domingo, 24 de octubre de 2021 Actualizado a las 16:46

El vocero impensado y una corte pública

por Claudio Ramírez 30 abril, 2021

El vocero impensado y una corte pública
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Señor Director: 

“Lo que revisará el tribunal no es de dónde viene la ley, sino cómo se ayuda a la ciudadanía", fue una de las primeras arremetidas, en una de las tantas vocerías, realizadas, este martes, por Iván Aróstica, ex presidente del Tribunal Constitucional (TC) y ministro del organismo.

A muchos, les llamó la atención el excesivo protagonismo de Aróstica, con enlaces en vivo a matinales, puntos de prensa y demases, pero no cabe duda de que sus alocuciones no tenían otro fin que sensibilizar, y poner presión, a diversos actores, entre ellos a los demás miembros del mismo Tribunal. En comunicación de litigios, y comunicación de crisis, se habla frecuentemente de que muchos juicios se definen primero en “la corte pública” (opinión pública) y luego en los juzgados, pues los jueces, y ministros, también son ciudadanos, padres, tíos, etc, viéndose expuestos, afectados, por las mismas preocupaciones que todo el mundo, y tienen presiones, no sólo políticas, sino familiares y valóricas, generadas por su propio entorno. Por ello, fallan a conciencia pero también con las consideraciones propias de lo público.

En este caso, no hay que ser experto en comunicaciones para entender que el resultado de las acciones emprendidas por Aróstica tuvo un desenlace más que exitoso, pues el tema se definió en la corte pública y el resultado del Tribunal Constitucional se fue haciendo, tras sus mediáticas alocuciones, cada vez más predecibles.

Resulta increíble lo frágil que es la memoria, pues no fue hace mucho tiempo, diciembre de 2018, cuando el propio Aróstica era agredido por manifestantes que se encontraban afuera del Tribunal Constitucional, donde se realizaba la primera jornada de alegatos por la reforma al sistema de libertades condicionales.

Hoy, es el mismo Aróstica, sólo que en un rol distinto, no recibiendo los golpes, sino que dándolos, potentes y letales. Un vocero impensado, un convidado de piedra, que logró sensibilizar, e influir, sobre un posible fallo, posicionándolo en la corte pública, adelantando lo que sería un nueva y profunda estocada para el actual Gobierno.

Claudio Ramírez, socio de Consiglieri

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV