Elección senatorial V Región: la madre de todas las batallas - El Mostrador

Lunes, 11 de diciembre de 2017 Actualizado a las 08:45

Opinión

Autor Imagen

Elección senatorial V Región: la madre de todas las batallas

por 11 agosto, 2017

Elección senatorial V Región: la madre de todas las batallas
Nadie sensatamente hoy, menos este artículo, puede establecer un pronóstico cierto sobre los resultados. Lo que sí se puede hacer, y este es el objetivo de esta columna, es auscultar las posibilidades que tiene cada uno de los candidatos senatoriales de la región. La carrera comienza el 21 de agosto y en política nada está dicho hasta que se cuentan los votos. Se debe tener presente que, al momento en que todas las listas estén conformadas al 100%, la votación de la totalidad de los candidatos debiera estabilizarse a la baja por la repartición de sensibilidades que tiene el electorado, para privilegiar a uno o a otro. Dicho de otra forma, habrá una redistribución de votos entre los partidos y, más aún, en gran medida mucho dependerá de si el electorado responderá, ese domingo, concurriendo a votar. Es una de las incertidumbres que trae en esta elección el cambio del binominal.

A pocos días de que se venza el plazo para la inscripción de las candidaturas parlamentarias, aún no hay humo blanco en las listas definitivas de ninguna de las coaliciones políticas. En la V Región de Valparaíso, la senatorial es considerada “la madre de todas las batallas”, parte importante del curso político sigue líquido, sin nombres definitivos. Allí, de acuerdo a la nueva ley, se eligen 5 cupos y  cada lista puede llevar hasta 6 candidatos, los que deben sumar entre ellos la mayor cantidad de votos posibles. Antes ese territorio se dividía en dos circunscripciones, Costa y Cordillera, con dos cupos senatoriales cada una y las reglas del binominal. En esta oportunidad los senadores electos representarán a la región completa y los cinco cupos se repartirán por cifra repartidora, primero entre los grandes bloques y luego entre los subpactos de cada bloque.

Por lo mismo, si alguien piensa que la cultura y práctica del binominal se terminaron en la designación de candidatos, pues, está muy equivocado. Hoy la conformación de las listas senatoriales, y también en las de diputados, se basa en que el compañero de lista es el peor enemigo si llegase a capturar un voto más que el mío. Ello deja en evidencia que la cultura del binominal se mantiene en la idea de que el ganador de la candidatura es el que tenga mayor influencia en el comité electoral de su tienda, para elegir compañeros que sumen votos pero no me ganen.

En segundo lugar, se requiere de una buena máquina electoral no solo en lo interno sino también hacia afuera, debido a que los territorios electorales actuales se ampliaron, y habrá que ir a buscar votos a territorios desconocidos u hostiles y, por lo tanto, las alianzas y los padrinos jugarán un papel significativo en las estrategias. El que gane un cupo parlamentario en las próximas elecciones, se convertirá en un incumbente de ahí en adelante muy difícil de remover por desafiantes en nuevas elecciones.

A estas dificultades se agrega en la V Región un elenco de aspirantes que tienen marcadamente vuelo propio.

De acuerdo a los números actuales, si las elecciones senatoriales fueran este domingo, solo estarían electos seguros el senador de Chile Vamos Francisco Chahuán (RN), que marca alrededor de 18 puntos, y por el oficialismo el senador Ricardo Lagos del PPD. Este último, si bien es cierto hoy solo marca 14 puntos, sería electo con la suma de su compañero PPD, el diputado Marco Antonio Núñez, que marca 5 puntos. Con Chahuán puede ir cualquier acompañante, pues de alguna manera él marca lo necesario y chorrea a la lista al mismo tiempo.

Caso distinto se produce con la actual senadora Lily Pérez, de Amplitud, que hoy marca 13 puntos y que, para llegar a los 16,5 puntos que aparece como el piso mínimo para ser electo senador, depende de su estrategia de lista. Su despliegue de los últimos meses lo ha hecho exclusivamente en lo que era la V Región Cordillera, donde es senadora actualmente, pero tiene poco trabajo y despliegue de precampaña en lo que era la V Costa. Es importante considerar que ella es de oposición al actual gobierno, pero no es parte de Chile Vamos, aunque sí apoya a Sebastián Piñera. Pero está en roces con las cúpulas RN y UDI por sus actuaciones parlamentarias más liberales. Su estrategia es llevar lista completa de candidatos a senadores y un equipo de diputados que, en la suma total en la región, haría 18 candidatos sumados los candidatos a consejeros regionales. De esa fuerza electoral debieran salir los votos necesarios para ser reelecta. Por lo tanto, debe mantener su votación en la ex Cordillera y capturar votación en la ex Costa, tratando de diferenciar fuertemente su organización como un partido más progresista e inclusivo que Chile Vamos, para así captar votos transversales.

Por lo mismo, si alguien piensa que la cultura y práctica del binominal se terminaron en la designación de candidatos, pues, está muy equivocado. Hoy la conformación de las listas senatoriales, y también en las de diputados, se basa en que el compañero de lista es el peor enemigo si llegase a capturar un voto más que el mío. Ello deja en evidencia que la cultura del binominal se mantiene en la idea de que el ganador de la candidatura es el que tenga mayor influencia en el comité electoral de su tienda, para elegir compañeros que sumen votos pero no me ganen.

El otro caso expectante es la actual senadora por Atacama Isabel Allende, que desea ser reelecta ahora por la V Región. Ella hoy día marca 12 puntos, lo que no le permitiría llegar al Senado. Su despliegue de precampaña es aún débil y carece de arraigo en una región que en general desconoce. Por lo mismo, se puede considerar que su puntuación, pese a lo anterior, es alta y, una vez desplegada completamente su campaña, puede con relativa facilidad alcanzar la cifra necesaria para ser elegida. Se debe considerar que existe un voto que ella puede captar, que corresponde al PC, partido que a la fecha no ha levantado candidato en la senatorial de la V Región. Si ella consigue un apoyo cruzado entre el PS y el PC, compensado en otra región, Atacama, por ejemplo, y  considerando que el fenómeno Frente Amplio no está marcando lo suficiente en las encuestas, Allende podría transformarse en el ícono izquierdista y obtener el cupo senatorial. La lista oficialista del Partido Radical no tiene un candidato relevante y que marque en las encuestas, por lo que toda la fuerza del mundo laico de la Nueva Mayoría se mueve en la influencia electoral de los senadores Lagos y Allende, y el diputado Núñez. El resto será fauna acompañante, como se dice en la pesca.

En Chile Vamos uno de los principales problemas lo tiene la UDI, que como candidatos al Senado lleva  a Francisco Bartolucci y a la actual diputada Andrea Molina, los cuales están muy por debajo de las expectativas en votación. La diputada Molina marca 8 puntos y Bartolucci ni siquiera aparece en los grados de error de las encuestas, lo que significaría que nuevamente podrían quedar sin representación senatorial en la región. No hay que olvidar que hace 8 años la centroderecha RN eligió a Lily Pérez y a Francisco Chahuán y la UDI  tuvo la más fuerte derrota con Joaquín Lavín.

Se considera que la UDI tiene los votos y la máquina electoral suficientes para elegir a un senador, pero falla en la designación del candidato. El electorado de la UDI considera que la actual diputada Andrea Molina solo es un rostro conocido y ha sido diputada en dos periodos, pero no está apta para competir con el nivel de los candidatos que presentan a los demás partidos, presentando la mayor desventaja frente al resto. Uno de los más fuertes rumores de los últimos días es que la UDI, consciente de la situación, consideraría cambiar un candidato y  todo indica que podría ser Edmundo Eluchans, diputado por la zona y ex presidente de la Cámara de Diputados. Parte importante del trabajo ya lo tiene hecho por haber sido diputado en dos distritos de la costa. Según se sabe, sondeos preliminares indican que entraría marcando sobre 10 puntos y podría remontar mucho más, recuperando el cupo UDI que se perdió en la última senatorial de la región.

La situación más compleja es la DC. Reafirmada la candidatura presidencial de Carolina Goic, no se puede asegurar que su despliegue comunicacional y su triunfo al interior del partido se transmitan a la plantilla parlamentaria. En el caso de la V Región la situación para el actual senador Ignacio Walker y el actual diputado Aldo Cornejo, es crítica. Ambos parlamentarios se han mantenido haciendo campaña, pero el ir en una lista solos y no con el conglomerado de partidos que apoya a Guillier, les ha significado una merma considerable en su votación estimada. Las encuestas al día de hoy visualizan que el senador Walker estaría en alrededor de 6 o  7 puntos y Aldo Cornejo con 4 puntos, que los pone lejos de alcanzar la cifra repartidora necesaria para elegir a un senador. Todo ello sin muchas alternativas.

Nadie sensatamente hoy, menos este artículo, puede establecer un pronóstico cierto sobre los resultados. Lo que sí se puede hacer, y este es el objetivo de esta columna, es auscultar las posibilidades que tiene cada uno de los candidatos senatoriales de la región, de más probable elección.  La carrera comienza el 21 de agosto y en política nada está dicho hasta que se cuentan los votos. Se debe tener presente que, al momento en que todas las listas estén conformadas al 100%,  la votación de la totalidad de los candidatos debiera estabilizarse a la baja por la repartición de sensibilidades que tiene el electorado, para privilegiar a uno u otro. Dicho de otra forma, habrá una redistribución de votos entre los partidos y, más aún, en gran medida mucho dependerá de si el electorado responderá, ese domingo, concurriendo a votar.  Es una de las incertidumbres que trae en esta elección el cambio del binominal.

Se ha dicho que la madre de las batallas electorales será la senatorial en la V Región. Falta saber si los genios del arte de desplegar maquinarias electorales para capturar poder aplicarán Sun Tzu o el sigilo de José Fouché. Porque no es lo mismo la calle como campo de juego de poder real, que la administración de la burocracia interna. Las elecciones se ganan con votos, los cálculos apenas son una referencia para saber dónde se está parado.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)