viernes, 22 de noviembre de 2019 Actualizado a las 10:47

Análisis: El oro en alza por Ucrania, pero el crudo y el cobre bajan por preocupaciones en China

por 21 marzo, 2014

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las materias primas sufrieron la primera reversión en seis semanas, cuando las preocupaciones sobre el crecimiento económico de China y el aumento de las reservas de crudo trajeron amargura a estos sectores clave. La crisis en Ucrania mantuvo a los metales preciosos y a su vez creaba demanda de divisas seguras como el franco suizo y el yen. Esta aversión al riesgo emergente sacó la atención de los datos económicos de los Estados Unidos mejores de lo esperado y resultó en el aumento de los bonos a costas de las acciones.

El sector de la agricultura registró su primera pérdida semanal en siete materias primas clave de toma de ganancias, tales como la soja, el maíz y la azúcar. La soja se encontró con una liquidación larga de los traders y hedge funds luego de que China, el comprador más grande a nivel mundial de las naciones exportadoras, tal como los EE.UU. y Brasil, cancelara algunos envíos debido a la baja demanda interna.

Por otro lado, el trigo terminó siendo el mejor de la semana al igual que el café, ante preocupaciones continuas sobre que la producción de Ucrania y Crimea podría sufrir durante la temporada que se viene a raíz de las crisis actuales.

El cobre llega al mínimo de 44 meses por el panorama de China

Los metales industriales, a excepción del níquel que alcanzó el máximo de un año, vieron las pérdidas más importantes en la última semana, dado que, por la capacidad de China de mantener su rol de conductor de una mayor demanda, ha sido cuestionada. Los datos de operaciones de febrero, que mostraron una pronunciada caída en las importaciones de las materias primas clave, tales como el cobre, el mineral ferroso y el crudo, llevó a una derrota en el mercado de los metales industriales con una baja del 6 % en el índice de metales de la Bolsa de Metales de Londres durante la semana.

El cobre estuvo cayendo durante las últimas cuatro semanas, pero la liquidación de la última semana ha sido particularmente agresiva, con el metal alcanzando el mínimo de 44 meses, mientras seguía avanzando hacia la pérdida semanal más importante desde el último mes de abril.

Los inventarios de cobre en depósitos en China están actualmente en niveles que no se han visto desde los máximos históricos de finales de 2012. Una porción significativa, aunque no revelada, del metal rojizo de China se utilizó como colateral para pedir prestados dólares a un tipo de cambio bajo. Después, las ganancias se convirtieron a renminbi de alto rendimiento, prestado en el sector bancario referencial o simplemente usado como colateral para obtener financiamiento. El reciente debilitamiento sorpresa del renminbi y un default de los bonos causó preocupaciones sobre las posibles pérdidas en estas operaciones y este es el conductor detrás de la debilidad actual, y los traders temen que finalmente la cancelación de algunas de estas operaciones pudiera liberar cobre no deseado a un mercado que ya tiene exceso de oferta.

El crudo recibe un golpe del aumento de los inventarios de los EE.UU.

El panorama a corto plazo para el crudo WTI continuó deteriorándose desde el pico de Ucrania el 3 de marzo. La caída de las importaciones de petróleo de China en febrero, combinada con el aumento de los niveles de inventario, dejó un posición larga neta de los hedge funds récord expuesta a una corrección. La ruptura técnica por debajo de la media móvil de 200 días en los contratos de futuros próximos a vencer en 100 dólares el barril, desencadenó una debilidad adicional que ahora podría llevar a la creación de un nuevo rango por debajo de los 100 dólares, con apoyo en 96,50 dólares el barril.

El informe semanal de inventarios de los Estados Unidos mostró el séptimo aumento semanal consecutivo en los inventarios de crudo (6,2 millones de barriles), considerablemente más de lo que el mercado esperaba. El aumento fue conducido por una demanda reducida por parte de las refinerías mientras salen de la producción de invierno y comienzan la etapa de mantenimiento y el cambio a la producción de gasolina.

Agregar presión a la baja fue una sorpresa por parte del Departamento de Energía de los EE.UU., que planeaba liberar la modesta suma de 5 millones de barriles de crudo en abril de sus reservas estratégicas para poder evaluar el sistema de distribución. El momento del anuncio generó dudas, dada la ruptura de las relaciones entre Rusia, que necesita un alto precio del crudo, y Estados Unidos por Crimea y Ucrania.

Mientras las dificultades de suministro continúan sacando petróleo del mercado, saltó la producción en todos los demás lugares. Principalmente en Irak que, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, vio un aumento en la producción de febrero al máximo nivel en 30 años. Mientras tanto, al aliviar las sanciones contra Irán, su producción aumentó al máximo de un año. Estos acontecimientos, junto con el aumento continuo en la producción de los Estados Unidos y Canadá, deberían asegurar un mercado mundial bien abastecido durante los próximos meses, pero, por ahora, las dificultades en los demás lugares y las preocupaciones geopolíticas mantienen el precio relativamente bien apoyado.

El impulso positivo lleva al oro al próximo nivel

Mientras otras materias primas arrojaron señales de estar perdiendo el impulso, el oro continúa con viento a favor. Los traders buscan alternativas de inversión en este tiempo de incertidumbre, especialmente la crisis en Ucrania y Crimea. La combinación de un dólar más débil y la caída en las acciones y los menores rendimientos de los bonos favorecieron a aquellos que se mantienen con una postura optimista. Una vez que se quitó la resistencia en 1.355 dólares la onza, el oro rápidamente fluctuó hacia la próxima zona de resistencia en 1.383. Aquellos que ya compraron oro no encuentran razones para partir con posiciones rentables a esta altura, a menos que haya un cambio en el sentimiento que resulte en una reducción por debajo de los 1.355 dólares la onza. Por ahora, la tendencia alcista se mantiene intacta y, más allá de los 1.383 dólares, aguarda el siguiente escalón psicológico en 1.400.

Los inversores en productos negociados en bolsa, respaldados por el oro físico, aumentaron sus posesiones por tercera semana consecutiva, mientras que los inversores tácticos en futuros, tales como hedge funds, el 4 de marzo tenían apuestas optimistas de casi 12 millones de onzas, la mayor desde diciembre de 2012. La plata se las arregló para mantenerse con las ganancias del oro, a pesar del viento en contra provocado por las preocupaciones acerca de que una batalla por las sanciones entre Rusia y los Estados Unidos podría generar un tropiezo en la economía mundial y dañar la demanda de metales industriales, incluida la plata.

Ole S. Hansen
Analista Senior de Materias Primas, Saxo Bank

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV