familia al DF desde Chile en 1968 - me decía el poeta R.M.- con 15 años de edad- y ahí estuvo hasta principios del 73 donde partió luego -con 20 años- en septiembre, a comienzos de la dictadura, a Chile. Regreso ese mismo año de 1973 de vuelta a México para irse a Barcelona en enero de 1977 (a los 24 años) y no volver nunca más ni al D.F. ni a México. O sea que pasó casi 10 años en México. La parte más fundamental de la formación como joven poeta. Es decir, desde los 15 años hasta los 25 años.



Y finalmente, el último integrante que aparece mencionado en la revista de los infrarrealistas, es el mítico poeta que junto a Bolaño son realmente los dos mejores poetas de aquel grupo. Lo pude constatar, leyéndolos recién, al revisar la antología de poesía editada por Bolaño en 1976: Muchachos desnudos bajo el arcoiris de fuego. Me refiero al poeta mexicano Mario Santiago -quien sería Ulises Lima en Los detectives salvajes- y que en la revista -aquella de 1976- sólo se dice: "Vive en Israel".



Pero de aquel manifiesto infrarrealista hablaré con más detalles en otra oportunidad pues creo que constituye un documento importante para entender mejor la poetica -especialmente Los detectives salvaje- de buena parte de la obra de Bolaño. Sólo doy evidencia de que existió y existe , y estaba guardado en un casi olvidado archivo del poeta igualmente infrarrealista, R.M, aún vivo, amigo de Roberto Bolaño allá en la lejana Ciudad de México de 1976.





*Javier Campos es escritor y académico chileno residente en EEUU. Su reciente libro de cuentos "La Mujer que se parecía a Sharon Stone", fue publicado por RIL editores. Este articulo es parte de una ponencia que se presentará en Francia, junio 2004, en un panel que el autor organizó sobre la obra de Roberto Bolaño.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)