jueves, 3 de diciembre de 2020 Actualizado a las 17:49

Agenda Saludable

Presentado por:

Salud

Prematuros con cardiopatías congénitas tienen más riesgos frente al Virus Sincicial

por 25 junio, 2017

Prematuros con cardiopatías congénitas tienen más riesgos frente al Virus Sincicial
Se estima que alrededor de mil bebés nacen con alguna cardiopatía congénita en Chile y, de ellos, cerca del 10% presenta una condición más delicada y de extrema vulnerabilidad, por lo cual la inmunización como forma de prevención es muy importante.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las bajas temperaturas que se han presentado en las últimas semanas favorecen la propagación de virus respiratorios y también la posibilidad que se agraven algunas enfermedades, principalmente en los grupos más vulnerables como los prematuros con cardiopatías congénitas, quienes tienen más riesgos frente al virus respiratorio sincicial (VRS). Este virus es uno de los más temidos entre las enfermedades respiratorias y el alza en éstas, ha motivado a las autoridades de salud a decretar alerta sanitaria preventiva en las regiones Metropolitana, Valparaíso y Biobío.

De acuerdo al último informe de Circulación de Virus Respiratorios del Instituto de Salud Pública (ISP), de los 715 casos positivos en la semana 23, el VRS es el virus detectado con mayor frecuencia (43,5% de los casos positivos) y el grupo más afectado es el de menores de 1 año.

El VRS es un patógeno respiratorio muy contagioso que puede causar enfermedad del tracto respiratorio inferior grave en lactantes y niños menores de un año. Es una enfermedad que puede tener un impacto particularmente negativo en pacientes con cardiopatía congénita, especialmente si se infectan en el pre o postoperatorio inmediato a la cirugía cardíaca. Estos pequeños no sólo son más vulnerables, sino que también se exponen a que la infección se manifieste en sus formas más graves.

Los niños con cardiopatías congénitas pueden presentar dos condiciones clínicas que los hacen más vulnerables a contraer infecciones en relación a un niño sano: insuficiencia cardíaca y/o una menor concentración de oxígeno en la sangre (hipoxemia).

En Chile, se estima que alrededor de mil bebés nacen con alguna cardiopatía congénita y, de ellos, cerca del 10% presenta una condición más delicada y de extrema vulnerabilidad, por lo cual la inmunización como forma de prevención es muy importante.

Katherin Arteaga, presidenta de la Asociación de Padres de Prematuros (Asprem) y madre del pequeño José Manuel, plantea que “es necesario continuar reafirmando nuestro compromiso con los papás y llamar una vez más a las autoridades a seguir avanzando en una mejor atención para nuestros pequeños y sus familias. Entre las tareas pendientes están el poder ampliar las patologías que cubre el GES y garantizar la inmunización contra el virus sincicial en la Ley Ricarte Soto para todos los prematuros, sin excepción, ya que pese a que los prematuros cardiópatas están en el grupo de riesgo aún siguen fuera de la ley”.

El doctor Luis Cárdenas, Pediatra Cardiólogo Jefe del Laboratorio de Hemodinamia del Hospital Luis Calvo Mackenna, advirtió que “los niños que tienen una cardiopatía congénita son pacientes más vulnerables porque tienen una serie de condiciones que se reúnen, si se compara con un bebé que nació sano”.

Explicó que “en segundo lugar, muchos de estos pacientes presentan un flujo de sangre hacia los pulmones que no está controlado, que no está bien equilibrado; no es igual que cualquiera de nosotros, hay un exceso de sangre a los pulmones por diversos motivos y eso hace que estos pacientes sean más susceptibles a que se agraven sus enfermedades respiratorias”.

Las tasas de hospitalización por VRS en niños con cardiopatías graves son hasta tres veces más altas que en niños con bajo riesgo. Además, presentan períodos de hospitalización más largos y recaen con más frecuencia en la UCI que aquellos bebés que no tienen esa condición.

En Chile, existe una inmunización contra VRS, actualmente garantizada a través de la Ley Ricarte Soto, a la que solamente tienen acceso bebés prematuros, nacidos con menos de 32 semanas de gestación o 1.500 gramos de peso al nacer, con y sin diagnóstico de Displasia Broncopulmonar, quedando fuera aquellos con cardiopatías congénitas.

Acerca de las cardiopatías congénitas

Las cardiopatías congénitas son malformaciones del corazón que se desarrollan durante el proceso de gestación del bebé, por eso llevan el nombre de congénitas. Algunas de ellas se descubren antes de nacer, mientras que otras se detectan una vez producido el nacimiento o, incluso, varios años después.

Los síntomas son variados y se pueden manifestar apenas nace el niño o durante los años siguientes. Entre las señales de alerta que hay que tomar en consideración están:

  • Frecuencia cardíaca y respiración acelerada.
  • Sudor excesivo.
  • Cansancio y fatiga extrema.
  • Leve tono azulado en la lengua, especialmente cuando el bebé come o llora.
  • Crecimiento y desarrollo más lento que la norma.

 

Consejos para reducir la transmisión de infecciones como el VRS

  • Lavarse las manos
  • Usar pañuelos descartables para contener la tos y los estornudos
  • Mantener las superficies limpias
  • Mantenerse alejado de las multitudes
  • Evitar la exposición al humo del cigarrillo
  • Crear un ambiente que proteja al bebé de las infecciones
  • Protección contra otros virus, como la influenza, y mantener el programa de vacunas actualizado.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV