jueves, 12 de diciembre de 2019 Actualizado a las 04:43

Autor Imagen

La policía versus la CAM: Un conflicto con poca “inteligencia”

por 12 febrero, 2018

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El País entero está atónico con lo develado en las últimas semanas y que ha tenido como protagonistas, nada más ni nada menos que, a la joven e impetuosa Fiscalía y a la noble pero desgastada Policía uniformada.

Más allá de los resultados administrativos, judiciales y políticos con que culmine esta novela - digna de un guion de John Le Carré, Frederick Forsyth o Graham Green - resulta sorprendente lo que deja como interrogantes no discutidas por la prensa y/o actores políticos. Por ejemplo: ¿Cómo es posible que después de décadas de conflictos sociopolíticos en la Región de la Araucanía y parte del Bío–Bío, recién a fines del año 2017 se comprueba que la Policía uniformada emplea estrategias de inteligencia intrusivas de fuentes cerradas con el fin de recabar pruebas e inculpar a personas concretas que han estado tras los numerosos ataques incendiaros? ¿Cómo es posible que la Policía uniformada contrate recién el año 2017 a un supuesto hacker para cumplir labores ultra sensibles y éste a pocas horas publica en su Facebook que está cumpliendo funciones en dicha Unidad de Inteligencia? ¿Cómo es posible que la Policía uniformada acuda a expertos locales (sin desmerecer las capacidades) teniendo a disposición sistemas de inteligencia mundiales de alto prestigio, como el Mossad de Israel, la CIA de Estados Unidos o el CNI de España? ¿Y si el Hacker tiene razón? ¿En qué pie queda el Ministerio Público? ¿Se le pedirá la renuncia a los Fiscales involucrados, incluido el Fiscal Nacional? ¿Y los políticos de la zona? Senadores, Diputados, Intendente y Gobernadores han quedado enmudecidos y paralizados, seguramente porque el cálculo político aún no les renta.

 Hasta ahora en este conflicto todos han perdido. El Ministerio Público ha perdido su razón de existencia, pues su rol de persecutor penal no ha tenido resultados. La Policía uniformada ha perdido su principal activo, el prestigio. Los Mapuche inculpados, a la luz de los antecedentes, han perdido injustamente su libertad. Ha perdido el Gobierno, ya que no demostró el control que este debe tener sobre asuntos de inteligencia relevantes. Y las familias afectadas por los ataques incendiarios, han perdido todo.

Hasta ahora en este conflicto todos han perdido. El Ministerio Público ha perdido su razón de existencia, pues su rol de persecutor penal no ha tenido resultados. La Policía uniformada ha perdido su principal activo, el prestigio. Los Mapuche inculpados, a la luz de los antecedentes, han perdido injustamente su libertad. Ha perdido el Gobierno, ya que no demostró el control que este debe tener sobre asuntos de inteligencia relevantes. Y las familias afectadas por los ataques incendiarios, han perdido todo.

Por último, señalar que debemos estar agradecidos de no vivir en un País con terrorismo o con amenazas extranjeras. De ser así, no me explico cómo nuestro sistema de inteligencia podría hacer frente.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV