miércoles, 19 de diciembre de 2018 Actualizado a las 13:53

PAÍS

Castillo, el subsecretario que pende de un hilo

por 7 diciembre, 2018

Castillo, el subsecretario que pende de un hilo
Era un secreto a voces la tensa relación que existe entre el subsecretario y el ministro Santelices. No es casual que en las últimas semanas, a pesar del estricto control interno en Palacio para evitar filtraciones de los conflictos, justo se haya divulgado una serie de artículos que ponen el acento en el problema entre ambos, una estrategia que obedecería a la vieja fórmula de “pavimentar" y generar el escenario para sacar a Castillo sin tener que cederle el punto abiertamente a la DC, la que lleva meses pidiendo su salida.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La llegada de Luis Castillo a esta segunda administración del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, no ha pasado en ningún minuto inadvertida. El día que reasumió como subsecretario de Redes Asistenciales, cargo que cumplió también en la primera administración, no fue mencionado públicamente en el Salón Montt Varas, pues la salida de su antecesora, Gloria Burgos, y su llegada era a esa misma hora una discusión abierta en las principales oficinas de Palacio, porque su nombre se había barajado para reemplazar al ministro de Salud, Emilio Santelices, lo que a último minuto no se concretó.

Castillo, además de traer consigo un amplio historial que no lo favorece a nivel administrativo, no alcanzó a estar una semana en su cargo para que su nombre se transformara en la piedra en el zapato dentro de la administración piñerista. Al ya complejo panorama que tiene La Moneda en la sede parlamentaria, al ser minoría en ambas cámaras, se suma que su único aliado de peso en la oposición, la DC, desde hace meses ha “condicionado” su apoyo a distintos proyectos del Gobierno a la renuncia del subsecretario en cuestión, porque se le acusa de haber ocultado la autopsia del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, cuando ejercía como director del Hospital Clínico de la UC al momento de llevarse a cabo una de las investigaciones para aclarar la muerte del ex Mandatario.

Hasta hace no mucho, el nombre de Castillo había sido blindado y defendido públicamente a todo evento por el Ejecutivo, pero las cosas cambiaron luego del "acercamiento" entre parte de la DC y La Moneda, después que el partido liderado por Fuad Chahin anunció una acusación constitucional –que nunca concretó– contra el entonces intendente de La Araucanía, Luis Mayol, lo que le permitió al Gobierno tener una excusa para sacarlo del cargo como víctima, sin asumir su responsabilidad política tras el crimen de Camilo Catrillanca.

Todo cambio para Castillo. En el Gobierno ahora reconocen que el único acuerdo de los cinco que convocó Piñera apenas asumió el mandato y que no se ha podido concretar, es el de Salud y que ello se debe únicamente a la presencia del subsecretario del Minsal, pues la DC no se mueve un ápice de su decisión de no ser parte de la firma ni la foto de este mientras Castillo siga en el cargo.

En el oscuro panorama que enfrenta Castillo, hay un elemento que lo puso en su actual situación de pender de un hilo su permanencia en el gabinete: la pronta resolución judicial que dará a conocer el juez Alejandro Madrid sobre el caso Frei Montalva y en que, según versiones extraoficiales, el subsecretario no quedaría bien parado. Todo apunta a que las señalas que está dando La Moneda sobre la debilidad de su subsecretario buscan, precisamente, generar un contexto que explique su salida antes que un fallo adverso caiga sobre él y complique aún más al Gobierno, que pasa por uno de sus momentos más delicados por el Caso Catrillanca, con solo un 37% de aprobación.

Hoy, altas autoridades gubernamentales ya no titubean en reconocer que “obvio que ha afectado, que es una dificultad” la presencia de Castillo en el gabinete, dado que, tras un acuerdo de la oposición, no se le permite acceder a las comisiones de Salud tanto de la Cámara de Diputados como del Senado. En la administración piñerista han tratado de bajar el perfil a esta incómoda posición, pero reconocen que por mucho que se intente pasar como una situación más, la reestructuración del trabajo interno para que sea solo el ministro Santelices quien viaje a Valparaíso, no ha pasado inadvertida.

A esto, se suma la reconocida incomodidad que existe en el seno del Gobierno por la tensa relación que hay entre Castillo y Santelices, debido a las diferencias entre ambos que se arrastran desde la primera administración piñerista, cuando el actual ministro ejercía como asesor del Minsal. No es casual que en las últimas semanas, a pesar del estricto control interno en Palacio para evitar filtraciones de los conflictos, justo se haya divulgado una serie de artículos que ponen el acento en el problema entre el ministro y su subsecretario, una estrategia que obedecería a la vieja fórmula de “pavimentar" y generar el escenario para la salida de Castillo sin tener que cederle el punto abiertamente a la DC.

En el oscuro panorama que enfrenta Castillo, hay un elemento que lo puso en su actual situación de pender de un hilo su permanencia en el gabinete: la pronta resolución judicial que dará a conocer el juez Alejandro Madrid sobre el caso Frei Montalva y en que, según versiones extraoficiales, el subsecretario no quedaría bien parado. Todo apunta a que las señalas que está dando La Moneda sobre la debilidad de su subsecretario buscan, precisamente, generar un contexto que explique su salida antes que un fallo adverso caiga sobre él y complique aún más al Gobierno, que pasa por uno de sus momentos más delicados por el Caso Catrillanca, con solo un 37% de aprobación.

Hoy y mañana, Piñera encabezará un cónclave con sus ministros y subsecretarios, que se llevará a cabo en Quillota, específicamente en la Escuela de Caballería del Ejército. En la cita, el gabinete deberá rendir cuentas al Jefe de Estado de su gestión en estos ocho meses, como las prioridades y planificación para el 2019, casi una suerte de examen interno que, se ha dicho, puede determinar el próximo ajuste ministerial, la permanencia o no el año siguiente.

Esos preciados seis votos

En La Moneda las cuentas son claras, no tienen la mayoría por sí solos para sacar adelante una serie de proyectos y al menos, con los que no requieren de quorum más alto, con solo seis votos extras pueden hacer avanzar la agenda legislativa. Son poco más de una decena de proyectos propios que el Ejecutivo ha podido aprobar, no más, y por eso el pirquineo de votos se ha transformado en la fórmula clave.

Y, en un contexto donde la Democracia Cristiana busca marcar su propia identidad distante del resto de la oposición, en Palacio saben dónde poner sus cartas.

Sabido es que la DC ya advirtió al Gobierno que no compartirá ningún espacio en donde Castillo esté presente y también habían amenazado con que no contarían con sus votos en caso de mantenerlo en su cargo. Pero la realidad en este segundo punto ha sido otra, ya que con el subsecretario a sus anchas en su escritorio, la DC en los dos últimos e importantes proyectos para La Moneda fue el puente de plata para sacarlos adelante, como sucedió con Aula Segura y el Presupuesto.

Desde la falange aseguraron que ese respaldo se debió a que saben que Castillo va a salir del Gobierno, no inmediatamente, pero que sí lo hará en un tiempo prudente, por lo que se puede avanzar mientras tanto en la seguidilla de gestos y entendimiento con La Moneda.

Al Ejecutivo le favorece el escenario actual en la DC, dividida: por un lado, los senadores; por otro, la directiva; y, aparte, los diputados. Lo que pudo ser visto como un gesto del Gobierno a la falange, al retirar a Castillo esta semana del acto de la firma del proyecto de Ley del Cáncer, iniciativa empujada por la senadora DC Carolina Goic, lo cierto es que molestó sobremanera a un sector de los senadores de dicho partido, quienes acusaron que la maniobra de Palacio habría sido nada más que una puesta en escena para seguir permeando a la colectividad.

Desde la Cámara Alta apuntaron a que lo ocurrido habría sido un gesto “para Carolina, con eso se la aseguraron para otros proyectos”, "acá nada tiene que ver la DC” y afirmaron que “quien vea en esto un gesto, es de una ingenuidad enorme”.

Una lectura diferente fue la que se hizo desde la directiva, la que al día de hoy tiene los puentes cortados con varios de sus senadores. Dicen que la firma del proyecto fue un gesto del Gobierno al partido, lo mismo el haber sacado a Castillo de escena.

En la falange manifestaron que La Moneda está aprovechando las diferencias internas, negocia por un lado con los senadores y por el otro con la directiva. Todos saben que es así, pero cierran los ojos, porque “sabemos que el Gobierno nos va a dar el trofeo, lo necesita para poder gobernar (…). No lo van a hacer altiro, para que no sea tan evidente”. El trofeo es la salida de Castillo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV