martes, 15 de junio de 2021 Actualizado a las 18:33

Destacado

Nuevas denuncias de acoso sexual en universidades: estudiantes de Historia de la Usach acusan a dos profesores

por 6 abril, 2017

Nuevas denuncias de acoso sexual en universidades: estudiantes de Historia de la Usach acusan a dos profesores
Actualmente se encuentra abierto un sumario interno por las denuncias contra dos profesores del Departamento de Historia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Nuevas denuncia de acoso sexual a estudiantes por parte de profesores han aparecido en los últimos días en una universidad pública chilena. Si bien el año pasado se conocieron denuncias de estudiantes contra profesores de la Universidad de Chile, esta vez es la Universidad de Santiago la cuestionada. En una declaración pública realizada este 1 de abril, la Asamblea de Estudiantes de Pedagogía y Licenciatura en Historia señaló a los profesores Luis Ortega y Augusto Samaniego como responsables de acoso sexual a algunas estudiantes de esa institución.

En el texto se señala: "Desde que hicimos ingreso a la universidad se nos ha señalado que 'tengamos cuidado' con estos académicos, ya que era de conocimiento público que ambos tenían comportamientos inadecuados con las mujeres de la carrera. A causa de lo anterior, la Comisión de Género y Sexualidades del Centro de Estudiantes vio la urgencia de hacer un catastro de acoso para las carreras -el cual fue respondido por un alto porcentaje de los/as estudiantes de Historia-, donde quedaron en evidencia las diferentes situaciones de acoso que se viven en nuestra casa de estudios, saliendo a la luz también, testimonios de compañeras y compañeros que habían vivido o sido testigos del actuar indebido de estos profesores".

Amanda Mitrovich, delegada de la Comisión de Género del Centro de Estudiantes y vocera de las afectadas, explica que tras el catastro que se hizo entre los alumnos para saber la realidad de los casos, se concluyó que este era un problema que existía hace años en el Departamento de Historia y las afectadas eran de distintos niveles.

Es por eso que el Centro de Estudiantes decidió tomar parte y respaldó a las afectadas. "Ellas decidieron iniciar un proceso para hacer público lo que está sucediendo. Por eso se redactó el documento en la Asamblea, porque hasta ahora solo se manejaba a nivel interno", explica.

La declaración señala que después de conversaciones con el Departamento de Historia, la Fiscalía y los y las denunciantes, se decidió levantar en conjunto "sumarios administrativos en ambos casos, para asegurarnos de cuidarnos entre todos y todas". Pese a que la decisión se tomó a comienzos de octubre de 2016, aún se espera los resultados del proceso.

Mitrovich asegura que la Dirección de la carrera ha tenido una buena acogida en cuanto a ser escuchadas y que han habido reuniones periódicas para hablar de los casos. "Sin embargo estamos esperando que el sumario termine, pero se ha aplazado y por mientras esos profesores siguen haciendo clases".

Desde la Dirección del Departamento de Historia señalaron a El Mostrador Braga que "ante la formulación de acusación por acoso sexual levantado por algunas estudiantes, respaldado por la Asamblea de Historia, el Director de Departamento, con acuerdo del Consejo Departamental, acogió la denuncia y solicitó la instrucción de una investigación sumaria por parte de las autoridades competentes de la universidad, por lo demás, cumpliendo con su deber de acuerdo al estatuto administrativo".

Es por eso que, respetando su institucionalidad están a la espera de los resultados de la investigación sumaria y del sumario administrativo y que acogerán su dictamen.

Cuando fue solicitado el sumario, no existía en la Usach un protocolo de acoso -actualmente se está trabajando en ello- por lo que el protocolo que se aplicó fue el de acoso laboral. Para ello, se envió una carta a la mayor autoridad, el Rector Juan Manuel Zolezzi,  para iniciar el proceso de sumario administrativo.

El caso entonces pasó a una fiscalía interna donde se nombra a alguien que ejerza un cargo más alto de los involucrados que, en este caso, son académicos planta. Es por eso que la responsabilidad del sumario recayó en el Decano de la Facultad de Ciencias Médicas, Humberto Guajardo Sainz.

Las denuncias

Actualmente las denunciantes son cerca de 10 mujeres que han preferido mantener sus nombres en reserva. Dos de ellas serían ex alumnas pero han querido declarar para dar cuenta de que este sería un problema que sucede hace años.

Según las denunciantes, existen principalmente situaciones inapropiadas de miradas lascivas y comentarios de pasillo que no dejan más pruebas que la palabra de las alumnas "por lo que se le ha bajado el perfil a la situación, pese que las denunciantes no pudieron seguir desarrollando su vida académica normalmente, ya sea por incomodidad, miedo o rabia".

Según la Asamblea de estudiantes, "el académico Luis Ortega es acusado de un hostigamiento reiterado hacia compañeras, en los cuales eran invitadas a su casa o a reuniones extraordinarias en su oficina, a puerta cerrada, donde no dejaba entrar a nadie más, solo a mujeres solas".

La declaración pública asegura que Ortega "utilizaba razones académicas para mantenerse cerca de las compañeras, les decía que fueran a su oficina para subir sus notas, pasar el ramo, u ofrecer oportunidades laborales. Por lo mismo, muchas estudiantes decidieron no declarar en el sumario por miedo a lo que esto podría significar para su carrera académica".

En el caso del profesor Augusto Samaniego, los estudiantes manifiestan que hacía comentarios sobre la ropa y el cuerpo de las alumnas. "Esto ha provocado que la mayoría de las mujeres no asistan a sus clases, boten su ramo o modifiquen su vestimenta para asistir a las cátedras", dice el texto.

Petición de los alumnos

Amanda Mitrovich indica que lo que se busca con esta denuncia proteger a las alumnas. "Sabemos que estamos amarrados a esperar los resultados de la investigación, pero creemos que estos dos profesores no pueden seguir haciendo clases en pregrado. No puede ser que nuestras compañeras no asistan a las cátedras o que incluso pierdan los ramos por inasistencia por no ir a las clases de estos académicos para no sentirse incómodas o violentadas", asegura

La Asamblea de Estudiantes  pidió tomar una postura urgente al respecto: "Es necesario hacer énfasis en que estas prácticas constituyen acoso sexual, ya que ambos profesores se ampararon en su posición jerárquica para pasar por encima de nuestras compañeras, haciéndolas sentir incómodas. Por otro lado, estas prácticas están tan naturalizadas, que gran parte de lo/as estudiantes, académico/as y funcionario/as del Departamento tenían conocimiento al respecto, pero las justificaban en que eras profesores criados en otro contexto, otra época. Creemos que no hay justificación para este tipo de comportamientos, y mucho menos para la naturalización de estas mismas. Ser testigo pasivo, nos hace cómplices del acoso".

También criticaron la actitud que, según el alumnado, ha tenido el Departamento de Historia, "quiénes no solo han guardado silencio todos estos años al naturalizar las conductas inapropiadas de ambos docentes, sino que además pese a comprometerse a sacar a ambos académicos de pregrado, para así, cuidar a nuestras compañeras denunciantes, no concretaron la medida y ambos académicos denunciados siguen desempeñando labores pedagógicas".

Declaración de los profesores

Al ser consultado por las denuncias de acoso, el profesor Luis Ortega indicó que no iba a responder denuncias anónimas y que esperaría que todo se resolviera por la vía institucional.

Por su parte el profesor Augusto Samaniego no está actualmente impartiendo clases, pues sus ramos se desarrollan durante el segundo semestre, por lo que no pudo ser ubicado.

Eso sí, este lunes el cuerpo de profesores del Departamento de Historia realizó una declaración pública donde -además de repudiar cualquier conducta atentatoria a la dignidad de las personas- se explica que el Consejo Departamental "acogió y dispuso solicitar a la autoridad competente la instrucción de una investigación sumaria de lo que se derivó en sumario administrativo para delimitar responsabilidades en los hechos denunciados".

"Como parte de nuestra preocupación permanente por estos temas y otros que atañen a la convivencia de nuestra comunidad se constituyó en octubre recién pasado una comisión triestamental a nivel de Departamento para formalizar en el corto plazo un Protocolo de Buenas Prácticas que sirva de marco referencial que oriente nuestra convivencia interna", se señala.

A su vez, la Dirección del Departamento de Historia asegura rechazar "cualquier forma de  violencia de género y cualquier acto vejatorio que incida negativamente sobre la integridad física y moral de las personas".

También dicen promover "actividades para asegurar que el cambio cultural ocurrido en materia de género, se condiga con las prácticas habituales de convivencia entre los diferentes componentes de nuestra comunidad académica".

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día