martes, 23 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:29

Autor Imagen

La "Fortaleza Ética" de Hinzpeter

por 2 octubre, 2013

¿Qué le sucedió a Sebastián Piñera entre 1988 y 1989? ¿Sufrió un desfallecimiento ético y se corrompió transitoriamente, trabajando por el triunfo del candidato del Gobierno Militar? ¿Y por quién votaba entonces Hinzpeter? ¿Por Aylwin, o no fue capaz de salvaguardar su "ética" y volvió a votar en 1989 junto con las fuerzas que la tienen debilitada?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El Ministro de Defensa parece creer que por haber comprado él, íntegro, el balurdo histórico-político de la Nueva Mayoría y haber sucumbido en el torrente de falsificaciones propagandísticas que se ha volcado sobre la opinión pública chilena en los 40 años del Pronunciamiento, su persona ha adquirido una estatura moral superior, así que endosa el calificativo de "debilidad ética" a los que todavía no nos hemos cambiado de bando en el grado en que lo ha hecho él.

Recordemos que su enfermedad no es nueva. Ya durante la campaña presidencial de 2009 había anunciado ("Qué Pasa") la victoriosa estrategia de "abrazar las banderas de la Concertación", tránsito hacia el otro lado que simbolizó gráficamente con sus satisfechas fotografías posteriores bajo el retrato de Allende, que conservó decidoramente en sus oficinas de Interior.

Digno seguidor de su jefe actual y de años, ahora ya está plenamente incorporado a las huestes del "No", y aprovecha la coyuntura de haber defraudado a los militares procesados, a los cuales se había prometido debido proceso, adecuada aplicación de tratados internacionales, aceleración de los juicios y vigencia de la prescripción, para cubrirlos de vituperios tales como "asesinos y violadores de derechos humanos", añadiendo así la injuria al daño de haberlos trasladado a un penal peor, lejano de los centros hospitalarios a que deben ir los presos políticos más ancianos y próximo al hacinamiento. ¡Qué ético ha sido todo esto! ¡Qué poco éticos somos los que lo criticamos!

Pero la ética de Hinzpeter tiene algunas peculiaridades, pues no tuvo reparos en ser generalísimo de un candidato presidencial que compraba acciones de LAN con información privilegiada. ¿Renunció Hinzpeter al comando por "ética" cuando eso se descubrió? Ni soñarlo. Pero eso quedó todo convenientemente olvidado. No hubo "derechazo". ¿O a lo mejor hay debilidad ética real?

Y luego resulta ahora que en su recurso de protección contra la resolución de cambiar a los presos políticos militares a un penal más riguroso, uno de éstos, el general(r) Manuel Contreras, ha recordado que prestó refugio durante un mes al entonces (1982) prófugo de la justicia por quiebra fraudulenta de un banco, Sebastián Piñera; y que el mismo general (r) hizo desaparecer las evidencias que incriminaban a aquél. De ser todo ello cierto, como lo afirma el ex oficial condenado ¿en qué quedaría la exigente "ética" de Hinzpeter? ¿No experimentará ni el más ligero detrimento al haber apoyado a un candidato con esos antecedentes?

Y ahora resulta que correligionarios suyos parecen recordar que el propio Hinzpeter fue un votante del "Sí" en 1988. ¿Qué sucedía con su "ética" por esos años? A todo esto, su actual jefe, que ha proclamado a los cuatro vientos haber votado "No" en aquella oportunidad; y que no se pondrá a la cabeza de la celebración de los 25 años del triunfo de dicha alternativa sólo porque tiene un viaje al exterior que no podía retrasar, resultó que en esa oportunidad, hace 25 años, ese mismo prohombre del "No" muy pronto transitó hacia el "Sí", pues fue generalísimo de la campaña del candidato de esas fuerzas en 1989, Hernán Büchi. ¿Qué le sucedió a Sebastián Piñera entre 1988 y 1989? ¿Sufrió un desfallecimiento ético y se corrompió transitoriamente, trabajando por el triunfo del candidato del Gobierno Militar? ¿Y por quién votaba entonces Hinzpeter? ¿Por Aylwin, o no fue capaz de salvaguardar su "ética" y volvió a votar en 1989 junto con las fuerzas que la tienen debilitada?

Parece que la "fortaleza ética" de que se cree exponente este nuevo Catón de nuestro tiempo exige un grado de consecuencia (o de mala memoria) que él no ha logrado alcanzar.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV