Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:18

Investigación de muerte de Allende reabre dudas sobre sus últimos momentos

por 27 enero 2011

Investigación de muerte de Allende reabre dudas sobre sus últimos momentos
A favor de la tesis del homicidio existe un informe del experto forense Luis Ravanal, que detectó anomalías en el análisis de la autopsia de Allende, hecho en su tiempo por el médico José Luis Vásquez, que no menciona, por ejemplo, que el orificio de salida del proyectil no concuerda con el arma utilizada, según explicó.

La decisión de la Justicia de investigar la muerte del ex Presidente Salvador Allende reabrió interrogantes no resueltas sobre los últimos momentos del mandatario socialista que, según la versión más extendida hasta ahora, se quitó la vida el 11 de septiembre de 1973.

Dirigentes políticos de la oposición y organizaciones de derechos humanos celebraron la iniciativa impulsada por la fiscal de la Corte de Apelaciones de Santiago, Beatriz Pedrals, mientras que el Gobierno de derecha aseguró que respeta el inicio de las pesquisas.

"Respetamos todas las decisiones de los tribunales y como Gobierno creemos que todas las situaciones que tengan que ser investigadas se investiguen", indicó la portavoz del Ejecutivo, Ena Von Baer.

El caso del mandatario de la Unidad Popular (UP) se encuentra entre las 726 querellas por violaciones a los derechos humanos que fueron presentadas ayer por la fiscal Pedrals ante el juez especial Mario Carroza, en su calidad de representante del Ministerio Público Judicial.

La noticia fue bien recibida por el diputado Osvaldo Andrade, presidente del Partido Socialista (PS), al cual pertenecía Allende, quien se mostró esperanzado en que esta investigación permita corregir el "déficit de verdad y justicia" que hay en Chile.

"Verdad y justicia sigue siendo un (tema) pendiente en Chile, y cualquier cosa que se haga para que se haga verdad, siempre será bien recibida por nosotros", destacó.

El diputado del Partido Comunista Hugo Gutiérrez, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, aseguró que siempre fue partidario de la apertura de una investigación judicial para dilucidar la muerte del ex mandatario.

"Cualquier hijo de vecino que fallece en una esquina de cualquier ciudad de Chile es objeto de una investigación procesal, y me parecía patético que en el caso del ex presidente Allende no se hubiese hecho nunca", indicó Gutiérrez, para quien aún existen dudas acerca de las circunstancias de su muerte.

La versión más difundida hasta ahora señala que Allende se mató el 11 de septiembre de 1973, disparándose en la barbilla con un fusil de asalto AK-47, de culata plegable, que le había regalado Fidel Castro, mientras La Moneda ardía tras ser bombardeada desde aire y tierra durante un golpe de Estado.

Tal explicación ha sido aceptada incluso por familiares y el Partido Socialista, tras décadas en que los cercanos al mandatario defendían la versión de que había caído combatiendo, pero que a la larga se diluyó tras testimonios directos de los médicos Patricio Guijón y José Quiroga, colaboradores de Allende.

Según ambos, a eso de las 13.50 hora local, Allende ordenó a sus leales rendirse y todos formaron una fila que bajaba desde el segundo piso hasta una puerta lateral de la sede gubernamental.
Allende recorrió la fila de abajo hacia arriba, estrechó las manos de todos, agradeció su lealtad y en seguida entró al salón 'Independencia', en el ala noreste del segundo piso de La Moneda.

En ese momento, relató el doctor Guijón, él regresó al segundo piso para llevarse como recuerdo su máscara antigás y abrió la puerta del salón justo para ver a Allende dispararse. Desde otro ángulo y también a través de una puerta abierta, el doctor Quiroga presenció la misma escena.

A favor de la tesis del homicidio existe un informe del experto forense Luis Ravanal, que detectó anomalías en el análisis de la autopsia de Allende, hecho en su tiempo por el médico José Luis Vásquez, que no menciona, por ejemplo, que el orificio de salida del proyectil no concuerda con el arma utilizada, según explicó.

"Las características del orificio de salida de la bala no son concordantes con un disparo de arma de guerra, como se afirmó oficialmente", dijo el doctor, quien puso su informe a disposición del juez Carroza, que investigará el caso.

El magistrado dijo hoy que encabezar la indagación de las 726 querellas es "responsabilidad tremenda", y añadió que en el marco de las pericias pedirá informes al Servicio Médico Legal (SML), a la Vicaría de la Solidaridad y al juez Juan Fuentes Belmar, que lleva el juicio por los asesores de Allende detenidos en La Moneda que permanecen desaparecidos.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes