sábado, 19 de enero de 2019 Actualizado a las 10:18

Opinión

Autor Imagen

Cómo Estados Unidos debe tratar al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro

por 2 enero, 2019

Cómo Estados Unidos debe tratar al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro
El líder entrante de la segunda economía más grande del hemisferio occidental hizo campaña como los hombres fuertes del pasado de América Latina. Un periódico marcó su victoria en octubre con el siguiente título: "El fascismo ha llegado a Brasil". Un titular en una revista de política exterior comparó su estilo político con el de Joseph Goebbels.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando el secretario de Estado Mike Pompeo apareció en Brasilia el día de Año Nuevo para la toma de posesión del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, debió prepararse para una mala prensa.

El líder entrante de la segunda economía más grande del hemisferio occidental hizo campaña como los hombres fuertes del pasado de América Latina. Un periódico marcó su victoria en octubre con el siguiente titulo: "El fascismo ha llegado a Brasil". Un titular en una revista de política exterior comparó su estilo político con el de Joseph Goebbels.

Estas advertencias no son sin mérito. Durante su campaña, Bolsonaro alentó a la policía a matar criminales, un eco de las políticas promulgadas por el presidente filipino Rodrigo Duterte. Como político, Bolsonaro se ha vuelto nostálgico por los malos días de la dictadura militar de Brasil. Y suena como un vulgar cuando habla de gays y lesbianas.

Así que puede parecer un poco extraño que el Departamento de Estado vea tantas posibilidades en el nuevo presidente de Brasil. Como lo dijo un funcionario de alto rango con reporteros la semana pasada: "La última elección libre y justa de Brasil brilla como un ejemplo de las vibrantes instituciones democráticas del país y presenta una oportunidad histórica para estrechar los lazos entre nuestros dos países".

Para entender de dónde vienen Pompeo y los diplomáticos, considere lo que vino antes de Bolsonaro. La última presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, fue acusada en 2016. Su predecesor y mentor, Luiz Inácio Lula da Silva, fue condenado en abril por cargos de corrupción relacionados con un sistema de sobornos de larga duración que enriqueció a ejecutivos y patrones políticos del Estado. No es sorprendente que Bolsonaro haya nombrado al juez que presidió esa investigación para que fuera su ministro de justicia.

Mientras tanto, la tasa de homicidios en Brasil ha aumentado, con más de 61 mil asesinatos en 2017. La demagogia de Bolsonaro es una respuesta a un colapso de la ley en orden en las dos metrópolis de Brasil, donde las pandillas callejeras han suplantado a la policía en algunos vecindarios.

El gobierno anterior también fue un desastre en la política exterior. Aun cuando era reacio a profundizar los lazos con los Estados Unidos, buscaba fortalecer las relaciones con Venezuela y Cuba. Bolsonaro hizo campaña contra lo que a veces llamó una estrategia de inversión depredadora de China alentada por el antiguo régimen.

Aquí es donde Pompeo ve la promesa. El nuevo líder de Brasil puede ser un populista vulgar, pero también quiere ser un socio para contrarrestar la creciente influencia de China y para hacer frente a la desgracia de la mala administración en Venezuela.

En este sentido, Bolsonaro es similar al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman. Ambos hombres están dispuestos a apoyar agresivamente los objetivos regionales y estratégicos de los EE.UU. de una manera que no lo fueron sus antecesores. Al mismo tiempo, ambos líderes tienen personalidades autoritarias que socavarán estos objetivos si no se los controla.

La clave para Pompeo será evitar los errores que la administración Trump ha cometido con Arabia Saudita. En particular, toleró las malas tendencias pícaras del príncipe heredero, que finalmente llevaron al asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Un poco de amor duro de parte de la administración Trump podría haber llevado a los saudíes a pensar dos veces antes de la debacle en Estambul.

Este es el tipo de enfoque que Pompeo necesita adoptar ahora, pero tendrá que encontrar un equilibrio delicado. Por un lado, debería perseguir con entusiasmo la perspectiva de cooperación estratégica con Brasil. Si Bolsonaro quiere aislar al hombre fuerte de Venezuela, Nicolás Maduro, o hacer que a China le resulte más difícil engullir pedazos de la economía brasileña, entonces los Estados Unidos deberían alentarlo.

Por otro lado, Pompeo también debe dejar claro que si Bolsonaro continúa una guerra al estilo de Duterte contra los delincuentes, o si ataca a las instituciones democráticas del país, encontrará que su gobierno no tiene amigos y está aislado.

Pompeo tiene mucho trabajo para él. Bolsonaro ya ha demostrado quién es en su carrera política. Famosamente dedicó su voto para destituir a Rousseff en 2016, por ejemplo, a un notorio torturador de la junta militar. No es difícil argumentar que es mejor mantener al nuevo gobierno brasileño a distancia.

Pero este enfoque de Bolsonaro, aunque satisfactorio, desperdiciaría el apalancamiento que proviene de ser un amigo poderoso. En Arabia Saudita, los EE.UU. no utilizaron esa palanca para frenar los peores impulsos de un aliado, y ahora puede que sea demasiado tarde. En Brasilia, Pompeo tiene la oportunidad de evitar repetir ese error. Cuando se reúna con el ganador de la última elección de Brasil, debe enfatizarle la importancia de tener la próxima.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV