domingo, 26 de mayo de 2019 Actualizado a las 06:19

Análisis: Las materias primas encuentran soporte por el clima y Ucrania

por 2 mayo, 2014

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los continuos ruidos de guerra que hay en Ucrania siguen siendo el conductor clave de las materias primas como el petróleo, el oro y el trigo, mientras que las preocupaciones climáticas siguen manteniendo al sector agrícola.

El índice de materias primas DJ-UBS se acerca a una quinta semana consecutiva de ganancias y ya ha llegado a su máximo nivel en 13 meses. Nuevamente, los rendimientos positivos fueron conducidos por las ganancias en la agricultura, donde se destacaron el café, el azúcar y el maíz. La constante recuperación de los metales industriales también contribuyó, como en el caso del cobre, que alcanzó el máximo de 10 meses, mientras que el níquel, ahora un tercio más alto que en diciembre, subió en once de las últimas doce semanas.

El sector energético ha tenido pequeñas pérdidas, y las caídas en el crudo WTI y el gas natural fueron mayores a las ganancias en el Brent y la gasolina. Los inventarios de crudo de los Estados Unidos alcanzaron un nuevo máximo récord, mientras que el Brent encontró soporte por las tensiones entre Rusia y Ucrania y las demoras en retomar las exportaciones de Libia. Los metales preciosos tuvieron comportamientos mezclados tras una semana de altibajos, pero que, en términos generales, lograron estabilizarse mientras se recuperaban de una importante ronda de venta técnica el jueves, que golpeó principalmente a la plata.

Los futuros de los dos tipos de café llegaron de nuevo a sus máximos, dado que la sequía en Brasil continúa desencadenando rebajas en los pronósticos de producción del café Arabica en esta temporada, más el esperado déficit en la oferta mundial durante los próximos dos años. El café Robusta, producido principalmente en Vietnam, podría ver en las próximas temporadas un impacto negativo en la producción ante la posibilidad de que el fenómeno climático El Niño se desencadene más adelante. El azúcar también tuvo rendimientos positivos, y la tormenta El Niño podría perjudicar la producción tanto en Asia del Sur con poca lluvia durante la temporada de monzones, y en América del Sur, donde el problema sería demasiadas lluvias.

El cobre HG alcanzó el máximo de 7 semanas en 310 centavos la libra ante la posible reducción en China y el aumento de la demanda tanto en los Estados Unidos como en el gigante asiático, los consumidores más importantes del mundo, mientras que las reservas controladas por las bolsas mundiales en Londres, Nueva York y Shanghái cayeron a su mínimo desde 2009. Actualmente, el cobre es la única de las 24 materias primas en la que los hedge funds mantienen posiciones cortas netas, y las noticias de soporte ayudaron a desencadenar más coberturas cortas. El potencial alcista de los contratos de futuros de mayo por las continuadas coberturas cortas puede ser limitado por encima de los 314,5 centavos la libra, mientras que el soporte está ahora anclado en los 308 centavos la libra.


El oro tampoco ha tenido demasiadas razones para alegrarse, a pesar de que el pronunciado rebote de 32 dólares (24 de abril) fue una señal clara de que, pese a que las posiciones largas se están reduciendo, el tema Rusia-Ucrania debería impedir que muchos abran posiciones agresivamente cortas en el momento. La plata cayó por debajo del soporte en línea de tendencia en 19,30, y aniquiló todas las ganancias del año, pero el fuerte interés de compra resultó en una fuerte recuperación y el ratio respecto al oro se contrajo después de reventar en 67, el nivel de la plata más barato desde agosto de 2013.

Los mejores datos de Estados Unidos, el dólar más débil y los menores rendimientos de los bonos no evitaron que continuara el flujo de productos negociados en bolsa, mientras que los hedge funds redujeron sus posiciones largas netas por tercera semana (15 de abril). Por ahora, el mercado parece estar dentro del rango y el riesgo de una intensificación de la situación en Ucrania sigue siendo el factor de soporte más importante. También vemos un posible impacto negativo del centro de atención a la economía estadounidense, sumado a las preocupaciones de que la debilidad del yuan pueda desencadenar una oferta adicional si se liberaran acuerdos financieros donde se utilizó oro como colateral.

Un informe del Consejo Mundial del Oro (WGC) publicado antes de Pascuas había pronosticado que, en 2014, la demanda de oro de China probablemente se mantenga sin cambios, después de la subida repentina en el año pasado. Es aún más preocupante para los oportunistas que dependen de la demanda de China para compensar la reducida demanda por parte de los inversores institucionales mundiales, donde el Consejo estima que más de 1.000 toneladas de oro pueden haberse invertido en acuerdos financieros dentro del sector bancario chino. Recientemente, el gobierno chino permitió el debilitamiento de su moneda y algunos creen que es una forma de reinar en estas prácticas que se prestan para ser deshonestas, donde los recursos naturales, como el oro y el cobre, se utilizan como colateral para garantizar préstamos de dólares offshore, que después se convierten en yuan y se invierten internamente. Cuando el yuan cae, el costo de estos préstamos de dólares aumenta, lo que aumenta la especulación sobre la liquidación de acuerdos y la venta de los activos subyacentes.


La prima de riesgo geopolítico de entre 5 y 10 dólares continúa apoyando a los futuros de crudo, y esto está dejando a los hedge funds, que una vez más tienen posiciones cortas netas en contratos de futuros del WTI casi récord, con poco interés de reducir la exposición en este momento. La subida repentina de los inventarios del crudo de los EE.UU. a un máximo récord dejó el precio del WTI con rendimientos inferiores al Brent, que encontró soporte en las tensiones en Ucrania y la imposibilidad de reapertura de los puertos de Libia para enviar el crudo. Por lo tanto, la prima del Brent sobre el WTI alcanzó los 8,5 dólares el barril, tras haber llegado a los 3,25 hace dos semanas. Hasta ahora, ambos tipos de petróleo encuentran buen soporte en la incertidumbre sobre el futuro en Ucrania. Vemos un comportamiento continuo en el rango en el corto plazo, con el Brent estancado entre los 108 y 112 dólares el barril, y el WTI entre los 100 y 104 dólares el barril.

Los inventarios de crudo de Estados Unidos subieron a un récord de 397,6 millones de barriles, el máximo nivel desde 1982. La mejorada infraestructura del oleoducto desde las regiones productoras de petróleo de esquistos bituminosos dentro de los EE.UU. al Golfo de México desencadenó una subida en los inventarios hasta el récord de 209,6 millones de barriles. A pesar de que esta región es el punto de almacenamiento de las refinerías más importante del mundo, el continuo flujo conlleva el riesgo de agobiar los centros de almacenamiento y, en un futuro, esto podría conducir a la reducción de los flujos desde Cushing (el masivo punto de almacenamiento y entrega del WTI), o bien forzar la reducción de las importaciones, que con los 7,8 millones de barriles por día está cerca de su media móvil de 52 días. Cualquiera de los dos casos sería perjudicial para el precio del crudo que, a menos que la situación en Ucrania se reavive, dejan a los precios expuestos a una acción más débil en este trimestre.

Por Ole S. Hansen, Analista Senior de Materias Primas de Saxo Bank

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV