viernes, 30 de octubre de 2020 Actualizado a las 20:25

OPINIÓN

Autor Imagen

Chile necesita una Nueva Constitución capaz de ver, proteger y promover la naturaleza

Chile necesita una Nueva Constitución capaz de ver, proteger y promover la naturaleza
La pérdida de biodiversidad o degradación de la naturaleza es uno de los grandes problemas globales que enfrenta la humanidad y que tiene impacto directo en el cambio climático, provisión de agua, alimentos, riesgo para economías, entre muchas otras relaciones, que en definitiva cruzan todos los problemas ambientales que experimentan hoy días las comunidades en los territorios. El proceso constituyente chileno abre una oportunidad para mirar hacia las futuras generaciones y abordar dimensiones territoriales y humanas profundas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La biodiversidad o naturaleza está en la base de la dimensión humana, pues es la única estructura material que permite y sobre la que se sostiene el bienestar de las sociedades, incluyendo aspectos sociales, económicos y culturales.

La pérdida de biodiversidad o degradación de la naturaleza es uno de los grandes problemas globales que enfrenta la humanidad y que tiene impacto directo en cambio climático, provisión de agua, alimentos, riesgo para economías, entre muchas otras relaciones, que en definitiva cruzan todos los problemas ambientales que experimentan hoy día las comunidades en los territorios.

El proceso constituyente chileno abre una oportunidad para mirar hacia las futuras generaciones y abordar dimensiones territoriales y humanas profundas.

Con representación territorial desde Arica a Magallanes, con paridad de género, la RCE elaborará propuestas de los contenidos ambientales específicos para una futura Constitución, coherente con una aproximación socioecológica contemporánea, aportando desde el conocimiento y con una visión integrada sobre los distintos contenidos ambientales, esperando aportar a la discusión elementos sustantivos, con el fin que puedan ser efectivamente incorporados en el proceso constituyente.

El rol del derecho es importante en esta tarea, pues posee la condición de regular, conducir y definir formas para enfrentar los desafíos país en materia ambiental. El derecho precisa reconocer e incluir la biodiversidad, la cual es de difícil comprensión debido –entre otras cosas– a su variabilidad, existencia en multiescala, territorialidad y singularidad. Suma a esto su carácter sistémico y cambiante, lo que requiere de la integración interdisciplinaria para su reconocimiento y adecuada protección.

En respuesta a esto, junto al Dr. Salvador Millaleo de la Universidad de Chile, hemos convocado a más de 80 personas –diversos actores del mundo del derecho, las ciencias ecológicas, sociología, geografía, ciencia política, ingeniería, sociología, antropología, apicultura, hidrobiología y de las artes, entre otras– y creado la Red de Constitucionalismo Ecológico (RCE).

Con representación territorial desde Arica a Magallanes, con paridad de género, la RCE elaborará propuestas de los contenidos ambientales específicos para una futura Constitución, coherente con una aproximación socioecológica contemporánea, aportando desde el conocimiento y con una visión integrada sobre los distintos contenidos ambientales, esperando aportar a la discusión elementos sustantivos, con el fin que puedan ser efectivamente incorporados en el proceso constituyente.

Entre los temas a abordar por el grupo, se incluyen la propuesta de los grandes principios rectores jurídicos y ecológicos para la Constitución, el rol del Estado y las personas para el cuidado integral y bienestar intergeneracional, alternativas de modelos de desarrollo y naturaleza, la naturaleza y los bienes comunes, las visiones ancestrales de los pueblos indígenas, el agua y el territorio, entre otras.

Nuestro objetivo es construir espacios de análisis y entendimiento compartido entre expertos del mundo jurídico y de otras disciplinas, que puedan realizar propuestas concretas sobre la base del conocimiento y experiencia ya acumulada. La RCE desplegará su trabajo en los próximos meses y entregará un documento con propuestas que pueda estar disponible al inicio del proceso constituyente, junto con servir de apoyo y referente a la Asamblea Constituye o Convención Mixta encargada de redactar nuestra nueva Carta Magna.

La experiencia demuestra que la naturaleza, la biodiversidad, se comprende y protege cuando se unen los saberes que por tanto tiempo han estado separados. El momento constituyente que viviremos –que vivimos– abre oportunidades para que la Constitución promueva el bienestar y el buen vivir considerando la relación indisoluble y omnipresente de la naturaleza y las sociedades.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV