miércoles, 29 de junio de 2022 Actualizado a las 21:11

La crisis argentina demuestra una vez más los límites de los controles de capitales

por 28 enero, 2014

La crisis argentina demuestra una vez más los límites de los controles de capitales
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando Argentina decidió la semana pasada aliviar el cepo cambiario, se convirtió en un nuevo mercado emergente en reconocer que los controles de capital suelen fallar en enmascarar defectos de una economía .

Argentina dejó que el peso cayera 15 por ciento después de que el banco central comenzó a escalar sus intervenciones en el mercado cambiario el 22 de enero. Las medidas gatillaron una subidas de precios de hasta un 30 por ciento en bienes de consumo, al mismo tiempo que las reservas internacionales caían a su menor nivel en siete años. El dólar blue subió la semana pasada a un récord de 12,75 pesos por dólar, mientras que el oficial se transa aproximadamente en 8.

"Los controles de capital señalan que un país está muy preocupado por la preservación de su tipo de cambio" dijo en una entrevista Steve Hanke, profesor de economía aplicada de Johns Hopkins University y asesor del gobierno argentino en la década de 1990. "Eso significa que hay cosas malas en la economía". Las restricciones generan el tráfico ilegal en la moneda local que crea 'precios mentirosos' en la economía, señaló.

Las restricciones a los flujos de capital, que van desde los impuestos que impuso Argentina a las vacaciones en el extranjero a los esfuerzos de Malasia de estabilizar el ringgit después de la crisis asiática de 1997, han tenido resultados mixtos en el fomento de la confianza de los inversionistas en la economía de un país. Restringir la salida de capitales pueden ser eficaz "si son lo suficientemente amplios para frenar un corrida repentina", según un informe elaborado por cuatro investigadores del Fondo Monetario Internacional publicado este mes.

¿Turquía sigue?

"Para el país promedio, un endurecimiento de las restricciones de flujo de salida es ineficaz, ya que las salidas netas aumentan como resultado de ello", escribieron Christian Saborowski, Sarah Sanya, Hans Weisfeld y Juan Yepez, los autores del informe del FMI .

En Turquía, la presión está aumentando para que el Banco Central eleve las tasas de interés o se enfrente a la perspectiva de una lira en picada y a una profunda caída de los bonos soberanos. La programación de una reunión extraordinaria con una declaración en la medianoche de ayer por el banco central, puede ser señal de que los responsables políticos tienen previsto aplicar controles de capital, dijo George Magnus, un alto asesor económico independiente a UBS.

"El momento extraño sugiere, para mí, algo que va a ser mucho más, ya que afectará el funcionamiento de los mercados, no sólo el costo de la financiación sensible al mercado", dijo Magnus por teléfono desde Londres ayer.

Experiencia Venezuela

En Venezuela, una década de control de cambios ha gatillado la inflación más alta del mundo entre las 114 economías seguidas por Bloomberg y escasez de productos de primera necesidad .

La tasa oficial de 6,3 bolívares por dólar se compara con la tasa de 75 bolívares en el mercado negro. Por lo tanto, los dólares oficiales son los activos más rentables del país, permitiendo que las personas que tienen acceso a ellos disfruten de un estilo de vida mucho más allá del alcance de un venezolano promedio.

"Los controles de capital para evitar la entrada excesiva han tenido un éxito limitado", dijo en un correo electrónico Ricardo Hausmann, ex ministro de Planificación de Venezuela, que ahora da clases de economía en la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts. "Controles de capital para evitar salidas de dividas con frecuencia posponen y amplifican en lugar de moderar la necesidad de ajuste".

Malasia éxito

El FMI, influenciado por el entonces Secretario del Tesoro Robert Rubin, de Estados Unidos, y su asesor, Lawrence Summers, comenzó a empujar a los países asiáticos a abrir sus mercados financieros y levantar los controles de capital a principios de 1990. Cuando empezó la crisis financiera a finales de 1997, el fondo aconsejó a la región reducir presupuestos y aumentar las tasas de interés para limitar la depreciación de la moneda .



El premio Nobel Joseph Stiglitz, entonces economista jefe del Banco Mundial, se opuso a las recomendaciones del FMI, presionando por los controles de capital para frenar la crisis.

Los esfuerzos de Fernández

Desde su reelección en 2011, cuando la fuga de capitales casi se duplicó a US$ 21.500 millones, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner ha intentado todo lo posible para mantener el dinero en el país. Kirchner ha implementado más de 30 medidas, entre ellas el bloqueo de la mayoría de las compras de moneda extranjera, gravar las compras en línea, prohibir que las filiales de las empresas extranjeras remitan dividendos, y la restricción de las importaciones.

En medio de una inflación anual de más del 28 por ciento, los controles de Cristina Kirchner no han logrado frenar la salida de dinero a través de la ampliación del déficit de turismo de la nación, la profundización de la caída de las reservas para el pagos de su deuda y las crecientes importaciones de energía.

"Muy peligroso"

El ministro de economía de Argentina, Axel Kicillof, dijo el domingo que el peso ha llegado a un "nivel aceptable ", una señal de que el banco central puede seguir gastando las reservas para mantener el tipo de control. El banco vendió $ 380 millones en el mercado cambiario oficial para defender el precio del peso, dejando caer las reservas de $ 29.1 mil millones.

El gobierno también redujo algunos de los controles de divisas en vigor desde julio de 2012, que autoriza las compras de divisas para las personas que ganan un salario mensual de al menos 7.200 pesos (899 dólares). Las personas que califiquen, menos de 20 por ciento de la población, pueden comprar hasta un 20 por ciento de su salario mensual promedio, hasta $ 2.000 por mes .

"El problema que veo en el más largo plazo para el control de capitales para las salidas, es que interfiere con la inversión extranjera directa, porque la inversión extranjera quiere sacar el dinero del país", dijo, en una entrevista telefónica desde Nueva York, Guillermo Calvo, economista de la Universidad de Columbia en Nueva York, que fue el economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo durante cinco años, hasta 2006. "Si un país desarrolla esa reputación, puede ser muy negativo para la IED. Eso es muy peligroso".

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV