sábado, 5 de diciembre de 2020 Actualizado a las 11:25

Opinión

Autor Imagen

Reconocimiento facial: el próximo paso de los aeropuertos modernos

por 20 diciembre, 2018

Reconocimiento facial: el próximo paso de los aeropuertos modernos
Sin duda el aeropuerto en Santiago está avanzando hacia uno de clase mundial y cada esfuerzo es un tremendo paso, pero si queremos tener un aeropuerto realmente moderno, enfocado en la seguridad y la experiencia de los pasajeros, el reconocimiento facial es el siguiente paso para lograrlo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Faltan pocos días para que el aeropuerto de Santiago se enfrente a su período de mayor afluencia de pasajeros, y sabemos que se están tomando medidas claves para atenuar el impacto, considerando especialmente que el terminal aéreo aún está en etapa de remodelación, lo que puede dificultar aún más el flujo de pasajeros que llegan y se van.

Entre las medidas anunciadas por las autoridades, están la inauguración de otra sala de embarque de check-in para los pasajeros nacionales con cuatro equipos adicionales, han aumentado el número de funcionarios que atienden en los distintos servicios y también incrementado la capacidad de estacionamientos.

Sin duda, estas mejoras son una tremenda contribución, pero hay ejemplos a nivel global que pueden generar cambios significativos y de largo plazo, más allá de la contingencia, cambios capaces de mejorar la experiencia de los pasajeros y, lo más importante, robustecer la seguridad en la identificación de estos, lo que nos permitiría avanzar realmente a un aeropuerto de última generación.

El aeropuerto de Oslo es un gran ejemplo, hace poco incorporaron el sistema MFACE, un sistema de reconocimiento facial para las eGates, que son compuertas de control migratorio automatizadas. Esta tecnología permitirá modernizar la infraestructura mejorando la seguridad del aeropuerto y logrando un incremento significativo positivo en la experiencia de los pasajeros.

El sistema MFACE captura la imagen facial de las personas mientras estas están en movimiento, verificando su identidad en ese instante y lugar. Los pasajeros se identifican y autentifican instantáneamente por medio de algoritmos biométricos, mientras caminan a través de la compuerta eGate. El resultado es una mejora importante en la velocidad de cruce migratorio, al tiempo que mejora la seguridad para las más de 27 millones de personas que viajan a través del aeropuerto de Oslo cada año.

Sin duda el aeropuerto en Santiago está avanzando hacia uno de clase mundial y cada esfuerzo es un tremendo paso, pero si queremos tener un aeropuerto realmente moderno, enfocado en la seguridad y la experiencia de los pasajeros, el reconocimiento facial es el siguiente paso para lograrlo.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV