Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 05:12

“Continuar con Castilla o Hidroaysén sería un doble estándar enorme", sostuvo

Accorsi (PPD) anuncia que indagará qué negociaciones hubo detrás del cambio de opinión de la termoeléctrica

por 27 agosto 2010

Accorsi (PPD) anuncia que indagará qué negociaciones hubo detrás del cambio de opinión de la termoeléctrica
"A mí no me vengan a decir que la empresa cambia de actitud tan fácil. Aquí estamos hablando de miles de millones de dólares y lo más probable es que existan otro tipo de negociaciones. No basta con que un Presidente pida que se cambie de posición un proyecto. Aquí tuvo que haber algo más y eso lo queremos saber”, concluyó.

El diputado PPD Enrique Accorsi se refirió al anuncio hecho por la multinacional Suez Energy la cual abortó la construcción de la termoeléctrica Barrancones, que se emplazaría cerca de Punta de Choros, debido a que no ve viable la relocalización de la central.

Al respecto, el parlamentario anunció que en el Congreso se analizará la forma en que se detuvo la termoeléctrica. "A mí no me vengan a decir que la empresa cambia de actitud tan fácil. Aquí estamos hablando de miles de millones de dólares y lo más probable es que existan otro tipo de negociaciones. No basta con que un Presidente pida que se cambie de posición un proyecto. Aquí tuvo que haber algo más y eso lo queremos saber”, sostuvo.

Asimismo, informó que la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara Baja pedirá al Presidente Sebastián Piñera que los diez proyectos relacionados con generación eléctrica sean paralizados con el fin de analizar su impacto.

"No podemos hacer la vista gorda y decir en Punta de Choros no, pero continuar con las iniciativas de Castilla o Hidroaysén o el Maule. Si estos proyectos siguen adelante, serían un doble estándar enorme", indicó el legialdor.

Para Accorsi, el actual modelo de impacto ambiental "es inadecuado, porque un sinnúmero de servicios aprobaron la termoeléctrica en la comuna de la Higuera y tuvo que salir el Mandatario para detenerlo, dejando a las claras que el sistema no da cuenta de las realidades medioambientales. Si el modelo de impacto fuera riguroso, Barrancones no se hubiera aprobado".

En esa línea, dijo que la central Castilla en Atacama "está a punto de ser aprobado. Existe un recurso de protección que fallará la Corte de Apelaciones y que lo más probable es que falle a favor de la empresa".

“Por ello, es necesario que el Presidente detenga estos proyectos, hasta que no tengamos una resolución en materias de normas de contaminación de material particulado, sulfuro, entre otros. Se tiene que aplicar el mismo criterio de Barrancones a los demás proyectos de este tipo", concluyó Accorsi.

“Tráfico de influencias”

Por su parte, el diputad DC Gabriel Ascencio acusó “tráfico de influencias” en el caso. "Piñera ha dejado en ridículo a todos los funcionarios recién nombrados por él en la región de Coquimbo y a su Ministra de Medio Ambiente, a quienes había dado instrucciones para aprobar el proyecto. Esos funcionarios ahora saben que  su opinión no importa y que sólo son marionetas de los intereses del Presidente".

Junto con cuestionar las razones argumentadas por el Presidente para cambiar el lugar de ubicación de la polémica central, Ascencio afirmó que “sostengo que lisa y llanamente, la verdadera razón del cambio de actitud del Presidente responde al  más descarado tráfico de influencias que muestra como se usa el poder político y económico”.

“La prensa de hoy informa con lujo de detalles la participación de un amigo del Presidente, el empresario Juan Claro, quien por supuesto al margen de toda institucionalidad, gestiona con la empresa trasnacional Suez Energy un acuerdo privado con el mandatario para no construir la central o “moverla unos kilómetros”.

Señaló, además, que “lo que tantos jóvenes en las calles de muchas ciudades, incluida una diputada de gobierno, que sufrió la represión desatada en el país, no lgraron, lo pudo, de manera fácil, el amigo empresario. ¿Por qué? Fácil. Porque ese amigo del Presidente tiene casa de veraneo en la zona que sería afectada. Qué ingenuidad de todos pensando en el poder de las redes sociales o la manifestación ciudadana".

El parlamentario precisó al respecto que “el actual gobierno y, en particular el Presidente de la República, entienden bien el lenguaje del poder. La opinión de los ciudadanos no importa, para eso se usa a Carabineros y se les reprime. La opinión que importa y que surte efectos es la de un llamado por teléfono de un empresario influyente y preocupado que no le ensucien el entorno de su lugar de descanso".

Ascencio agregó que “nuevamente el tema de la política ligada a los negocios y a las influencias de los que controlan todo; desprecio por los ciudadanos y ninguna intención de cumplir con las promesas de campaña. Actuaciones al margen de la institucionalidad son y serán la tónica de un gobierno que ha empezado a mostrar su verdadero rostro".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes