domingo, 2 de octubre de 2022 Actualizado a las 22:50

CULTURA|OPINIÓN

Autor Imagen

"Allende Inédito. Memorias desde la Secretaría Privada de La Moneda": Un libro testimonial

por 10 noviembre, 2020

Este libro de Patricia Espejo Brain, es la memoria de alguien que supo bastante de la parte más humana del mandatario, y el libro es como abrir una ventana y asomarse a lo que ocurría en Palacio en los complejos años del gobierno de la Unidad Popular, a la relación de Allende con sus colaboradores directos, a la vida familiar en Tomás Moro, en El Cañaveral, en fin, esa parte íntima y cotidiana que solo pueden contar quienes la vivieron desde la cercanía de compartir la existencia de círculos familiares.  
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Este libro escrito cincuenta años después del triunfo de la Unidad Popular, por la socióloga Patricia Espejo Brain, secretaria privada del presidente Salvador Allende, nos presenta a un Allende íntimo, visto por alguien que lo conoció desde su cargo en la Secretaría Privada de La Moneda, y por su amistad con la hija de éste, Beatriz, con quien compartió también el exilio en Cuba. Esta es la memoria de alguien que supo bastante de la parte más humana del mandatario, y el libro es como abrir una ventana y asomarse a lo que ocurría en Palacio en los complejos años del gobierno de la Unidad Popular, a la relación de Allende con sus colaboradores directos, a la vida familiar en Tomás Moro, en El Cañaveral, en fin, esa parte íntima y cotidiana que solo pueden contar quienes la vivieron desde la cercanía de compartir la existencia de círculos familiares.

Un libro testimonial, bello y necesario, desde el recuerdo y los afectos, que permite adentrarse en el círculo familiar del presidente Allende y acercarse a su lado más humano, la de un hombre histórico en medio de las grandes tensiones que desembocaron en el Golpe Militar y en su muerte aquel 11 de septiembre de 1973.

Del presidente Allende y su figura, hay mucho escrito, como político y el gobernante que quiso realizar cambios radicales en la sociedad chilena, de cómo enfrenta el Golpe y su notable discurso final; este libro, sin desconocer hitos claves de su gobierno –la visita de Fidel Castro, las divisiones entre sus partidarios, las críticas de su propio sector por la incorporación de militares a su gabinete, el Tanquetazo, el día mismo del 11 de septiembre y lo que lo precedió–, nos permite acercarnos al ser humano, a la relación con sus nietos, con sus hijas, especialmente con Tati, Beatriz, mujer que se identificaba plenamente con los cambios del programa de gobierno de su padre. Las mujeres que lo rodearon, sus hijas, doña Tencha, su hermana Laurita, la Payita, la autora de estas memorias. Esta última fue testigo de muchas anécdotas del gobernante en su ámbito privado; recordamos una muy significativa entre Allende y el general Pinochet, quien, un día antes del levantamiento militar, después de una reunión con las Fuerzas Armadas y Carabineros, en la cual el Presidente les anunció que llamaría a un plebiscito, el general Pinochet, al despedirse de Allende en La Moneda, cuadrándose ante el mandatario, le dice “Presidente Allende, el Ejército de Chile estará con la Constitución y las leyes hasta las últimas consecuencias” (p. 147), algo de lo que duda Allende, según le confiesa de paso a su secretaria privada.

La autora no estuvo en La Moneda el 11 de septiembre –no pudo llegar–, por lo que el relato de lo sucedido en ese lugar es indirecto, pero conociendo a Salvador Allende, a quienes lo acompañaban, especialmente al cuerpo médico del Presidente, a sus leales y a su guardia personal, lo que allí sucedió lo vive como quien bien sabe de los actores de esos momentos.  Ella, sí, conoce directamente de lo que ocurrió –más allá de los hechos de La Moneda y de Tomás Moro– en la embajada de Cuba, de las dificultades para exiliarse en medio del caos, del exilio en aquel país, años más tarde en Venezuela, del MIR, del retorno a Chile el año 2002, de la desilusión ante los partidos políticos, tanto de izquierda como de derecha, al regresar a un país en que el sueño de Salvador Allende estaba lejos, recordando los momentos de crisis de aquel período de la Unidad Popular, pero también la alegría y esperanza de mucha gente; desengañada de que políticos de entonces hayan abandonado los ideales que un día ilusionaron a tantos, especialmente entre los más pobres. Recuerda a su amiga Beatriz, de trágico final en Cuba, el carácter fuerte e ideales del presidente Allende, su decisión final, como “un acto político, de consistencia, de compromiso y lealtad”, hasta referirse a los hechos de octubre de 2019, a sus causas, a su sentido profundo, sin banderas de partidos políticos, solo la chilena y la mapuche; a esa gran manifestación del 25 de octubre en Santiago y en otros lugares del país, sin omitir las sombras del estallido social.

Un libro testimonial, bello y necesario, desde el recuerdo y los afectos, que permite adentrarse en el círculo familiar del presidente Allende y acercarse a su lado más humano, la de un hombre histórico en medio de las grandes tensiones que desembocaron en el Golpe Militar y en su muerte aquel 11 de septiembre de 1973.

(Penguin Random House Grupo Editorial, S.A., Sello Aguilar, primera edición: octubre de 2020) 



Síguenos en El Mostrador Google News

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV