Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 19:32

Informe de Contraloría ordenó sumarios en el Cenabast

Hospitales San José y Roberto del Río aplicaron remedios vencidos a hemofílicos

por 20 octubre 2010

Hospitales San José y Roberto del Río aplicaron remedios vencidos a hemofílicos
En el primer centro asistencial se aplicaron 60 unidades del fármaco. A quienes lo recibieron se les obligó a firmar un documento denominado “consentimiento informado”. El texto del organismo fiscalizador señala que en este último se señalaba “que se explicó en forma satisfactoria que la viabilidad del fármaco no se ve afectada a la fecha de su tratamiento y que esta situación se debió a la falta de medicamento a nivel nacional...”. La jefa de Hemofilia del segundo recinto María Mercedes Morales -donde se usaron 190 dosis- reconoció el hecho, pero indicó que de todas formas son útiles y que se trató “de una situación especial”.

Los hospitales San José y Roberto del Río aplicaron medicamentos vencidos a personas que padecen hemofilia, debido a graves problemas de distribución de la Cenabast y al retraso en la entrega de la empresa Baxter.

Así quedó demostrado en el último informe de la Contraloría dedicado al organismo encargado de distribuir los medicamentos e insumos para el sistema nacional de Salud, en el período 2008-2009, durante la administración Bachelet.

En el documento al que tuvo acceso El Mostrador, se detalla que el primer centro de salud aplicó 60 unidades del remedio y obligó -a quienes se lo administraron- a firmar un documento denominado “consentimiento informado”. Este último señalaba, según el informe de Contraloría, “que se explicó en forma satisfactoria que la viabilidad del fármaco no se ve afectada a la fecha de su tratamiento y que esta situación se debió a la falta del medicamento a nivel nacional...”.

Para el caso del Roberto del Río, se aplicaron 190 dosis entre el 1 y el 31 de enero de 2010, en circunstancias que llevaban casi dos meses vencidos.

Debido a estas dos situaciones, la Contraloría ordenó que se realicen sendos sumarios administrativos en la Cenabast, para establecer si al momento de ser despachados a los centros asistenciales los medicamentos se hallaban vencidos con antelación.

Otro punto que toca el informe es que en 2008 la Cenabast compró 12.600 unidades de “factor antihemofílico”, pero cuando los auditores de la Contraloría revisaron el sistema informático se percataron que en 2008 y 2009 se distribuyeron a los centros de salud un total de 9.409, quedando un saldo de 3.191.

Para justificar su decisión, el organismo fiscalizador recordó la norma sanitaria que establece que las fechas de vencimiento entregadas por el fabricante son la única guía para establecer la “estabilidad” de los medicamentos.

¿Dónde están?

Básicamente, los problemas de distribución, señala el informe, se debieron a que la Cenabast guardó los remedios en la bodega de Baxter y no en los centros de acopio que tiene el organismo, por lo que la entidad de control, ordenó otra investigación administrativa. Al respecto, la firma denunció que la Cenabast nunca dio la orden de enviarlos a los centros asistenciales, aunque tanto el Ministerio de Salud como la Cenabast rechazaron esta versión. En todo caso, para la Contraloría las respuestas no fueron satisfactorias.

Otro punto que toca el informe es que en 2008 la Cenabast compró 12.600 unidades de “factor antihemofílico”, pero cuando los auditores de la Contraloría revisaron el sistema informático se percataron que en 2008 y 2009 se distribuyeron a los centros de salud un total de 9.409, quedando un saldo de 3.191. De estas últimas se acreditó un saldo de 2.272, las cuales se encontraban en su totalidad vencidas.

Al consultar el encargado del Cenabast -dice el documento-, aseguró desconocer la ubicación de los fármacos. Por esta razón también se realizará otro sumario.

Junto a todas las anomalías anteriores, también se detectó desorden en el cobro de multas y facturaciones. La autoridad en todo caso, en su respuesta a la Contraloría, aseguró que se adoptarán las medidas necesarias para corregir las anomalías.

Sirven igual

Este diario contactó a María Mercedes Morales, jefa de Hemofilia del hospital Roberto del Rio, quien explicó que los remedios aplicados “sólo estaban vencidos una semana, no más, es una fecha que asegura la actividad del producto, pero no produce daño”.

“El producto es útil. Lo hemos probado en el laboratorio y además lo hemos probado en pacientes en situación de emergencia y se obtiene una actividad excelente que corresponde a lo calculado”, explicó Morales.

Según la doctora, se trató de una situación especial y que sólo afectó a tres pacientes, aunque reconoció desconocer la situación del hospital San José.

“Llegó un señor que había sido atendido en el hospital Salvador. Llegó reclamando porque no había factor (medicamento) y se le aplicó el que estaba con fecha vencida”, continuó.

Inquirida respecto a si es normal que los pacientes firmen un documento donde se les explica que los medicamentos están vencidos, la profesional indicó que sí lo es, y que no es el único de su especie. “Existen documentos que se firman antes de ser operado, como también cuando se les entrega un diagnóstico”, dijo.

Morales, en todo caso, insistió que se trató de una situación puntual y que se ha producido en muy pocas oportunidades. “No recuerdo una situación anterior, salvo una que ocurrió en 2000 ó 2001; pero en cualquier caso, ahora se regularizó. Esto fue un caso puntual porque había escasez a nivel nacional”, insistió.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes