martes, 16 de octubre de 2018 Actualizado a las 01:35

Historiador presentó junto a su sobrino, MEO, el libro: 'El problema no es la economía, es el poder'

Rafael Gumucio Rivas: "Los bancos son en última instancia los verdaderos detentores del poder político"

por 13 agosto, 2013

Rafael Gumucio Rivas:
“En la actualidad, existe la misma inmoralidad: una gran cantidad de dirigentes de la Concertación se ha convertido en lobbistas o en gerentes de empresas; en el caso de la Coalición por el Cambio, ni siquiera se plantea el tema moral y ético de la mezcla entre la política, los negocios y el dinero”, sostuvo el ex director del Instituto de Historia de la Universidad Católica de Valparaíso.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

"Chile lo fundó un mercachifle, que se llama Diego Portales", comenta el historiador Rafael Luis Gumucio Rivas, quien junto a su sobrino, Marco Enríquez-Ominami, escribió y lanzó el libro: "El problema no es la economía, es el poder", consigna hoy La Nación.cl.

El ex director del Instituto de Historia de la Universidad Católica de Valparaíso y actual académico de la Universidad Bolivariana asegura que los grupos económicos locales son herederos de comerciantes de poca monta: "Chile lo fundó un mercachifle, que se llama Diego Portales. Un dictador mercachifle que decía 'si mi padre se rebela, lo voy a matar' y que mató gente en Curicó".

"Chile ha tenido puros mercachifles", insiste Gumucio, señalando que "en la Cámara de Diputados de la época parlamentaria (1891-1925) la familia Matte vendía tocuyo (telas) en el centro de Santiago, o sea son todos vendedores. Lo monstruoso de este país es que es manejado por 7 u 8 familias de comerciantes".

Por ello, que "no es extraño que Chile sea manejado por los Luksic, los Matte y otros grupos de nuevos ricos", enfatiza.

De igual modo, afirma que existe una cierta similitud entre los tiempos actuales con el parlamentarismo que tuvo el país entre 1891 y 1925. "Los bancos, tanto hoy como a comienzos del siglo anterior, son en última instancia los verdaderos detentadores del poder político. El Banco de Chile, por ejemplo, sacaba muy buenos dividendos como prestamista del Gobierno", indica el historiador.

"En la actualidad, existe la misma inmoralidad: una gran cantidad de dirigentes de la Concertación se ha convertido en lobbistas o en gerentes de empresas; en el caso de la Coalición por el Cambio, ni siquiera se plantea el tema moral y ético de la mezcla entre la política, los negocios y el dinero", concluye.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV