martes, 26 de marzo de 2019 Actualizado a las 18:39

S&P Global Ratings y Fitch Ratings declararon cesación de pagos

Crisis venezolana: la curiosa reacción de los acreedores al default del país que aún tiene las mayores reservas de petróleo del mundo

por 15 noviembre, 2017

Crisis venezolana: la curiosa reacción de los acreedores al default del país que aún tiene las mayores reservas de petróleo del mundo
Venezuela y su compañía estatal de petróleo no tienen el dinero para pagar todo el capital a la vez, y una medida para acelerar los pagos en realidad solo llevaría a los acreedores a conversaciones de reestructuración con el gobierno o demandas internacionales. Ambas opciones prometen ser desordenadas y prolongadas. Y dado que el gobierno sigue ansioso por pagar, a pesar de que ha creado confusión con su oferta de renegociar la deuda, la mayoría de los tenedores de bonos piensa que es mejor ser pacientes y esperar los pagos retrasados.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Venezuela y su compañía estatal de petróleo están oficialmente en cesación de pagos. Sin embargo, a los bonistas en realidad no les importa.

Para la mayoría de ellos, las declaraciones de anoche de las agencias S&P Global Ratings y Fitch Ratings solo confirmaron lo que ya sabían: Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) y el gobierno están retrasados en los pagos de la deuda en medio de una crisis de efectivo sin precedentes y dificultades para obtener dinero a través de la cadena de intermediarios. Lo que realmente les importa es que los funcionarios del gobierno continúen insistiendo en que cumplirán sus obligaciones y de hecho parecen estar haciendo esfuerzos decididos para hacerlo.

Por lo tanto, aunque el default hace posible que un grupo de acreedores agraviados se agrupe y exija el reembolso inmediato de sus bonos, lo que se conoce como aceleración, hay pocos incentivos para que lo hagan. Venezuela no tiene el dinero para pagar todo el capital a la vez, y una medida para acelerar los pagos en realidad solo llevaría a los acreedores a conversaciones de reestructuración con el gobierno o demandas internacionales. Ambas opciones prometen ser desordenadas y prolongadas. Y dado que el gobierno sigue ansioso por pagar, a pesar de que ha creado confusión con su oferta de renegociar la deuda, la mayoría de los tenedores de bonos piensa que es mejor ser pacientes y esperar los pagos retrasados.

"Si los tenedores de bonos esperan pagos de cupones, entonces pueden abstenerse de la aceleración", escribió en una nota hoy Siobhan Morden, jefa de estrategia de renta fija de América Latina en Nomura.

Los inversionistas en el mercado de seguros contra cesación de pagos, o credit default swaps, tienen diferentes incentivos, y aquellos que compraron protección contra un incumplimiento de PDVSA esperan ansiosamente una decisión de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados sobre si la no realización del pago completo del principal el 2 de noviembre constituye un evento de crédito.

Un fallo positivo activaría su seguro, enriqueciendo a los operadores que compraron protección por default. Sin embargo, es un mercado pequeño, con un total de apenas US$250 millones netos. La deuda extranjera de PDVSA y el gobierno, alrededor de US$60 mil millones, hacen palidecer esa cifra. Y esa cantidad no se verá afectada por la decisión de la asociación.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV