Las transversales redes de poder detrás de las dunas de Concón - El Mostrador

Martes, 12 de diciembre de 2017 Actualizado a las 19:08

Conflicto entre la empresa Reconsa y la comunidad de la V región

Las transversales redes de poder detrás de las dunas de Concón

por 4 enero, 2012

Las transversales redes de poder detrás de las dunas de Concón
Los dueños y miembros del directorio de la empresa Reconsa, que tiene en pie de guerra a los vecinos de la zona, forman parte de la elite financiera y política del país. Entre ellos dos ex ministros de la Democracia Cristiana: Edmundo Pérez Yoma y Carlos Figueroa Serrano, así como el empresario Álvaro Saieh, y el abogado del tradicional bufete Claro y Cía, Sebastián Eyzaguirre. Desde la compañía rechazan las acusaciones de tráfico de influencias y defienden el derecho a la propiedad privada que según su gerente general, Juan Ignacio Soza, es “sagrada”.

En las últimas semanas el anuncio del cierre de las dunas de Concón por parte de la empresa Reconsa ha puesto en el ojo del huracán la situación del emblemático sitio. Críticas de parlamentarios, una orden de no innovar por parte de la Corte de Apelaciones de Valparaíso prohibiendo su cierre,  así como diversas manifestaciones de vecinos y opositores a la construcción de proyectos inmobiliarios llevaron al tapete un conflicto bastante antiguo. Ya en 1991 se impulsaba una propuesta para declarar el lugar como Santuario de la Naturaleza.

Tras varios análisis técnicos, un Decreto Supremo firmado el 5 de agosto de 1993 por el entonces Presidente de la República, Patricio Aylwin, y tramitado por el ministro de Educación Jorge Arrate, declaraba como santuario 45 hectáreas de las dunas. Pero nunca fue publicado en el Diario Oficial, por lo que jamás entró en vigencia. Siete meses después, en marzo de 1994 y a sólo dos días del cambio de gobierno, se modificó el decreto rebajando la protección a 12 hectáreas.

Esta drástica reducción del área protegida fue ampliamente criticada. Incluso, se habló de presiones políticas -lo que es rechazado por Arrate de modo tajante- debido a que uno de los dueños de Reconsa es el ex ministro DC Edmundo Pérez Yoma, quien durante 1993 había sido secretario ejecutivo de la campaña presidencial de Eduardo Frei Ruiz-Tagle y en cuyo gobierno fue titular de Defensa, aparte de ser consuegro del actual senador. También está ligado a la compañía otro ex ministro DC: Carlos Figueroa Serrano, antiguo secretario de Estado y subsecretario ejecutivo de la campaña del No en el plebiscito de octubre de 1988.

Según el consejero regional y presidente de la Comisión de Ordenamiento Territorial Manuel Millones, en los últimos 10 años Concón creció 200 hectáreas. Toda propiedad de Reconsa. “Y el Plan Intercomunal de Valparaíso (Premval) que se tramita dentro del Consejo Regional (CORE) contempla la propuesta de crecer otras 300 hectáreas, de las cuales Reconsa también es la propietaria. O sea, Concón ha crecido en 200 hectáreas propiedad de esta empresa y su futuro crecimiento está en manos de ellos mismos. No es posible tener un monopolio”.

Ambos aún son dueños de la compañía. Pérez Yoma, que actualmente es miembro del directorio de ProyectAmérica, ostenta el 20% de Reconsa, mientras que Figueroa Serrano forma parte de los accionistas minoritarios con un 4%. Una hermana de Pérez Yoma también es parte de estos accionistas minoritarios. Ellos tienen en total el 10% de las acciones.

Los principales dueños de Reconsa, que proviene de una antigua sociedad entre Edmundo Pérez  Zujovic y el vicepresidente ejecutivo de Corfo durante el gobierno de Augusto Pinochet, Francisco Soza, es la familia Soza, con un 30%, y los empresarios José Luis Cerda y Eugenio Yrarrázaval, impulsores de la antigua constructora Neut Latour, con otro 30%.

Álvaro Saieh también está ligado a esta empresa con un 10%, a través de Corpvida, compañía que forma parte del holding Corp Group. En septiembre, el  empresario dejó el directorio de la empresa de seguros siendo reemplazado por Fernando Siña Gardner, quien forma parte el directorio de Reconsa.

En el directorio también se encuentra Carlos Figueroa, el abogado Sebastián Eyzaguirre del tradicional bufete Claro y Cía., y los empresarios José Luis Cerda, Eugenio Yrarrázaval y Felipe Soza.

En total, según datos entregados por Reconsa, en las dunas de Concón ya han urbanizado unas 50 hectáreas. “Lo que no está urbanizado son otras 50 hectáreas. De ésas hay declaradas como Santuario de la Naturaleza 19,5, por lo que tenemos 30 donde se podría construir”, explica Juan Ignacio Soza.

En 2010 presentaron un  anteproyecto en los municipios de Viña y Con Con que cubre unas 10 hectáreas. A esta propuesta se le hicieron una “serie de observaciones. Pero ahí seguramente los espías ecologistas filtraron este proyecto a la comunidad. Y un grupo de gente se unió a no querer que se construya”, reclama Soza.

Pero la compañía no sólo tiene terrenos sobre el campo dunar. En Concón ya han urbanizado 200 hectáreas. Y tienen otras 300 en proceso de urbanización, en trámite de permisos o en diversas etapas. En cuanto a las utilidades que han conseguido con estos negocios, Soza señala que no lleva la cuenta, porque “aquí pagamos deudas”.

Según el consejero regional y presidente de la Comisión de Ordenamiento Territorial, Manuel Millones, en los últimos 10 años Concón creció 200 hectáreas. Toda propiedad de Reconsa. “Y el Plan Intercomunal de Valparaíso (Premval) que se tramita dentro del Consejo Regional (CORE) contempla la propuesta de crecer otras 300 hectáreas, de las cuales Reconsa es el propietario. O sea Concón ha crecido en 200 hectáreas propiedad de esta empresa y su futuro crecimiento está en manos de ellos mismos. No es posible tener un monopolio”.

Por eso, detalla Millones, “solicitamos al seremi de Vivienda que revise la propuesta y busque alternativas. Porque ¿cómo justificamos ante la ciudadanía que les entreguemos nuevos emprendimientos a la misma empresa que los tiene a todos en pie de guerra?”.

Los argumentos del actual ministro de la Corte Suprema

Luego de la rebaja de hectáreas declaradas como Santuario de la Naturaleza, lo que según explicó Arrate se debió a que tras haber firmado el primer decreto desde el entonces  INP (actual Instituto de Previsión Social, ISP), se le informó que los terrenos declarados santuario fueron “entregados en garantía al INP por una deuda de Reconsa. Por lo que al declarar monumento natural el terreno hacía imposible que el INP pueda hacer efectiva esta garantía”.

En vista de esto y para evitar líos legales se decidió dejar sólo 12 hectáreas como protegidas. Hoy, en que ya no hay deudas por parte de la empresa con el Estado Arrate, asegura que “soy partidario de que se declaren las 45 hectáreas como Santuario Natural.

Según el ex director de asesoría jurídica de la municipalidad de Concón, y actual fiscal general de la Universidad de Valparaíso, Iván Borie, “la razón que se dio para reducir las hectáreas y la que aparece en el decreto es por un permiso de obras dado por el municipio de Viña del Mar. Pero no era efectivo que Viña hubiera dado un permiso ahí, por lo que jurídicamente el fundamento no correspondía”.

El abogado recuerda que “hubo mucha discusión con el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), “que dio una dura batalla por las dunas” frente al reclamo de Reconsa que rechazaba declarar 45 hectáreas como santuario natural. Por eso, el CMN solicitó al actual ministro de la Corte Suprema, Pedro Pierry, que investigara los fundamentos dados por la compañía para echar abajo el decreto.

El 2 de marzo de 1994, Pierry rechazó en una sesión especial del Consejo dichos argumentos, asegurando que “como puede apreciarse no se trata de un permiso de construcción sino de un proyecto de urbanización  por lo que este fundamento es errado”. Además señalaba que “resulta que el terreno declarado santuario de la naturaleza alcanza una superficie de  alrededor de 5% de la propiedad hipotecada a favor del INP, lo que por si solo es insuficiente para desatender todo argumento relativo al perjuicio fiscal”.

En vista de esto, Pierry concluye que no hay ninguna razón para que se rebajen las hectáreas de 45 a 12. A pesar de eso el decreto que lo permite se firmó el 9 de marzo siguiente.

Para el ex alcalde de Viña del Mar y actual diputado del PPD, Rodrigo González, “la empresa ejerció sus influencias y relaciones para lograr su objetivo. Y finalmente lo logra (…) Su composición, ya sabe quiénes son los socios, deja en duda las razones por las cuales se tomaron las decisiones que se tomaron en la época”.

La batalla sin fin

El ex alcalde  de Concón, Oscar Sumontes (independiente), vivió en primera fila la larga pelea que el municipio y la comunidad ha mantenido con Reconsa. De hecho guarda celosamente una carpeta con documentos, mapas, acuerdos y noticias relacionadas con el caso, ya que según explica “al asumir como alcalde en 1997  -año en que se crea la comuna de Concón- una de las primeras acciones que busqué fue recuperar las 45 hectáreas originales”.

Pero fue una batalla compleja. “Lamentablemente el proceso de llegar a acuerdo con Reconsa fue muy largo, lo que permitió que ingresara proyectos de urbanización como lo está haciendo ahora a la municipalidad, que por ley está obligada a aceptarlos. Incluso luego de mucho batallar logramos congelar el campo dunar por un año. Pero las conversaciones terminaron porque iban a hablar con los ministros, el Consejo de Monumentos Nacionales y todas las autoridades de la época y cuando llegábamos nosotros ya los tenían convencidos”.

Según Sumontes, enfrentaron una serie de dilaciones por parte de las autoridades. “El tráfico de influencias era tan fuerte que no había ningún interés en apresurar esto”.

Durante el segundo período como alcalde de Sumontes, entre 2001 y 2004, el hermano del gerente general de Reconsa, Francisco Soza, fue concejal de Concón en representación de la UDI. Incluso, como recuerda el ex edil, ocupó el cargo de presidente de la comisión de obras del municipio. Juan Ignacio Soza señala que en esa época “mi hermano no tenía ninguna acción de la compañía. Las acciones, que llegaban a 1,62% estaban a nombre de su esposa, María Teresa Barros y fueron vendidas el 2 de agosto de 2004 a José Luis Cerda”. O sea fueron vendidas cuando Soza ya estaba dejando el cargo.

Al calor de las negociaciones el alcalde hizo varias denuncias, entre ellas el bajo pago en contribuciones por parte de la compañía.

El abogado Borie señala que “efectivamente la empresa tenía muy buena llegada ante el gobierno de turno. En definitiva incluso se le aprobaron vía reclamos administrativos rebajas importantes de contribuciones de bienes raíces en su oportunidad”. Según Borie “hablamos de rebajas de unos 400 millones de pesos. Reconsa reclamó porque el Servicio de Impuestos Internos retasó sus terrenos cobrándoles un costo superior, ya que ahora estaban dentro de la zona urbana pero ellos querían seguir pagando como si fuera zona agrícola. Esta situación tendría que haberla visto el Servicio de Impuestos Internos de la V Región. Era lo normal. Pero llegó a Santiago. Nos consta porque hicimos reclamos al SII y al Consejo de Defensa del Estado (CDE) por parte de la municipalidad y no tuvimos ningún resultado”.

En medio de todos estos tiras y aflojas el abogado negociador por parte de Reconsa, que también lo fue en 1993, era el actual presidente del Consejo Nacional de Televisión (CNTV), el UDI y primo del Presidente, Herman Chadwick. Quien, según explica el gerente general de la empresa, Juan Ignacio Soza, “fue nuestro abogado para este tema puntualmente. Ya no lo es, sería impresentable siendo primo del Presidente”.

La defensa de Reconsa

Desde Reconsa se defienden. Juan Ignacio Soza asegura que “es súper legítimo que una empresa que tiene un patrimonio y un activo de esas características lo defienda. Pero cuando uno se empieza a mover empiezan las suspicacias”.

Por eso, asegura, “teniendo dos personas con connotación pública hemos sido tremendamente cuidadosos precisamente para evitar lo que la gente está criticando. Todo lo que hemos logrado se ha conseguido absolutamente por gestión, gestión y gestión con fundamentos”.

Con respecto a la rebaja de hectáreas para declarar Santuario de la Naturaleza en 1994, explica que “fuimos a hablar con Arrate, con Monumentos Nacionales. Con Herman les dijimos que era una locura, que teníamos activos, una deuda impagable y  cómo nos iban a expropiar esto. Pero te aseguro que no hubo ingerencia política. Yo no la conocí ni la ocupé”.

Soza recalca que se dieron cuenta de que el lugar tiene flora y fauna importante. “Por lo que estuvimos dispuestos a que se gravaran 19 hectáreas, que creemos son suficientes. Pero nos hemos dado cuenta que para la comunidad no lo es. Ellos quieren seguir tirándose ahí, pero la ley ambiental no tiene nada que ver con eso”.

-¿Y como empresa no los complica que la comunidad de Concón, donde tienen tantas hectáreas y proyectos, termine en una mala disposición con la empresa?
-Yo no termino nunca en mala con alguien cuando hago algo legítimo. Si estoy violentando a alguien y le estoy quitando algo y por ejemplo dejo la calle mal hecha, ahí sí. Pero esto es una propiedad privada, entonces si tengo que arrodillarme para que no me encuentren malo porque quieren arrebatarme la propiedad privada, lo siento. Los argumentos legítimos hay que defenderlos y eso es lo que yo echo de menos de la autoridad hoy día, que más bien piensa y razona por lo que dicen las encuestas y las redes sociales que por lo que corresponde hacer. Yo no soy de la Concertación, pero  en el gobierno de la Concertación ibas a hablar con una autoridad y respetaba la propiedad privada más de lo que tú sientes que se respeta hoy día. Si me preguntas por influencias no hubo. Cualquier persona inteligente entiende que la propiedad privada es sagrada. Está en la Constitución”.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)