martes, 21 de enero de 2020 Actualizado a las 15:43

CULTURA|OPINIÓN

Autor Imagen

Libro "Espejos de una ausencia" de Jorge Yacoman: encontrando su cauce natural

por 9 diciembre, 2019

Libro
Al estar escrito a modo de diario de vida, tiene una sensación de purga, confesión y libertad con una diligencia y fluidez que hacen que sea de rápida y versátil lectura, la cual además permite ser repetida y desordenada, ya que cada cuento, relato o conjunto de pensamientos pueden vivir aislados del todo y también entrelazarse en la trama del tiempo lineal de un mismo mundo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Este segundo libro del cineasta y escritor Jorge Yacoman (Santiago de Chile, 1988) "Espejos de una ausencia", editorial Al Otro Lado, 2019, navega por aguas mentales y diálogos internos que son recibidos como cortometrajes en cada uno de sus diecisiete relatos. Con un lenguaje cinematográfico, cada historia está narrada de manera que atraviesa transversalmente tanto atmósferas como emociones, algunas sutiles como una toma específica de algún ángulo escondido o de un sentimiento no inspeccionado y otras con la espontaneidad de quien comienza a hurgar hacia dentro, con ese vértigo de no saber bien lo que se está sintiendo, pero con la certeza de que es un algo que ruge como un volcán.

Es un libro pulido y sincero que se va trazando como un río que ha estado contenido y que en su andar va encontrando su cauce natural con mucha potencia. Yacoman no le teme a vulnerabilidad de las palabras ni menos atravesar la frontera de lo biográfico.

Al estar escrito a modo de diario de vida, tiene una sensación de purga, confesión y libertad con una diligencia y fluidez que hacen que sea de rápida y versátil lectura, la cual además permite ser repetida y desordenada, ya que cada cuento, relato o conjunto de pensamientos pueden vivir aislados del todo y también entrelazarse en la trama del tiempo lineal de un mismo mundo.

Cada puesta en escena es un universo pensado con amplitud de miras en el que no se escapan ni las aparentes pequeñeces. Yacoman narra experiencias y sensaciones particulares desde distintas sensibilidades, de jóvenes y adultos, hombres y mujeres, que nos llevan hacia el campo de los afectos y elecciones. Habla de las soledades y los imaginarios, de pequeñas y profundas fracturas, de un sentirse excluido de algo no definido y de tratar de entrar en éste. Yacoman cuestiona la sociedad y las heridas de Chile desde su propia percepción como extranjero de su tierra, donde a ratos parece verdugo de sus pensamientos.

Es un libro pulido y sincero que se va trazando como un río que ha estado contenido y que en su andar va encontrando su cauce natural con mucha potencia. Yacoman no le teme a vulnerabilidad de las palabras ni menos atravesar la frontera de lo biográfico.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV