lunes, 18 de octubre de 2021 Actualizado a las 17:28

Desde el 10 de junio en Teatro Mori Bellavista

Cultura - El Mostrador

Los distintos realismos de Álvaro Viguera, el director tras "Pulmones"

por 10 junio, 2016

Los distintos realismos de Álvaro Viguera, el director tras «Pulmones»
El aplaudido director de éxitos teatrales como “Cock”, “Sunset limited” y el musical “Happy end”, estrena hoy en Teatro Mori Bellavista “Pulmones”, una obra del británico Duncan MacMillan que apuesta por la desnudez escénica para mostrar a una pareja que discute sobre tener un hijo. Con Francisca Lewin y Francisco Ossa.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando comenzaba su carrera y tenía “todo el tiempo del mundo para experimentar y actuar”, como dice, Álvaro Viguera estaba casi seguro de que demoraría muchos años en dirigir una obra ajena. Enfrascado en un largo proceso de investigación que se inició en 1998 y que lo tuvo por una década al mando de montajes independientes como “Hermanas” (2001) y “Tú, mi primera película” (2008), el paso a tomar un texto ajeno llegó de la manera más impensada: el cine. Ese momento fue “Pérez” (2012), la adaptación de la obra homónima de Elisa Zulueta estrenada en 2009, y que le permitió a Viguera “tomarse en serio” como director.

Fue un momento clave, porque de ahí en adelante todos los trabajos que dirigió fueron superándose a sí mismos -en público, crítica o ambas- hasta llegar a convertirse en el director joven más solicitado del momento. Ese proceso partió con “La grabación” –estrenada en el GAM en 2013 con Delfina Guzmán-, la comedia “Cock”, con Tomás Vidiella y Héctor Morales, un éxito de Teatro Mori del 2014, y lograr la consagración con la que para cierta crítica fue el mejor estreno del 2015: “Sunset limited” –un dueto actoral de alto voltaje entre Roberto Farías y Marcelo Alonso, según un texto de Cormac McCarthy-, hasta completar una temporada a tablero vuelto en el GAM este semestre con el musical “Happy end”, de Bertoldt Brecht.

¿Cómo se convirtió el Viguera autor de montajes experimentales en el director más efectivo comercialmente del teatro local? “Había que tener antes un carrete de investigación, de experimentación, de hacer lo que quería hacer, de libertad”, dice. Y así afinó el pulso para desarrollar sus capacidades, como la dirección de actores. “Creo que es una de las capacidades que más he desarrollado. Con ella logro una buena relación y los actores agradecen mucho cuando hay un director que no sólo se preocupa de lo general sino que de ellos, de los problemas que deben enfrentar como intérpretes”, cuenta.

- ¿Esa es tu mayor virtud como director?

- Quiero creer que sí. Y gracias a la investigación que hice en mis primeras obras y a mi trabajo como profesor, siento que voy tras la teatralidad en su concepto más amplio, y creo que he logrado una buena combinación. Me preocupo de las problemáticas de las escenificación, y por eso puedo pasar de plantear un realismo sicológico como en “Sunset limited”, a plantear algo totalmente diferente como en “Happy end”.
Y si Viguera se refiere a los 14 actores-cantantes de esta última obra, con una puesta en escena de dos plantas, orquesta en vivo y singular oficio de producción, hoy su desafío está puesto en radicalizar la “sobriedad del espacio”: la desnudez total, sin escenografía y con sólo dos actores de “Pulmones”, la pieza escrita por el inglés Duncan McMillan que se estrena hoy en Teatro Mori Bellavista, con Francisca Lewin y Francisco Ossa de protagonistas.

- ¿Hay un desafío especial en este nuevo cambio de estilo?

- Lo que me gustó del desafío es que el texto lo plantea así y el uso del espacio vacío es súper interesante como lo trata el autor. Y siendo un director que trabajo desde el realismo, hoy siento que es un tema que está en discusión, esa relación media formal con el realismo es difícil de sostenerla.
“En “Pulmones” hay dos actores que interactúan todo el rato y se podría pensar que es sicológico, pero no. Los actores exponen la historia de un conversación, pero como una conciencia que habla, la conversación de una pareja que está decidiendo tener o no un hijo, ellos están ultraconcientes de su entorno y y comienzan una discusión.

- ¿Si no es realismo sicológico, qué es?

- La veo más bien como un acto performativo, en el sentido de que lo que está ocurriendo es único, los actores se están mostrando, saben lo que están haciendo, no hay una ficción propiamente tal.

- Hay puntos en común entre “Pulmones” y “Sunset limited”: dos actores, un espacio único, el privilegio casi total del diálogo.

- Pero ha sido un trabajo bien contenido. En “Sunset limited” también era así pero había una construcción más sicológica, un realismo propuesto con los objetos, escenografía, donde el público quería saber más de los personajes, qué hacen, qué comen.

“En “Pulmones” está la opción de interpelar al público y eso provoca un distanciamiento. El espectador no está tan acostumbrado a eso. Si acá el personaje está tomando agua no vemos el vaso y tampoco está haciendo la mímica. Se pasa de un momento a otro.

- ¿Con las obras que has estrenado en los en los últimos dos años, te sientes un director exitoso?

- No me cuestiono tanto el éxito. Si la obra me gusta, voy para adelante. Claro, si me llaman es porque he tenido éxitos de público. Pero por sobre todo he aprendido lo importante que es la buena producción. Yo trabajo súper bien con la Antonia (Santa María, su mujer) y entendemos que la producción es tan importante como lo artístico. Y de repente me llegan proyectos donde me entregan un texto y esto (la producción) no está desarrollado. En “Happy end” comenzamos trabajando dos años antes.

- Además, el 24 de junio estrenas “Conferencia sobre la lluvia”, de Juan Villoro.

- Sí, es un monólogo con Alejandro Goic que presentamos en una única función en el Festival Puerto de Ideas, en Valparaíso. Ahora lo estrenaremos en el Teatro UC, y al igual que “Pulmones” hay también un rollo súper íntimo, una interpelación directa a espectador, porque literalmente es una conferencia donde se pone en juego el quiebre de la convención escénica.

Pulmones
De Duncan MacMillan
Dirigida por Álvaro Viguera, con Francisca Lewin y Francisco Ossa.
Teatro Mori Bellavista
Desde el 10 de junio
Jueves (21.00), viernes y sábado (22:00)
Precios: jueves y viernes $10.000 y sábado $12.000
Ventas: en boleterías del teatro y por Punticket.com

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV