miércoles, 25 de noviembre de 2020 Actualizado a las 20:11

Autor Imagen

Gabinete MB ex post Ollas

por 31 enero, 2014

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Lo bueno de nombrar a los/as ministros/as y su séquito correspondiente ANTES de las venerables vacaciones chilenas en Febrero, es que se calman las filas y nos ahorramos sendas de mensajes por la prensa de los ansiosos postulantes de siempre. Thanks, MB!

Ahora bien, la lista de los/as nombrados/as que tomarán sus puestos el 11 de marzo de 2014 da para varios posteos pero ya que se destapó la primera olla con esto de designar a Claudia Peirano en la subsecretaria del Ministerio de Educación, partamos por lo más simple:

La Peirano está forrada. Así es. Peirano es como la chica símbolo de lo que entrega a la chequera el negocio de la educación en Chile. Algo que los/as mismos/as estudiantes de Chile saben bien. Es que son los/as que le paran la olla a gente como la Peirano.

Qué Peirano sea ex pareja de un tal Oliva (otro empresario educacional) o que éste sea actual pareja de otra (etc), no viene al caso (más allá de la clásica inevitabilidad de cómo se organizan los gobiernos en Chile).

Peirano le gusta y usufructa del lucro educacional. Punto. Y su postura ideológica conduce -en cuanto a futura contraparte de los/as estudiantes en las negociaciones que se vienen si o si (otra inevitabilidad...)- a la gran confusión.

La cosa está confusa porque con un simple búsqueda en el internets, Peirano aparece como la estandarte del lucro y contradice el mismo programa y, se supone, intención y voluntad de Bachelet (que tampoco está ni tan desplegado o explicado en su programa pero se entiende).

Una confusión que en sí era evitable lo cual nos lleva a por qué Peirano fue la elegida y no otro/a.

Resulta que -según se dice y se comenta- la DC (y en este caso la Marianita Aylwin Inc., gran amiga de este blog) presionó para instalar a Peirano en vez de (como también se dice y se comenta) un tal comunista Barraza.

Tiene sentido. La Concertación se ha destacado por ser una suerte de feria de la flora y fauna chilena donde los partidos ponen sus fichas en cada gobierno. Y como los/as estudiantes ya le doblaron la manito al Piñera y su pseudoderecha, y hay que defender el negocio, la DC puso su alfil.

El problema es que ahora, y con esta EVIDENTE incongruencia ideológica, el nombramiento de Peirano pone a Bachelet en aprietos. Y eso que su nuevo y abstracto gabinete ni lleva 24 horas en rodaje.

Peirano puede decir que mejor se resta de recibir un sueldo fiscal y seguirá en su negocio educacional, o Bachelet deberá publicamente pedir que no asuma puesto alguno. Gran dramón interno.

Siendo que la Peirano es chica lista, sabrá que es hora de retirarse.

En todo caso, queda la gran incognita: ¿cómo es posible que Bachelet no supiera quién es Peirano y cómo su équipo no le avisó? Y, ¿hay más Peirano style en otros Ministerios??? O peor, ¿Bachelet sabía y aún así la nombra? ¿WHYYYY?

Sea como fuere, el resultado es el mismo. Ya empezamos con el despelote a solo siete semanas de asumir el gobierno.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV