08:43:12
08:43:12
Alimentación cruda para perros: ¿es recomendable? - El Mostrador

lunes, 24 de junio de 2019 Actualizado a las 08:34

Mascotas

08:43:12
Alimentación cruda para perros: ¿es recomendable?

por 12 junio, 2019

Alimentación cruda para perros: ¿es recomendable?
08:43:12
Los animales también pueden desarrollar alergias alimentarias y es la dieta cruda la que parece ser la mejor opción para la recuperación de su salud.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las tendencias de alimentación para mascotas van variando con el tiempo. Y ahora la alimentación cruda es una opción para perros. La médico veterinaria Natalia Stephens, especialista en alimentación natural para mascotas, creó una fórmula tanto para animales sanos como para aquellos que sufren de ciertas patologías. Es biológicamente apropiada y promete una mayor y mejor esperanza de vida para las mascotas, a partir de productos frescos y balanceados traídos directamente desde la patagonia chilena.

Independiente de la raza, el perro es carnívoro, por eso su estómago e intestino no están adaptados para un proceso de digestión largo y tedioso. A diferencia del vacuno o el caballo que son herbívoros, el perro proporcionalmente presenta un intestino muy corto respecto a su tamaño, lo que dificulta la digestión de ingredientes de origen vegetal que necesitan largos procesos de fermentación. Por ende, los vegetales en la dieta del perro se agregan para aportar fibra y algunos nutrientes que pueden aprovechar, pero en ningún caso debe ser el ingrediente principal de la dieta de un perro sano. Esto es importante al considerar que los alimentos procesados contienen mínimo un 30% de materia vegetal (maíz, trigo, soya, arroz, papa, camote, garbanzos, arvejas, etc.).

Para la especialista, al someter a los alimentos a procesos térmicos como los necesarios para la formación de dietas industriales, se pierde gran cantidad de nutrientes los que son agregados al final del proceso en forma artificial. Esto no sucede con las dietas crudas, las cuales conservan las proteínas, vitaminas, minerales y grasas intactas.

Así, creó un alimento crudo para mascotas cuyas recetas están basadas en la dieta del pastor magallánico, nuestra raza canina nacional que es altamente longeva, alcanzando los 22 años de edad. El pastor magallánico soporta temperaturas de hasta -15°C, corre 30km diarios detrás del caballo y se alimenta sólo de dieta cruda toda su vida. La base de su alimentación es el guanaco, el vacuno de pradera y el cordero magallánico. El perro es carnívoro, desciende directamente del lobo y comparte un 99,8% de su ADN. De ahí nace el nombre del emprendimiento: Huargos, un lobo mitológico, que vemos en “Game of Thrones” y en “El señor de los anillos”. Sin importar la raza o la edad del perro, es fundamental comprender que ninguna especie en el mundo ha evolucionado para alimentarse en base de dietas procesadas y secas.

¿Por qué una dieta cruda?

“Lamentablemente en la universidad a los veterinarios no nos enseñan sobre la dieta natural de nuestras mascotas. Se asume que deben comer alimento procesado y te explican qué marca es mejor que otra. Por eso cuando empecé dándole dieta natural a mis propias perritas y vi notables mejoras, me motivé a estudiar de modo más exhaustivo sobre la verdadera alimentación que llevan los caninos. Tomé contacto con colegas chilenos y de otros países y empezaron a hacerme recomendaciones, tras lo cual hice una especialidad en una universidad de EEUU porque hace dos años aquí en Chile era muy poca la oferta para especializarse en este tema. Incluso algunas universidades están incorporando la dieta natural como parte de la malla de estudios", explica.

"Todo esto fue ocurriendo en paralelo mientras mejoraba la calidad de vida de mis propias perritas. En el caso de Oli, una salchicha de 15 años que fue operada de la columna quedando con muy poca movilidad, en pocas semanas de comenzada la dieta empezó a subir escaleras, incluso a correr (con algo de problemas). Oli vivió dos años más con excelente calidad de vida gracias a esta alimentación”, agrega Stephens.

En la consulta, Natalia comenzó a recibir pacientes con enfermedades renales, con alergias alimentarias, con enfermedades gastrointestinales, con hepatopatías y empezó a abordar este tipo de pacientes desde un punto de vista nutricional, estudiando qué dieta es la más adecuada para ellos. Entonces vio como los cuadros de alergia comenzaron a disminuir, las enfermedades hepática disminuyeron sus rangos alterados e incluso perros con cáncer mostraron mejoras en su calidad de vida.

Composición

Dentro de las características de Huargos, cabe destacar el uso de estas carnes como primer ingrediente. Además del respeto por el bienestar animal y la crianza natural del ganado, estas carnes tienen un mayor valor nutricional y mejor balance de grasas que las carnes industrializadas. Huargos cuenta justamente con estas tres líneas: Cordero Magallánico, Guanaco Patagónico y Vacuno de Pradera, todas adaptadas para que puedan ser aprovechadas por cualquier raza canina.

Además de respetar el bienestar animal y las buenas prácticas agrícolas, los animales que han vivido al aire libre en contacto natural con otros de su especie, sin estrés y alimentándose de pasturas, tienen una composición de sus carnes diferente a aquelloscriados en espacios reducidos, sufriendo estrés y alimentados a base de granos. Las carnes del animal de pastoreo contienen proteína de mejor calidad, además de grasas más saludables, similar al valor nutricional de una presa silvestre. Por otra parte, las carnes son más inocuas, es decir, tienen menos riesgo de contaminación con patógenos como la salmonella, clostridios o coliformes gracias a que los animales no han vivido en hacinamiento.

Otro ingrediente que encontramos en estas recetas son los huevos de gallinas libres, que contienen mejor composición proteica y grasa, pero lo más destacable es que al estar al aire libre y expuestas al sol, las gallinas traspasan vitamina D a sus huevos, una vitamina que el perro no produce por sí solo. El famoso Kéfir o yogurt de pajaritos también forma parte de estos productos, colaborando con una mejor digestión. Otros ingredientes que podemos encontrar son el caldo de huesos (huesos cocidos durante más de 20 horas para extraer todas las vitaminas y minerales), la cúrcuma y una serie de verduras y frutas.

Beneficios

La dieta natural promueve un estado de salud óptimo para tu mascota. Lo primero que se ve es que las heces se reducen. De hecho, un perro que defeca 3 ó 4 veces al día tiende a reducir la frecuencia a una vez al día porque está digiriendo bien. Por otra parte, se recupera el peso ideal y mejora la masa muscular. Esto contribuye a que el perro se sienta más ágil y en mejor estado físico general. Además, con el uso de huesos recreativos se logra que muchos perros mantengan sus dientes limpios y alejados del temido destartraje.

Los beneficios de este tipo de dieta incluyen:
• Pelaje brillante.
• Una piel más sana.
• Dientes más limpios.
• Mayores niveles de energía.
• Heces más pequeñas.

Por último, la dieta cruda contribuye a mantener un pH ácido en el sistema gastrointestinal, evitando la proliferación de bacterias patógenas, mejorando la respuesta inmune y al mismo tiempo contiene un alto porcentaje de humedad. Esto evita el estrés renal provocado por las dietas secas.

Transición

Si la mascota se ha alimentado toda su vida en base a dietas secas y procesadas, es probable que tenga una microbiota intestinal poco adaptada para digerir ingredientes naturales de forma correcta. Por eso te recomendamos que realices una dieta de transición. “Los primeros 7 a 10 días se deberá entregar el nuevo alimento de forma gradual, tal como se explica en las etiquetas de nuestros productos. Hay que fijarse en las fecas de la mascota, pues es bastante común que comience a ablandarse con el transcurso de los días o a reducirse. Una vez que la microbiota intestinal se haya adaptado, las fecas tienden a reducirse en cantidad y frecuencia. Si se presenta diarrea debes suspender la dieta”.

La trancisión es paulatina, porque un perro que ha comido toda la vida alimentos procesados tiene la microbiota intestinal adaptada al exceso de carbohidratos. Cuando se cambia la alimentación por una cruda sin carbohidratos es un alimento que viene vivo, viene con enzimas, con proteínas, con bacterias, entonces la microbiota intestinal tiene que volver a “activarse”.

“Creemos firmemente que una alimentación fresca y natural libre de procesos es la clave para mejorar la calidad de vida de nuestros perros”, afirma Stephens.

Más información en www.huargos.cl

Más información sobre El Mostrador