martes, 18 de junio de 2019 Actualizado a las 14:00

Bajo crecimiento podría convertir la inmigración en un problema

por 6 agosto, 2014

Bajo crecimiento podría convertir la inmigración en un problema
El año pasado 158 mil extranjeros obtuvieron visa de trabajo, un cifra récord para la economía chilena. Los recién llegados representaron alrededor de tres cuartas partes del aumento en la fuerza laboral de Chile en 2013, cuando la tasa de desempleo cayó hasta un 5,7 por ciento.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El inmigrante haitiano Jameson Lazarre dice que a veces trabaja en turnos de hasta 24 horas en el almacén de una fábrica de plásticos, debido a que su visa temporal en Chile depende de que mantenga un contrato de trabajo.

"Pasé mucho tiempo buscando un trabajo en Haití tras el terremoto de 2010, así que estoy dispuesto a hacer todo lo necesario para permanecer empleado," dijo Lazarre, durante una entrevista en la Plaza de Armas de Santiago.

Lazarre fue uno entre una cifra récord de 158 mil extranjeros que obtuvieron la residencia temporal o permanente en este país de 17 millones de habitantes el año pasado, según el Departamento de Inmigración. La afluencia ayudó a la nación más saludable de América Latina a crear casi 1 millón de puestos de trabajo en cuatro años hasta marzo, mientras que mantuvo a raya los salarios. Los recién llegados representaron alrededor de tres cuartas partes del aumento en la fuerza laboral de Chile en 2013, cuando la tasa de desempleo cayó hasta un 5,7 por ciento.

Ahora la economía está creciendo a su ritmo más lento en cuatro años y el desempleo ha comenzado a aumentar. Con más personas que probablemente seguirán llegando, los aumentos salariales deben frenarse desde el 6,5 por ciento en mayo, aliviando la presión sobre la inflación que cayó a un 4,3 por ciento en junio.

La inmigración ha "contenido crecimiento de los salarios, uno de los costos más importantes de la producción, evitando un aumento de los precios de consumo", dijo Hermann González, economista en BBVA.

Condiciones desiguales

Lazarre eligió venir a Chile el año pasado después de buscar por Internet para ver qué países ofrecían las mejores perspectivas. Lo que no sabía es que se les paga la mitad que a los chilenos que realizan el mismo trabajo y que a menudo se les pagaría tarde.

"Los empleadores se aprovechan de los extranjeros porque saben que dependemos de dos años de trabajo ininterrumpido en una empresa con el fin de solicitar la residencia permanente", dijo Lazarre.

La CUT da la bienvenida a la llegada de extranjeros, siempre y cuando no representen más del 15 por ciento de la fuerza laboral de cualquier empresa, como se estipula en la ley, y no les hagan competencia desigual a los trabajadores locales.

"No estamos en contra de su llegada, si se les dan exactamente las mismas condiciones y beneficios que a los trabajadores chilenos", dijo José Figueroa, quien representa a los trabajadores del campo y de los pueblos indígenas en la CUT. "El problema es que algunos empresarios les pagan salarios mucho más bajos que los establecidos en la legislación chilena y no vamos a aceptar eso."

Boom Económico

El flujo de personas en Chile ayudó a que la economía creciera un 5,1 por ciento promedio en los cuatro años hasta el 2013, como un boom de inversiones en la industria minera empujó el desempleo por debajo de 9,7 por ciento a fines del 2009.

El auge alimentó un salto del 24 por ciento de la inmigración el año pasado, principalmente trabajadores de países como Perú y Colombia y, en menor medida, España y Argentina. De las llegadas, sólo 20.758 eran menores de 18 años.

Alrededor de tres cuartas partes de los recién llegados son de América Latina y son lingüística, cultural y religiosamente similares a los chilenos. Peruanos representaron el 31 por ciento de los inmigrantes del año pasado.

Restaurantes peruanos han abierto a través de Santiago, y las empleadas domésticas peruanas han sustituido a muchas de sus homólogas chilenas en la última década. Los haitianos se han convertido en algo común en un país donde casi no había población negra hace 20 años.

A raíz de los trabajos

La afluencia representó gran parte del aumento de 183.240 en la fuerza laboral en 2013, mientras la tasa de natalidad de Chile disminuyó y las personas más jóvenes optan por entrar a la universidad o seguir alguna formación.

"La gran mayoría de los extranjeros vienen aquí a trabajar, especialmente en los sectores de construcción y servicios", dijo Pedro Hernández, funcionario de inmigración en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Si bien Chile ha visto anteriores olas de inmigrantes, incluidos los alemanes a partir de la década de 1850, los cristianos árabes durante el colapso del Imperio Otomano y los croatas antes de la década de 1920, nunca ha experimentado los mismos niveles de inmigración como Argentina o Brasil.

El Departamento de Inmigración estima que hay 441.000 extranjeros residentes en Chile legalmente, lo que representa aproximadamente el 2,7 por ciento de la población. Ese es el nivel más alto desde 1920 y se compara con el 1,22 por ciento en 2002.

Cristian Hernández, de 48 años, se levanta a las 5 a. m. cada mañana para pelar papas, remolacha y zanahorias en la comuna de Cerro Navia. Sus manos están llenas de cortes por el trabajo.

Ni idea

El gobierno ni siquiera aventurar una conjetura en cuántos inmigrantes indocumentados como Hernández existen en Chile.

"Me veo obligado a soportar las condiciones de los empleadores fijan", dijo Hernández, quien era un camarero en la República Dominicana antes de llegar a Chile hace unos dos años. "Estoy dispuesto a hacer lo que sea para sobrevivir."

Ahora, la economía se está desacelerando, el desempleo aumenta y el flujo de inmigrantes podría convertirse en un problema, señaló el economista González. La tasa de desempleo subió a 6,5 ​​por ciento en los tres meses a junio desde 6,2 por ciento en el mismo período del año anterior.

"A medida que la creación de puestos de trabajo se estanca e incluso hay una disminución en los cargos, la gente está empezando a ser despedida", dijo González de BBVA.

BHP Billiton anunció el 29 de julio pasado una reducción de personal en un 6 por ciento en su proyecto minero Pampa Norte, debido a menores leyes de mineral y los crecientes costos. El número de personas empleadas en la industria de la minería cayó 8,5 por ciento a 236.020 hasta junio del presente año.

Paga es mejor

Muchos otros inmigrantes planean tener miembros de la familia y amigos uniéndose a ellos, a pesar de que reconocen que la búsqueda de empleos se ha hecho más difícil a medida que la economía se desacelera. Los sueldos, dicen, son todavía mejores en Chile.

PIB per cápita de Chile en una base de paridad de poder adquisitivo es $ 19.888, en comparación con $ 11,730 en Colombia, $ 11.735 en Perú y $ 1.370 en Haití, según el Fondo Monetario Internacional.

"No hay trabajo en Haití y Chile es un país fácil para entrar," dijo Macelus, de 39 años, que no tiene planes de regresar a su país de origen.

Por ahora, no hay protestas graves contra los extranjeros. Si bien hubo una marcha antiinmigrante en octubre en Antofagasta, donde muchos colombianos se han asentado, no ha habido protestas en Santiago, donde vive la mayoría de los extranjeros.

Todavía, habrá una creciente competencia por puestos de trabajo, dado que ahora los extranjeros representan un porcentaje mayor de los trabajadores que ingresan al mercado laboral.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV