Publicidad

Uribe dice que la blandura de su sucesor con los rebeldes amenaza las inversiones extranjeras en Colombia

Publicidad


El ex presidente de Colombia Álvaro Uribe dijo que podría competir por una banca en el congreso para defender el legado de su gobierno en tanto un aumento de los atentados guerrilleros amenaza con perjudicar el auge de las inversiones extranjeras.

Las mejoras en la seguridad que abrieron la puerta a un período de fuerte crecimiento están siendo debilitadas por el presidente Juan Manuel Santos, señaló Uribe, agregando que los esfuerzos de su ex ministro de Defensa para llegar a un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia son un error.

“Lo que ganó Colombia se podría perder”, declaró en una entrevista en Ciudad de México Uribe, que entregó el poder a su ex aliado Santos en 2010.

Uribe llegó al gobierno en 2002 y rápidamente emprendió una ofensiva con respaldo de los Estados Unidos para recuperar de manos de los grupos armados el control de las carreteras de Colombia y grandes sectores rurales, ayudando a impulsar un crecimiento económico que promedió 4,6 por ciento anual durante sus dos mandatos. Su sucesor Santos este mes retomó las negociaciones de paz con los guerrilleros, tratativas que se habían interrumpido en 2002, aun cuando los atentados contra los oleoductos se incrementaron más de cuatro veces, pasando de 20 en los primeros siete meses de 2011 a 88 en el mismo período de este año.

El aumento de la violencia “podría ser una clara señal contra la confianza de los inversores”, dijo el político de 60 años, que hace poco publicó un libro sobre su paso por el gobierno titulado “No hay causa perdida” y el mes pasado fue designado por el multimillonario Rupert Murdoch en el directorio de News Corp.

Aunque la constitución prohíbe a Uribe aspirar a un tercer mandato, dijo que evaluaría presentarse como candidato a llenar una banca en el Congreso para defender las políticas de línea dura de su gobierno contra los guerrilleros y contra aquel a quien considera su estrecho aliado: el presidente de Venezuela Hugo Chávez.

Inversiones extranjeras

Los atentados contra la infraestructura petrolera se redujeron durante la presidencia de Uribe, en tanto el ejército consiguió dominar la situación en una guerra contra la guerrilla que lleva medio siglo. La mayor seguridad de que gozaron las compañías petroleras y mineras contribuyó a atraer en 2011 un récord de US$13.200 millones en inversiones de figuras como Carlos Slim y Eike Batista.

Sentarse con las FARC, que para EE.UU y la Unión Europea son un grupo terrorista, para mantener conversaciones de paz es desmoralizador para las fuerzas armadas de cuyo poder depende la seguridad de los colombianos, manifestó Uribe. Las conversaciones, que comenzaron este mes en Oslo, Noruega, continuarán en La Habana, Cuba, el 15 de noviembre.

“La pacificación históricamente ha sido la peor manera de lidiar con los viejos y los nuevos comunistas”, dijo Uribe, cuyo padre fue asesinado por las FARC en el rancho de la familia en la década de 1980. “Todo el mundo está de acuerdo con la paz pero yo estoy en desacuerdo con la impunidad”.

Publicidad

Tendencias