Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:27

También lo critican por ir con Bachelet al Vaticano en plena campaña

RN apunta a Longueira por clima de guerra en parlamentarias de la Alianza

por 2 diciembre 2009

RN apunta a Longueira por clima de guerra en parlamentarias de la Alianza
Si hay una figura del gremialismo que en Renovación no termina de ser aceptada es la de Pablo Longueira. Y aunque evitan enjuiciarlo públicamente para no echarle más pelos a la sopa presidencial, hoy lo perciben como un peligro para las aspiraciones de la tienda y el gran responsable de que en algunos distritos y circunscripciones la derecha se esté sacando los ojos.

El regreso de Pablo Longueira a la campaña de Sebastián Piñera no cayó bien en Renovación Nacional. Aún más, las críticas al desempeño del senador gremialista en estas semanas se multiplican y en los más diversos ámbitos. Se le acusa de haber impuesto su ya conocido estilo en las campañas parlamentarias, atribuyéndole la responsabilidad de los líos que se han generado entre ambos partidos en este ámbito. También se le enjuicia por haber aceptado integrar la comitiva que acompañó a la Presidenta Michelle Bachelet al Vaticano y a Portugal, a sólo dos semanas de la elección presidencial, dado que su cargo de jefe territorial piñerista es “fundamental en esta última etapa”, dice una fuente de RN, aunque otras utilizan términos más duros.

En círculos del Comando el reingreso de Longueira fue exageradamente alabado. Pero eso no cambió el escenario de lo que suele ocurrir históricamente en las relaciones entre RN y la UDI en época de elecciones parlamentarias. Eso, aunque figuras como la del presidente del Senado, Jovino Novoa intenten bajarle el perfil, asegurando que “ya llevamos más de 20 elecciones en pacto con RN y la Alianza está cada vez más fortalecida. Por lo tanto, estos episodios no van a empañar la unidad política que existe entre RN y la UDI”.

Su actitud sólo denota la enorme necesidad de no hacer ruido al interior del sector, puesto que las campañas parlamentarias de la derecha siempre han logrado robarse todas las cámaras. Y no precisamente por lo amistosas. En esta ocasión existe un elemento adicional, que en RN no se ruborizan en reconocer. Este es el hecho de que esperan poder sacarle todo el partido posible a la figura del candidato presidencial.

¿Efecto Longueira?

En Antonio Varas 454 están convencidos que el electorado relaciona a Sebastián Piñera con RN y en mucho menor medida con sus socios, por lo que creen –y están trabajando para- que se generará a favor de la tienda el mismo fenómeno que el 2001 le permitió su mayor crecimiento al gremialismo, cuando la candidatura presidencial de Joaquín Lavín pasaba por su mejor momento, pese a haber perdido sólo un par de años antes frente a Ricardo Lagos. De hecho, tras hacer un rápido pronóstico de los resultados parlamentarios para el partido, una alta fuente de Renovación exclama, sin ningún dejo de culpa, que “le vamos a hacer zumbar la circunscripción a Longueira”.

En RN insisten en que en la contienda parlamentaria “se ha impuesto el estilo Longueira. Particularmente en algunos distritos que la UDI debe mantener o quiere arrebatarnos a nosotros”.

Frase que sintetiza la mala relación que siempre ha existido entre el líder gremialista y sus socios de pacto. Y el hecho de que Piñera haya debido reconocer que es una figura importante para su triunfo, pidiéndole que regresara al comando, no hizo más que remover el avispero. El ambiente de estas parlamentarias se parece mucho a las del 2001. En esa época a estos socios les faltó poco para asemejarse a algunas de las mejores de escenas de El Padrino. Incluso, no faltaron las acusaciones ante los tribunales de justicia, que en esta confrontación parece que van a convertirse también en pan de cada día. La más noticiosa, en esa oportunidad, fue la interpuesta por el entonces candidato de RN en el distrito 11, Boris Luksic, en contra de brigadistas del comando de Marcelo Forni de la UDI, por la responsabilidad que les cupiera en la muerte de un activista de Renovación.

Recordando esos hechos, en RN insisten en que en la contienda parlamentaria “se ha impuesto el estilo Longueira. Particularmente en algunos distritos que la UDI debe mantener o quiere arrebatarnos a nosotros”. Y aunque en calle Suecia han hecho todo por evitar institucionalizar los conflictos entre candidatos, eso no ha sido posible. Primero, porque el secretario general de RN, Bruno Baranda, acompañó a la diputada por Conchalí Karla Rubilar a interponer una denuncia en contra de su adversario de la UDI, Pablo Jofré.

Mientras, el secretario general de la UDI niega las acusaciones en contra de Longueira y de que esté influenciando las campañas gremialistas. Víctor Pérez encuentra que “es una acusación súper injusta y falsa” lo que se dice en RN del líder gremialista. A su juicio, existe “una estrategia de Renovación de denunciar cosas falsas. Para darle sustento político a un acto irresponsable”, aludiendo a la denuncia de Rubilar. El dirigente cree que con las denuncias “sólo se busca generar un hecho político”, pero que “no tiene sentido hacerlo cuando todos están trabajando unitariamente por el candidato presidencial”.

En RN insisten en que “el estilo de Longueira se está viendo en las campañas parlamentarias de la UDI. En Puente Alto, por ejemplo, todos los candidatos transversalmente están molestos por la forma de actuar de Francisco Moreno”, dice otra fuente del partido. Y ni hablar de la Quinta Región Costa, donde la carta más valiosa de la UDI no puede perder frente al RN Francisco Chahuán.

“Cara de palo”

Otro elemento que despertó la ira de un sector de RN fue el hecho de que Longueira aceptara la invitación a integrar la delegación de Bachelet al Vaticano y a Portugal, “en la etapa más importante de la campaña”. Los más duros con el senador gremialista dicen que eso “demuestra que le importa nada la candidatura presidencial”.

Otra fuente de Antonio Varas sentencia que “Longueira debió haber rechazado la invitación de la Presidenta en cuanto se la hicieron y, además, tendría que haber evitado que se filtrara a los medios”. Pues estiman que en el marco de una campaña presidencial tan competitiva, “es necesario dar señales claras de que somos distintos”. En la misma línea que lo planteado por Carlos Larraín sobre este tema, otra alta fuente de la tienda agrega que “Longueira no tuvo ninguna participación en el acuerdo entre Chile y Argentina. Entonces, no se entiende que lo invitaran a él y no a quienes sí influyeron para que resultara la medicación papal”.

Lo que pasa es que en Renovación molesta la buena relación que Longueira ha tenido con algunos gobiernos de la Concertación, como con el del ex Presidente Ricardo Lagos. E insisten en que el senador gremialista fue un “cara de palo” al aceptar la invitación. Por otra parte, en la tienda de Antonio Varas existe la sensación que desde que el parlamentario volvió al comando piñerista “no ha hecho nada” en beneficio del abanderado. Y que desde esta instancia se ha dedicado a fortalecer las candidaturas parlamentarias de su partido.

Por lo pronto, fue el propio Longueira quien reafirmó la estrategia de los coroneles con miras a la segunda vuelta en una entrevista que desde Portugal concedió a La Segunda y donde señala que “tenemos bastante planificada la segunda etapa. Rearmaremos la estructura territorial y le pediremos a las personas que tienen más experiencia que asuman nuevos roles. Lo que me importa es dejarlo bien estructurado después de saber quiénes fueron los parlamentarios ganadores”. Lo que explica, según fuentes de RN, que “en la primera vuelta tenga los ojos puestos en las parlamentarias de la UDI y se haya ido de viaje con la Presidenta”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes