sábado, 31 de octubre de 2020 Actualizado a las 13:13

MERCADOS

BC mantiene la tasa en 1,75%, pero advierte por efectos del coronavirus y admite “incipiente deterioro del mercado laboral”

por 29 enero, 2020

BC mantiene la tasa en 1,75%, pero advierte por efectos del coronavirus y admite “incipiente deterioro del mercado laboral”
Respecto de la inversión, sostiene que “las expectativas de los empresarios continuaron pesimistas y las importaciones de bienes de capital han seguido contrayéndose en términos anuales” y en este escenario, añade que “las expectativas de crecimiento de la Encuesta de Expectativas Económicas de enero disminuyeron hasta 1,2 y 2,5% anual para este año y el próximo, respectivamente”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En su Reunión de Política Monetaria, el Consejo del Banco Central de Chile, por la unanimidad de sus miembros, acordó mantener la tasa de interés de política monetaria en 1,75%, tal como lo esperaba el mercado.

Sin embargo, podría haber novedades en marzo, por cuanto el instituto emisor señaló que “la decisión de mantener la TPM en su nivel actual es coherente con preservar la expansividad de la política monetaria, en línea con el mensaje entregado por el Consejo en diciembre, considerada la evolución del escenario macro y el conjunto de medidas extraordinarias adoptadas. En el IPoM de marzo se evaluará la situación macroeconómica y sus implicancias para la inflación y la trayectoria de la política monetaria”.

En su análisis del escenario externo, el BC alude a un factor latente: el coronavirus que ya comienza a hacer sentir sus efectos en la economía global. “La firma de una primera fase de acuerdo comercial entre China y EE.UU., y las mejores cifras de actividad en las principales economías incidieron positivamente sobre los mercados financieros y los precios de las materias primas. Sin embargo, la aparición del Coronavirus en China generó un aumento en la percepción de riesgo global, que se ha traducido en incrementos de las primas por riesgo, una apreciación global del dólar, y caídas de las bolsas, las tasas de interés y los precios de las materias primas. El precio del cobre se ha visto especialmente afectado”, señala.

En materia interna, destaca que la Encuesta de Crédito Bancario del cuarto trimestre del 2019 informa de una “oferta de crédito que se percibe más restringida, particularmente en las carteras de consumo y grandes empresas, y una demanda más débil, particularmente en el segmento de consumo”.

En cuanto a la actividad, el BC señala que “los datos del cuarto trimestre confirmaron que las disrupciones provocadas por la crisis social tuvieron un fuerte impacto en el Imacec de octubre y noviembre, al mismo tiempo que apuntan a que se habría moderado en diciembre. Todo ello en línea con lo planteado en el escenario base del último IPoM”.

En el gasto, indica el instituto emisor, “ha destacado la contracción de los componentes transables del consumo privado, la caída anual que siguieron mostrando las importaciones de bienes de consumo, inventarios que continúan percibiéndose como elevados en el comercio y expectativas de consumidores que persisten en terreno marcadamente pesimista. Esto último, en un contexto donde los datos administrativos muestran un incipiente deterioro del mercado laboral”.

Respecto de la inversión, sostiene que “las expectativas de los empresarios continuaron pesimistas y las importaciones de bienes de capital han seguido contrayéndose en términos anuales” y en este escenario, añade que “las expectativas de crecimiento de la Encuesta de Expectativas Económicas de enero disminuyeron hasta 1,2 y 2,5% anual para este año y el próximo, respectivamente”.

En materia inflacionaria, recuerda que “en los últimos meses, la inflación anual subió a 3% y la medida subyacente se mantuvo en torno a 2,5%. Ambos registros estuvieron por debajo de lo esperado en el IPoM de diciembre. La evolución de la inflación sigue estando expuesta a fuerzas contrapuestas, cuya incidencia relativa aún es incierta. Por una parte, las presiones inherentes a la depreciación idiosincrática que el peso ha acumulado desde octubre siguen vigentes. Por otra, las perspectivas para la actividad siguen débiles y su recuperación continúa dependiendo de la respuesta de los agentes económicos al nuevo escenario. Las expectativas de inflación se mantienen en torno a 3% a dos años plazo”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV