Publicidad
Todo sobre amantes y el not pololeo BRAGA

Todo sobre amantes y el not pololeo

Publicidad
Elisa Massardo
Por : Elisa Massardo Licenciada en Historia y Estética y diplomada en Periodismo Cultural, Crítica y Edición
Ver Más

Es, más bien, una relación con pocos términos claros, donde realmente pareciera haber una relación de pareja para el círculo más cercano de ambos, sobre todo por la periodicidad con la que se ven, pero realmente no hay una relación de pareja porque carece de prácticamente todo lo que sí es una relación de pareja o un gran amor.


Vamos a hablar algo serio. Porque realmente en este mundo de las relaciones abiertas y los poliamorosos hay más conceptos por explorar, como las anarcorelaciones (que no he experimentado aún, pero quien lo haya hecho, por favor ¡comente!), o como el exquisito not pololeo del que sí puedo hablar con experiencia. Pero antes, hay que hacer ciertas aclaraciones sobre amantes para que nadie se confunda y crea que cualquiera puede tener esta denominación.

Un amante es, clásicamente, quien te ama ¡Ja! Por supuesto. Ya no podría ser aquella persona con la que engañas a tu pareja, porque francamente esto debería estar obsoleto. Si tanto quieres tirarte a otra persona, abre la relación o termina y a follar se ha dicho, pero eso de “engañar” es realmente innecesario. Por tanto, un amante es con quien follas ocasionalmente y sin vínculos afectivos, es crucial que siempre sea una buena cita, donde todo parezca fluir perfectamente, porque un amante tampoco es solo sexo casual con un desconocido. Puede, incluso, ser una relación que ostente de cierta frecuencia y así pueden juntarse cada vez que estén en soltería o en relaciones abiertas y tirar sin compromiso, ni desayunito, ni tantos cariños; o, bueno, agregar cariños, pero con límites claros. Nadie quiere enamorarse sin ser correspondido. Aunque, igual hay que destacar amantes que se convierten en un/a eterno integrante de tu vida, con quien la relación es tan entretenida como imposible por situaciones ajenas a los integrantes, por lo cual basta verse un par de veces al año o, incluso, menos para mantener la química, el cariño y las ganas. Ese amante, es mejor y el sexo siempre debe ser increíble.

Un amante, no tiene responsabilidades de ningún tipo, pueden haber conversaciones entretenidas, risas ¡siempre!, y un cariño sencillo que no pase a emociones fuertes. A quien miento, igual se pueden amar, pero la imposibilidad de la relación es demasiado intensa para que alguien más se entere. Un amante, es solo para ti, así que la socialización con amistades es escasa y con la familia ni hablar. Pero si esto es el/la amante, entonces, ¿qué es un not polola/o?.

Un not polola/o es quien cumple ese rol tal cual suena y como cualquier otro not producto (siempre, absolutamente, siempre, se comprenderá en mis columnas que las analogías entre objetos y personas son meramente anecdóticas y no pretendo cosificar ni objetivar a los cuerpos ni a las personas). Es decir, cumple casi todos los roles de una pareja, menos algunos que son cruciales: compromiso real, proyecciones a futuro, responsabilidades aledañas como las familiares, entre otras que pueden imaginar e inventar para cada cual. Hay sexo, claro, no tan ocasional como con un amante, sino que con cierta frecuencia. Claramente, se puede pasar una noche juntos sin tirar, cosa que no ocurriría con un amante, pero sí con una pareja. Hay cariño, si y puede haber harto cariño, más que con un amante, pero no tanto como con una pareja oficial. Hay citas y las amistades los cuestionan y se ríen, pero finalmente entienden la not relación, e incluso pueden estar juntos en grupos de whatsapp para salir a carretear con amigos, quienes constantemente se burlarán de ustedes. Es más, incluso puede haber amantes entremedio, pero no se habla del tema porque un not pololeo no es una relación abierta y tampoco es un amante, ya que la relación es más fluida, menos carnal y, sobre todo, más vincular.

Es, más bien, una relación con pocos términos claros, donde realmente pareciera haber una relación de pareja para el círculo más cercano de ambos, sobre todo por la periodicidad con la que se ven, pero realmente no hay una relación de pareja porque carece de prácticamente todo lo que sí es una relación de pareja o un gran amor. Es complejo, sí, se requiere mucha determinación y límites invisibles para llevar un not pololeo con holgura y goce, porque roza constantemente entre la responsabilidad y la irresponsabilidad.

Y es que también hay algo clave, profundamente necesario tanto en amantes de la vida como en los not pololeos y es que, así como aquel amante cuya relación puede ser eterna pero jamás posible en realidad, en el not pololeo hay ciertas cosas que no calzan, ya sea porque debe estar ocultos para ciertas personas claves, ya sea porque en realidad no podrían ser una pareja, se carece de ciertos elementos, se sabe que algo, en el fondo, no funcionaría en otro formato relacional. Pero, además, puede haber otro ingrediente sumamente importante y que solo se obtiene de los mejores not pololeos: tienen tiempo o afectividad limitada. Esto ayuda a poner barreras emocionales para frenar cualquier interés que vaya más allá del not pololeo. Lo frenan todo, ¿cuándo ocurren? Cuando alguien está de viaje, debe irse del país, o por alguna otra honesta situación, como una relación abierta que dejará de serlo. El not pololeo tiene fecha de caducidad; el/la amante, no.

Finalmente, he de aclarar con consciencia que tanto amantes como los not pololeos pueden ser por temporada. Entre medio pueden haber relaciones serias y con amor de verdad, pero un buen amante o un buen not pololo/a, siempre puede volver en una segunda, tercera o cuarta temporada, derivando en una relación aún más leal y entretenida.

Publicidad

Tendencias