domingo, 25 de agosto de 2019 Actualizado a las 23:00

Gastronomía

La historia tras el famoso Barros Luco y qué carne elegir

por 9 junio, 2019

La historia tras el famoso Barros Luco y qué carne elegir
Este domingo 9 de junio se celebra el Día del Barros Luco, sándwich que lleva este nombre en honor al ex Presidente Ramón Barros Luco.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Existe en la carta de bares, restaurantes y “picadas” a lo largo del país. Sus ingredientes son simples y su preparación aún más fácil. Se trata de un plato que tiene un trasfondo, de hecho su nombre no existía hasta que el ex Presidente de Chile Ramón Barros Luco (1910-1915) lo hizo famoso.

Cuenta la historia que el ex mandatario era un asiduo visitante de la Confitería Torres, en Alameda, donde cada vez que iba pedía un pan con carne y queso caliente. De ahí que este famoso sándwich fue bautizado con su nombre, transformándose en uno de los más pedidos por los chilenos.

Si se busca degustar esta maravillosa preparación, hacerlo en casa no es nada complicado, así se puede disfrutar con la familia y amigos, demostrando los mejores dotes culinarios.

Sin embargo, hay un punto importante ¿qué carne ocupar? Marcelo Muñoz, jefe de local de Doña Carne, hace una recomendación para esta preparación. “Además del pan fresco y crujiente, el corte de carne es primordial para poder saborearlo con tranquilidad, sin que se salga todo el queso o la carne con la primera mordida. Por eso los mejores cortes de vacuno para este plato son posta negra, posta rosada o asiento”.

De todas formas, Muñoz asegura que también se puede hacer con otro corte, pero tiene otro precio. “Si la idea es darle un toque más gourmet, se puede hacer con filete. Es un poco más caro, pero tiene otro sabor, sin desmerecer el resultado que puede tener el plato con posta negra, rosada o asiento”.

¿Cómo prepararlo?

Calentar una plancha o sartén a fuego medio. Luego enmantequillar. Es mejor si la carne está a temperatura ambiente. Secar las láminas de carne con una toalla de papel y salar por ambos lados.

Cocinar la carne 1-2 minutos por lado, deben sellarse y dorarse. Bajar el fuego y poner el queso para que se derrita lentamente.
Finalmente, con el pan abierto y previamente calentado, untar el jugo que haya soltado la carne y montar el plato.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador