viernes, 25 de septiembre de 2020 Actualizado a las 16:27

PAÍS

La guerrilla interna de la CIA por Allende

por 11 septiembre, 2020

La guerrilla interna de la CIA por Allende
En septiembre de 1970, la CIA recibió una instrucción inapelable de parte del entonces mandatario Richard Nixon: evitar que Salvador Allende asumiera como Presidente de Chile. Para ello, pusieron a cargo de la operación a uno de sus agentes más polémicos, David Atlee Phillips, quien estaba a cargo de la operación desde Estados Unidos, mientras que su contraparte en Santiago era un viejo camarada suyo, Henry Hecksher. Juntos habían derrocado a Jacobo Árbenz en Guatemala y también formaron parte de todas las maniobras efectuadas contra Fidel Castro, incluyendo la invasión de Bahía de Cochinos y varios atentados. Sin embargo, Hecksher se negó a cumplir las instrucciones tendientes a ejecutar un golpe de Estado en Santiago y también advirtió que el secuestro del general René Schneider terminaría “en un baño de sangre”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Fue en medio de la escritura del libro La CIA en Chile (Aguilar), que me topé por primera vez con la figura de Henry Hecksher, el jefe de la Estación (oficina) de la CIA en Santiago en 1970, ubicada por aquel entonces en calle Agustinas, a la misma altura de La Moneda.

Hecksher era un espía clásico. Hijo de personas muy acomodadas, nació en Alemania, donde estudió derecho y muy joven se convirtió en juez. Sin embargo, en 1938, decidió emigrar, dado que tenía antepasados judíos. Se nacionalizó estadounidense y se unió a la Oficina de Servicios Estratégicos, la OSS (por sus siglas en inglés), unidad de inteligencia antecesora de la CIA. En 1946 encabezó el equipo de la OSS que interrogó a los jerarcas nazis detenidos en Núremberg, y fue él quien, tras el análisis de miles de documentos, concluyó que les faltaba un sujeto casi anónimo, pero muy importante, por la enorme cantidad de información que tenía: Adolf Eichmann.

En 1947 se creó la CIA y Hecksher fue enviado a la Estación más importante de todas en ese momento: Berlín, donde se convirtió en un anticomunista furioso, a tal punto que varios de sus colegas en la CIA lo describían como alguien de ultraderecha.

Luego estuvo en Guatemala, Laos, Japón y otros países, hasta que a inicios de los 60 pasó a formar parte de otra Estación fundamental en la historia de “La Compañía”, como se llama informalmente a la CIA: la de Miami, conocida con el código “JMWave”, desde donde se coordinaron todos los esfuerzos norteamericanos por sacar del poder a Fidel Castro, primero intentando una invasión –la fracasada aventura de Bahía de Cochinos– y, luego, tratando de asesinarlo por todas las vías posibles.

Así, se puso a escribir un largo documento, de seis páginas, lleno de manchas de plumón (producto de la desclasificación) y que va directo al hueso, pues parte diciendo que “la Estación no concuerda con la sensación generalizada en los cuarteles generales” respecto de que había que dar un golpe. Ello, explicaba, porque “el clima en Chile ha estado considerablemente calmo desde la primera semana después de las elecciones. Hubo algunas corridas bancarias iniciales, pero pronto todo estuvo bajo control. Tanto el gobierno como la Unidad Popular están ahora a favor de evitar un mayor caos económico”. Además, agregaba que “el Partido Nacional está igualmente preparado para hacer negocios con Allende”.

Uno de los líderes de la invasión fue Manuel Artime, un exrevolucionario que había escapado a Miami y del cual Hecksher terminaría convertido en su agente de control en la CIA. Artime tuvo vínculos muy directos con el entonces fiscal general de EE.UU., Robert Kennedy (hermano del asesinado presidente John Kennedy), y en los últimos años, Estados Unidos ha desclasificado cientos de documentos relativos a él, en la colección de documentos relacionados con el crimen de JFK.

En 1967, Hecksher fue enviado a Chile, donde se hizo muy conocido. A diferencia de lo que muchas personas creen, los agentes de la CIA no son tantos –siete en ese momento y cada uno de ellos manejaba del orden de 10 informantes pagados– y llegan a ser bastante conocidos en algunos círculos, por lo cual Hecksher se hizo muy reconocible en Santiago.

La CIA entra en acción

Después del triunfo de Salvador Allende en la elección presidencial del 4 de septiembre de 1970 (donde no logró mayoría absoluta, por lo cual el Parlamento debería escoger entre él y el segundo en competencia, Jorge Alessandri), se reactivó con mucha fuerza la maquinaria que venía operando desde hacía varios años en Washington y que buscaba impedir que un marxista asumiera el poder en Chile.

Fundamental en ello fue el viaje que realizó a ese país el dueño de El Mercurio, el ya fallecido Agustín Edwards, quien sostuvo una serie de entrevistas, entre ellas, una con Richard Helms, el director de la CIA, todo lo cual cristalizó en una famosa reunión del entonces presidente, Richard Nixon, con sus hombres de confianza el 15 de septiembre, en la cual ordenó a la CIA evitar como fuera, independientemente de lo que costara, que Allende fuera ratificado como Presidente el 24 de octubre, cuando se reuniría el Congreso para elegir entre las dos primeras mayorías.

Fue a partir de esa decisión que estalló una verdadera guerrilla interna al interior de la CIA, cuyos primeros detalles relaté en el libro que mencioné anteriormente y que he ido desarrollando, con posterioridad, en textos como Chile top secret (Aguilar) y La conexión chilena (Aguilar). Uno de los protagonistas de esa guerrilla fue Hechsker. El otro fue un polémico oficial de la CIA llamado David Atlee Phillips, cuya vida fue una verdadera novela, la cual, por cierto, comenzó en el Mercado Central de Santiago.

El James Bond chileno

Alto, atlético, pelo negro siempre muy bien peinado, ojos verdes, rostro anguloso. Esa era la descripción física de David Atlee Phillips, un exaviador de la Segunda Guerra Mundial que llegó en 1948 a Chile, buscando nuevos horizontes. Había probado suerte como actor en Broadway y no le había ido muy bien, hasta que finalmente terminó comprando un viejo diario que se imprimía en inglés en Valparaíso, el South Pacific Mail, que trasladó a Santiago. Gracias a ello, se relacionó con muchos compatriotas suyos y cierto día de inicios de 1950 uno de ellos lo invitó a comer caldillo de congrio al Mercado Central, junto a un tercero.

En medio del almuerzo, ese tercero se identificó como el jefe de la Estación de la CIA en Chile y le dijo que lo querían contratar por medio tiempo.

Phillips aceptó y recibió su primera misión: infiltrarse en un grupo de actores aficionados que funcionaba en Santiago, donde uno de ellos –creía la CIA– era un agente de la KGB soviética. El objetivo era captar a dicha persona como doble agente. Phillips lo logró y, además, consiguió un efecto secundario: gracias a ello se puso en contacto con los circuitos locales de actuación y en 1954 se estrenó en el cine Rex de Santiago su primera película, escrita y actuada por él mismo: Confesión al amanecer. Hoy, esa es una de las 21 películas chilenas perdidas, que intenta rescatar la cineteca de la Universidad de Chile.

Su segunda misión en Chile fue igualmente compleja: captar como informante de la CIA a un dirigente de nivel medio del Partido Comunista. Según relataba el mismo Phillips en su autobiografía (The night watch), demoró meses en ello, hasta que finalmente lo logró con un golpe de ingenio.

Pese a que la CIA manejaba un grueso dossier con información acerca del objetivo, a quien Phillips llamaba “Juan” en su libro, había un detalle que no figuraba y que el agente descubrió. Pese a ser un ateo materialista, “Juan” leía sagradamente el horóscopo y creía a pie juntillas en este. Así, Phillips sobornó a quien redactaba el horóscopo del diario que leía su blanco, a fin que el día que le propusiera trabajar para el gobierno de EE.UU. apareciera un mensaje persuasivo al respecto. Y la estratagema funcionó.

Guatemala y demás

Phillips fue ampliamente celebrado por esto y su “hazaña” se comentó en toda la CIA. Ante ello, otro agente muy polémico, Howard Hunt –quien años más tarde sería condenado como jefe del equipo de espionaje ilegal de Nixon en el contexto del caso Watergate– lo pidió para un equipo que dirigía desde 1953, que tenía como objetivo derrocar al entonces presidente socialista de Guatemala, Jacobo Árbenz, lo que se planificaba desde una base secreta ubicada en un suburbio de Miami, llamada “Lincoln”.

Antes de irse a EE.UU., sin embargo, Phillips escribió un informe en que daba cuenta acerca de un político de izquierda que –decía– había que seguir y observar con mucho cuidado en Chile: Salvador Allende.

Tras ello, voló a su país natal y viajó a “Lincoln”, donde conoció a Henry Hecksher, quien estaba trabajando allí.
Ambos se hicieron amigos y mientras Hecksher fue enviado a Ciudad de Guatemala a infiltrar el círculo íntimo de Árbenz haciéndose pasar por un empresario europeo, Phillips comenzó a moverse entre México y Nicaragua, países en los cuales montó tres estaciones de radio AM que emitían noticias falsas hacia Guatemala, sembrando el pánico y la paranoia entre la población civil y el gobierno.

Al mismo tiempo, Phillips creó un mecanismo de protesta que incluso se usó recientemente en EE.UU., después del asesinato de George Floyd: los cacerolazos, que posteriormente la misma CIA exportaría a Chile en 1971, como protesta en contra de Allende.

Árbenz terminó cayendo y en su lugar asumió el mandatario títere impuesto por la CIA, Carlos Castillo Armas, cuya arenga final había sido escrita por Phillips. Tras ello, Phillips, Hecksher y otros dos agentes fueron citados a una ceremonia privada en la Casa Blanca, donde el presidente Dwight Eisenhower los condecoró. Eran los agentes estrella, los "golden boys" de la que ya era la más poderosa agencia de inteligencia del mundo.

En 1958, Phillips fue enviado a Cuba y allí comenzaría una de sus etapas más secretas. Según el cubano Antonio Veciana (recientemente fallecido), Phillips, usando el seudónimo de “Maurice Bishop”, lo captó como agente de la CIA hacia 1959, con el fin de matar a Fidel Castro. Posteriormente, Veciana huyó a Miami y allí siguió en contacto con “Bishop”, aseverando incluso que en 1963 este lo citó a una reunión en un edificio de Dallas, donde había una tercera persona, a la cual reconocería posteriormente como Lee Harvey Oswald, el único imputado por el magnicidio del presidente Kennedy.

Más allá de que Veciana dio testimonios contradictorios al respecto en distintos momentos de su vida, falleció aseverando que Phillips era “Bishop”. En el papel, Phillips estuvo entre 1960 y 1963 en dos destinos: “JMwave”, la Estación de la CIA en Miami, y la Estación de la CIA en México DF, donde tenía a su cargo todo el espionaje hacia la embajada y el consulado de Cuba en esa capital.

Precisamente allí su vida se entroncó oficialmente con Oswald, pues en octubre de 1963 este viajó a México e hizo varios llamados telefónicos al consulado cubano, donde habló con una funcionaria y luego con el cónsul, identificándose con su nombre y pidiendo una visa de tránsito para llegar a la Unión Soviética por medio de Cuba. Todo eso fue grabado y traducido por la sección de la CIA a cargo de Phillips pero, inexplicablemente, de ello solo se supo después del asesinato, y no antes. Pese a que dicha negligencia (intencionalidad, según varios autores) fácilmente pudo haberle costado el trabajo, siguió ascendiendo.

Tracks I y II

El 17 o 18 de septiembre de 1970, no está clara la fecha, Phillips fue llamado de regreso a EE.UU. En ese momento era jefe de la Estación de la CIA en Río de Janeiro y una vez en el cuartel central de la agencia de espionaje, en Langley, al otro lado del río Potomac, le explicaron su misión: dado que conocía Chile, que manejaba muy bien el español y que tenía, entre otras, la experiencia de Guatemala, debía encabezar una “Fuerza de Tareas” destinada a evitar que Allende asumiera como Presidente, en lo que denominaban el proyecto “Fubelt”. Para ello, además, contaría con el concurso de un buen amigo y compañero de correrías: Henry Hecksher, el jefe de la CIA en Santiago.

La situación no podía verse mejor, desde ese punto de vista. Phillips se instaló en varias oficinas del cuartel central y con el equipo que le asignaron diseñó dos planes de acción: Track I y Track II.

El primero era la vía pacífica. Consistía esencialmente en sobornar a parlamentarios para que votaran en contra de Allende y ejercer presión económica, a fin que los bancos e intereses norteamericanos en el país hicieran ver el desastre que sería para Chile la elección de Allende. Todo ello, acompañado de una gran cantidad de propaganda en medios de prensa chilenos e internacionales, incluyendo un inflamatorio reportaje en la revista Time en contra de Allende, que Phillips se jactaba de haber escrito casi por completo.

Sin embargo, al poco andar se vio que esa opción no tenía muchas expectativas, por lo cual se privilegió el Track II; es decir, la vía violenta.

Hay decenas de documentos que dan cuenta de ello, pero en lo esencial lo que diseñaron en Washington fue una especie de diagrama de Rube Goldberg, esas máquinas absurdas que dibujaba el coyote en una pizarra, en sus intentos por atrapar al Correcaminos. El primer documento de la CIA que da cuenta de ello, del 18 de septiembre, explicaba que, luego de conversar con líderes militares chilenos, “hay una posibilidad de golpe”, pero que se requería, para ello, que el aún Presidente Eduardo Frei estuviera de acuerdo con la idea, que consideraba lo siguiente: “1) renuncia del gabinete, 2) formación de un nuevo gabinete compuesto solo de figuras militares, 3) poner a Frei como Presidente de facto, 4) que Frei se vaya de Chile”.

Un par de horas más tarde, la idea había evolucionado a otra más exótica, que dejaba fuera a Frei y consistía en que la DC y el Partido Nacional llegarían a un acuerdo a fin de proclamar como Presidente a Alessandri el 24 de octubre, con las Fuerzas Armadas “en posición” –es decir, listas para el combate– en Santiago. Después de ello, Alessandri formaría un gabinete militar y renunciaría a la Presidencia el 4 de noviembre, para convocar a unas nuevas elecciones dentro de 60 días, en las cuales “debería ganar” Frei. El mismo documento alertaba acerca de algo que parecía obvio: si se alteraba la tradición según la cual el Congreso debía elegir a la primera mayoría, lo más probable sería que todo terminaría “en un baño de sangre”.

Un obstáculo llamado Schneider

Las cosas comenzaron a tomar un cariz más trágico el 22 de septiembre. Esa jornada, Hecksher envió un cable desde Santiago a Washington, explicando que el comandante en Jefe del Ejército, el general René Schneider, se había reunido con los generales de la Región Metropolitana explicándoles su posición en términos de respetar la Constitución.

“Uno de los generales le preguntó qué pasaría si Allende era elegido por el Congreso. Schneider replicó ‘nos aseguraremos de que asuma el poder’, agregando que no creía que algo malo fuera a suceder bajo el Gobierno de Allende”, relataba el reporte que, sin saberlo, acababa de poner una lápida sobre el alto oficial, pues Hecksher, en Santiago, desconocía que en Washington Phillips y William Broe –el poderoso Jefe de la División Hemisferio Occidental de la CIA– ya tenían casi totalmente decidido que la acción debía ser netamente militar y, para ello, habían decidido usar las mismas estrategias que en Guatemala.

En un largo documento enviado a Hecksher el 27 de septiembre, le decían que había que ejecutar una serie de acciones destinadas a convencer al mundo de que la elección de Allende era algo “diabólica” y que, para crear las condiciones necesarias para el golpe, “la clave es la guerra sicológica dentro de Chile. No podemos tratar de incendiar el mundo si Chile es un plácido lago. El combustible para el fuego debe provenir de Chile. En consecuencia, la Estación debe emplear todas las estratagemas, todas las tácticas, por más bizarras que sean, para crear esta resistencia interna”.

Sin embargo, Hecksher se rebeló. Estimó que todo lo que le habían enviado era fantasioso y les respondió que “no hay pretexto para un movimiento militar en vista de la completa calma que prevalece en todo el país. La excusa se perdió la noche del 4 de septiembre, cuando las tropas en el centro de Santiago se pudieron haber usado para detener la manifestación por la victoria de Allende, pero es agua bajo el puente”.

La contestación de Hecksher causó indignación en Washington, pero dio pie para que otro oficial de la CIA se atreviera a opinar en el mismo sentido. En un documento escrito por James Flannery, de la División Hemisferio Occidental, se argumentaba que era muy difícil que Allende terminara controlado por el PC y por Moscú y que “Santiago no se puede comparar a Praga o Budapest hace 25 años. No hay un Ejército Rojo en Chile ni en sus fronteras”. Además, señalaba que “temo que estaremos repitiendo los errores que cometimos en 1959 y 1960, cuando condujimos a Fidel Castro al campo soviético”.

Ni Broe ni Phillips se dieron por aludidos con las opiniones de Hecksher y Flannery. Por el contrario. El 30 de septiembre llegaron a Chile cuatro oficiales de bandera falsa, miembros de la CIA, que viajaban con identidades supuestas, cuyo objetivo era contactar a Roberto Viaux y a oficiales de Ejército en servicio activo, a fin de echar a andar el golpe. Hecksher solo fue avisado de ello cuando dichos agentes ya estaban en Santiago.

El 2 de octubre, en tanto, la Fuerza de Tareas dejaba constancia, en otro documento, de que para dar un golpe de Estado “la principal piedra en el camino es el general Schneider”. Cabe mencionar que el documento original usa el concepto “Stumbling block”, detalle que cobra importancia más adelante.

Un par de días más tarde, la Fuerza de Tareas se enteró, por boca de uno de los oficiales de bandera falsa, que el general en retiro Roberto Viaux estaba planeando su propio “minigolpe” para el 9 de octubre, lo que malograba los planes de la CIA en Washington, donde habían decidido que el golpe debía darse entre el 24 de octubre y antes del 4 de noviembre.

Ante ello, instruyeron a Hecksher a contactar a cualquier militar de alto nivel, a fin de evitar aventuras como aquellas, diciéndole que debía “hacerles saber que el gobierno de Estados Unidos quiere una solución militar, y que los apoyaremos ahora y después”. Además, le dejaban clara cuál debía ser su posición personal: “Queremos que usted apoye un movimiento militar que se pueda producir, hasta donde sea posible, en un clima de incertidumbre política y económica. Trabaje con ese fin”. También le decían que debía mandar a los oficiales de bandera falsa a los bares de Santiago, con el fin de “plantar a lo menos tres rumores cada día, por los próximos diez días”.

Hecksher no podía no saber que su carrera se acabaría si hacía lo que estaba pensando, pues, mal que mal, lo que Phillips y Broe hacían no era más que retransmitir las órdenes que había emitido el presidente de Estados Unidos. Sin embargo, todo parece indicar que al final optó por ser coherente consigo mismo, más que con instrucciones que le parecían estúpidas.

Así, se puso a escribir un largo documento, de seis páginas, lleno de manchas de plumón (producto de la desclasificación) y que va directo al hueso, pues parte diciendo que “la Estación no concuerda con la sensación generalizada en los cuarteles generales” respecto de que había que dar un golpe. Ello, explicaba, porque “el clima en Chile ha estado considerablemente calmo desde la primera semana después de las elecciones. Hubo algunas corridas bancarias iniciales, pero pronto todo estuvo bajo control. Tanto el gobierno como la Unidad Popular están ahora a favor de evitar un mayor caos económico”. Además, agregaba que “el Partido Nacional está igualmente preparado para hacer negocios con Allende”.

También daba como razón de su confianza que “El Mercurio también está silencioso” y que Allende estaba siendo muy astuto en su relación con los militares, quienes estaban aceptando en forma “plácida” que sería su nuevo Presidente. “Por las razones dadas arriba, encontramos imposible concordar con el cuartel general de que el clima público está de algún modo aproximándose a una situación de pregolpe”, explicaba, agregando que la idea de los rumores era algo “insensato”.

Fue en ese momento cuando la CIA se saturó de Hecksher y lo citaron de urgencia a Washington. Cuando ingresaba al cuartel central se encontró con un amigo, quien le preguntó qué hacía allí. “Supongo que he perdido mi trabajo”, le respondió. Sin embargo, solo le leyeron la cartilla. En buenas cuentas, le dijeron que lo que estaban haciendo era importante, que venía desde el presidente y que debía cooperar y no negarse.

De regreso en Santiago, le ordenaron tomar contacto con Viaux y proveerlo de armas. Ante ello, Hecksher respondió con una nueva negativa, diciéndoles que “Allende será presidente” y que no solo Schneider estaba a favor de la Constitución, sino también su segundo, Carlos Prats, tratando de algún modo que entendieran que sacar a Schneider del camino no tenía relevancia, dado que quien lo sucedería tenía la misma posición constitucionalista.

Fue entonces cuando la Fuerza de Tareas planteó una nueva y absurda estrategia, basada en las ideas de los allegados a Viaux: secuestrar a Schneider, para crear un clima de agitación que estimulara a las FF.AA. a dar un golpe, guiadas por Camilo Valenzuela, el jefe de la guarnición militar de Santiago.

Hecksher de nuevo se opuso, explicando que “el intento de secuestro quizá conduzca a un baño de sangre”.

Fue en ese momento en que la paciencia de Phillips estalló. Junto con Broe, decidieron dejar a un lado a Hecksher y a todos sus agentes en la capital chilena, que presumían leales a él, para trabajar con el jefe de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA) en Santiago, el coronel Paul Wimert, quien no tuvo reparo alguno en entregar armas, municiones y granadas lacrimógenas al grupo criminal que el 22 de octubre, finalmente, intentó secuestrar a Schneider, lo que culminó con un tiroteo que le costó la vida tres días más tarde, horas después de que el Congreso ratificara a Allende como Presidente. Por supuesto, todo ocurrió como Hecksher había advertido, costándole la vida a una persona y sin tener efecto alguno en la elección de Allende por parte del Congreso.

El socialista Hecksher

Nixon estaba fuera de sí y la primera víctima de todo ello fue Hecksher. Un par de días después que Allende fuera ratificado en el Congreso, lo llamaron a Washington. Soltero y sin hijos, sabía que ese viaje era definitivo, por lo que empacó sus escasas pertenencias en algunas cajas y las despachó a la casa de su hermano, un destacado profesor de Arte de la Universidad de Princeton.

Tal como lo sospechaba, lo llamaban para notificarle su despido. En Langley se rumoreaba que Hecksher se había convertido en “socialista” y cuando en 1972 el nuevo jefe de la División Hemisferio Occidental, Ted Shackley –quien había sido jefe de Phillips y Hecksher en la estación de Miami– preguntó cómo era posible que un marxista gobernara en Chile, le dijeron que la “culpa” de eso era de Hecksher, quien falleció en 1990, aquejado de mal de Parkinson y una demencia, que le ocasionaba terribles episodios de delirios paranoicos.

Como si eso no fuera suficiente, Phillips escribió en su biografía que él siempre dudó en implicarse en el Track II y que, cuando supieron en Langley del ataque contra Schneider, “inmediatamente asumí que la Estación de la CIA (en Chile) estaba de algún modo implicada en el asesinato, porque ellos habían entregado en Santiago tres ametralladoras a oficiales militares chilenos que consideraban a Schneider como la principal piedra en el camino en sus planes para bloquear la confirmación de Allende”.

En otras palabras, Phillips acusaba a Hecksher de las conductas desplegadas por él mismo e, incluso, en su biografía usaba el mismo concepto en inglés que había utilizado siete años antes, en un cable, para referirse a Schneider: “Stumbling block” (“la piedra en el camino”).

Por supuesto, ni sospechaba que años más tarde –en 1999, para ser más exactos– el presidente Bill Clinton ordenaría una desclasificación de más de 20 mil documentos sobre Chile, incluyendo dos mil de la CIA, que evidenciarían que él fue uno de los autores intelectuales del magnicidio del general Schneider y que la CIA de Santiago no solo se opuso, sino que fue marginada de ese crimen tan trágico, absurdo e innecesario.

Luego del fracaso del Track II y de culpar de este a Hecksher, Phillips regresó a Río de Janeiro, pero según Antonio Veciana, en 1971 y utilizando el seudónimo de “Maurice Bishop”, organizó un atentado contra Fidel Castro, que se ejecutaría en una conferencia de prensa en Santiago, lo que no sucedió porque los dos cubanos anticastristas encargados de ello desistieron, al darse cuenta de que no había ni una posibilidad de que salieran vivos de allí.

En agosto de 1973, Phillips recibió un premio mayor: fue designado como Jefe de la División Hemisferio Occidental de la CIA y desde allí supervisó el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

Decidió renunciar a la agencia en 1975, cercado por la prensa y por varios comités parlamentarios norteamericanos, entre ellos, la comisión Church, así como (posteriormente) el House Comittee on Selected Assasinations (HSCA), que investigó crímenes como los de Patrice Lumumba y Rafael Trujillo, los intentos de asesinato en contra de Fidel Castro, el magnicidio de John Kennedy y también el de René Schneider. Respecto de este último, el comité concluyó que “oficiales de Estados Unidos alentaron a disidentes chilenos que planeaban secuestrar al general René Schneider, pero dichos oficiales americanos no deseaban su muerte”.

Además, Phillips debió defenderse de otro fantasma: la acusación que siempre negó en orden a haber estado implicado en el crimen de Kennedy, bajo el seudónimo de “Maurice Bishop”, el que dijo ante el HSCA que nunca había utilizado, pese a que reconoció que en su carrera había usado a lo menos 200 seudónimos.

Poco antes de morir, en 1988, dejó escritas algunas páginas de un libro llamado The AMLASH legacy (Amlash era el criptónimo que la CIA usó para designar uno de los intentos de matar a Fidel Castro), en el cual uno de los personajes, obviamente basado en él mismo, decía lo siguiente: “Yo fui uno de los dos oficiales de caso que controlaban a Lee Harvey Oswald. Después de determinar que era un marxista convencido, le dimos la misión de matar a Fidel Castro en Cuba. Cuando vino a México yo lo ayudé a obtener una visa, y cuando regresó a Dallas a esperar por ella lo vi dos veces allá. Ensayamos muchas veces el plan para asesinar a Castro con un rifle de francotirador, desde la ventana superior del último piso de un edificio ubicado en el camino por donde Castro siempre pasaba en un jeep descapotado. No estoy seguro de si Oswald era un doble agente o un psicópata, y no sé por qué mató a Kennedy, pero si sé que usó el plan que habíamos diseñado en contra de Castro. Por ello, la CIA no participó del asesinato del presidente, pero fue responsable de ello. Comparto esa culpa”.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV