viernes, 23 de octubre de 2020 Actualizado a las 17:56

OPINIÓN

Autor Imagen

Bosques y la ecuación para la carbono neutralidad

por 9 julio, 2019

Bosques y la ecuación para la carbono neutralidad
Todos los bosques, productivos, nativos, de conservación y arbolado urbano, son sumideros de carbono. Gracias a ellos, tenemos la oportunidad de ser carbono neutrales. Esto, incluso, ha sido reconocido por la canciller alemana, Angela Merkel, quien le comentó a la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, que Chile tiene una gran capacidad de cumplir con este anhelo, debido a su potencial para tener energías renovables no convencionales, como la solar, del viento, el agua y la biomasa, y su enorme patrimonio silvícola. Como país, debemos valorar y aprovechar estas características.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La emergencia climática y la COP25 nos han puesto por delante un importante desafío para mejorar nuestra calidad de vida y de las futuras generaciones: alcanzar la carbono neutralidad en Chile. Cumplirlo requiere el compromiso de todos: ciudadanía, comunidades, empresarios, autoridades y líderes de opinión. Sabemos que para llegar a esta ambiciosa meta, es tan importante reducir las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) como capturarlas y transformarlas en aire limpio.

En esto último, los bosques juegan un papel fundamental, como recientemente lo ha destacado la revista Science, al señalar que para mitigar los efectos del cambio climático se requerirá plantar mil millones de hectáreas adicionales de bosques a nivel global.

Para ilustrar lo que representa esta meta de carbono neutralidad, imaginemos que la fórmula para lograrlo sea el producto de una resta simple, donde las emisiones constituyan la variable  “A” y la absorción la variable “B”. Hoy en Chile, “A” es un número cercano a 112 millones de toneladas de CO2 emitido, mientras que la variable “B” es del orden de 66 millones de CO2 capturado, principalmente por los bosques.

Esto deja al país con un margen negativo de 45 millones de GEI al año, los que se acumulan contaminando nuestro territorio. Para que lleguemos a ser carbono 0 (cero), ambas variables deben lograr un balance total. Es decir, que las proyecciones de emisión se empaten con las proyecciones de captura, esta última producto de la fotosíntesis que realiza silenciosamente cada árbol diariamente.

Todos los bosques, productivos, nativos, de conservación y arbolado urbano, son sumideros de carbono. Gracias a ellos, tenemos la oportunidad de ser carbono neutrales. Esto, incluso, ha sido reconocido por la canciller alemana, Angela Merkel, quien le comentó a la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, que Chile tiene una gran capacidad de cumplir con este anhelo, debido a su potencial para tener energías renovables no convencionales, como la solar, del viento, el agua y la biomasa, y su enorme patrimonio silvícola. Como país, debemos valorar y aprovechar estas características.

El sector forestal –la Corporación Chilena de la Madera (Corma) y otros gremios representativos– están muy conscientes del rol que cumple en materia de mitigación. Hoy, somos responsables de la captura del 60% de los GEI emanados anualmente en el país, pero debemos proyectarnos para alcanzar el 100%. Por este motivo, tenemos un fuerte compromiso con el manejo sustentable de los bosques, sus aportes ecosistémicos y la innovación en los productos derivados de la madera y la fibra, utilizando su materialidad para crear productos amigables con el planeta.

Un ejemplo de lo anterior es la ropa. Casi el 63% de las prendas con las que nos vestimos son sintéticas y fabricadas a partir de derivados del petróleo. Al lavarlas, parte de estos agentes terminan en el agua. Por eso, el sector forestal ha estado innovando en el desarrollo de fibras textiles a partir de celulosa, un producto amigable con el medioambiente y que se producirá próximamente también en Chile.

Esta COP25 nos abre la oportunidad de que todos los actores nos involucremos y busquemos cómo detener los devastadores efectos de la emergencia climática. Necesitamos que el sector privado, la academia, las autoridades, las ONG y la ciudadanía seamos parte de la solución mediante un trabajo conjunto, coordinado y con foco en la innovación y el valor compartido. Los bosques son la parte más importante de la ecuación para la carbono neutralidad, pero necesitan que todos cooperemos con una mirada más sustentable.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV