viernes, 9 de diciembre de 2022 Actualizado a las 17:09

PAÍS

Carmen Hertz: “No creo que toda la élite económica apoye a Kast porque saben lo que eso significaría para los negocios”

por 5 noviembre, 2021

Carmen Hertz: “No creo que toda la élite económica apoye a Kast porque saben lo que eso significaría para los negocios”
La diputada y abogada de DDHH participó en el último capítulo del programa “Desde la Academia” donde se refirió a la situación de los/as presos/as de la revuelta social enfrentados/as a “una cultura de la impunidad” que Chile arrastra desde la dictadura y sus proyecciones sobre el proceso constituyente.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La abogada de Derechos Humanos y diputada PC, Carmen Hertz, fue la más reciente convocada a “Desde la Academia”, espacio de conversación realizado por la Universidad Academia de Humanismo Cristiano en alianza con El Mostrador. La parlamentaria, quien es una de las más activas partidarias del proyecto de Ley de Indulto General para las personas detenidas durante la revuelta social, dialogó con un panel de docentes de la Academia sobre justicia transicional, lo que llamó “una cultura de la impunidad” que Chile arrastra desde la dictadura y sus proyecciones sobre el proceso constituyente.

Desde la contingencia, el trabajo político y su propia biografía, Hertz se refirió a la deuda social y moral que se tiene a nivel institucional con los y las detenidos/as en las movilizaciones a partir del 18-O y cómo esta cultura de la impunidad social vincula al preso político de la dictadura y al del Chile actual. “Desde siempre el enemigo de los poderes fácticos ha sido el mundo popular. En la dictadura de Pinochet lo eran quienes llevaron a la presidencia a Salvador Allende, y desde entonces se ha criminalizado a esta definición de “el pueblo”, señala la diputada en una retrospectiva de la violencia de Estado que persiste en destruir el tejido social. “Chile se ha convertido en un reducto del terror”, agregó.

Abordó también la búsqueda de una justicia transicional, en el sentido de un diálogo entre el contexto sociopolítico y las definiciones del poder judicial sobre verdad y justicia. Huella que dejó en el camino el trabajo de muchos/as activistas por los derechos humanos del último medio siglo, asegura. Un camino recorrido por Hertz y otros/as en el que se interpusieron miles de recursos de amparo, querellas y denuncias de presuntas desgracias golpeando puertas que “sabíamos que no se iban a abrir; pero que a la larga sentaron un precedente para la detención de Pinochet en Londres”, recordó.

Carmen Hertz reconoció que nunca hubo una contención social para quienes dieron esa lucha. Tanto activistas como presos políticos, que eran sancionados socialmente en democracia y debían ocultar parte de su historia para poder tener un trabajo o sobrevivir, señala. “Se ha generado una distorsión de la memoria en la que no se obtuvo verdad social, se obtuvo una justicia en la medida de lo posible, no ha existido reparación en términos de reivindicación de una lucha política ni nada. Así es imposible construir una memoria colectiva o entregar garantías de no repetición de estas atrocidades. Por eso creo que la impunidad de la dictadura de ayer se conecta directamente con la impunidad de hoy”, dijo.

Una estrategia del terror

Hertz también se refirió a la dificultad que existe para explicar a las personas por qué los presos y presas de la revuelta tienen derecho a un indulto y afirmó que el papel de los medios hegemónicos respecto al tema ha sido "feroz". “Se plantean cuestiones qué son muy elementales, por ejemplo, ¿son presos políticos? Entonces sale todo un coro diciendo que estos no son presos políticos porque presos políticos son solo los presos de conciencia. Cuando el Estado ejerce una acción punitiva con claro sesgo político está por supuesto tomando de rehén a personas que son presos políticos, qué es el caso que nos ocurre con los presos de la revuelta”.

Respecto al trabajo para redactar una nueva carta magna se mostró optimista pese a la “campaña demoledora” que ha debido afrontar la convención constitucional, y afirmó que entre los cambios prioritarios que Chile tiene por delante se encuentran establecer “una soberanía real de los recursos naturales, que no es solo pagar dos puntos más de royalty de las transnacionales” y terminar el abuso de lo qué significa el ahorro forzoso. “Vamos a suscribir un pacto social. La convención es mi esperanza, es lo que nos da el marco”.

En materia presidencial y las próximas elecciones, la parlamentaria advirtió sobre lo que llamó una estrategia del terror para inflar a Kast en las encuestas. “Es una operación política para instalarlo como una certeza. Para mí, Kast es un neofascismo y su programa, algo pavoroso”, en cuanto a sus propuestas en puntos como la seguridad ciudadana y el trato a los migrantes. Relacionó esa popularidad con el surgimiento de otros candidatos populistas de derecha como Donald Trump y Jair Bolsonaro, un fenómeno global aunque con características distintas según cada país.

Perfilando a la derecha chilena, aseguró que esta no ha tenido necesidad de democratizarse y que “Kast pone al descubierto lo que la derecha chilena realmente piensa en general. No creo que toda la élite económica apoye a Kast, porque saben lo que eso significaría para los negocios”, dijo la diputada PC.



En este episodio, la producción académica contó con un panel de docentes formado por la psicóloga y decana de la Facultad de Ciencias Sociales, Gabriela González; la coordinadora de la Cátedra Unesco de DDHH, Isabel Plaza; el doctor en Sociología, Alejandro Tsukame y el rector de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano (UAHC), Álvaro Ramis.

Revisa el capítulo completo de Desde la Academia con Carmen Hertz a continuación:

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Memoria

Envíada por Freddy Sánchez Ibarra | 8 diciembre, 2022

Cartas al Director

Noticias del día

TV