domingo, 5 de julio de 2020 Actualizado a las 06:06

Opinión

Autor Imagen

Santiago visto por un migrante de talento: Paulo Freire en Chile

por 27 abril, 2019

Santiago visto por un migrante de talento: Paulo Freire en Chile
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A Santiago lo globalizó la política y más específicamente la política democrática. Si la prensa es indicativa del interés mundial, la campaña presidencial de 1964 se convirtió en una experiencia hipnótica cuya atención desbordó con mucho el ámbito regional. Cables y reportajes especiales ratifican su importancia hemisférica y permiten encuadrar el intervencionismo que despertó un comicio tenido por decisivo.

El triunfo reformista del ´64 tuvo un cariz revolucionario y Santiago, como plaza electoral mayoritaria, fue una arena afectada por la movilización electoral. Pasión, ilusión y emoción se filtran en las fotografías y películas que rememoran una campaña apasionada en la palabras y casi contenciosa en los gestos.

Aunque la abultada militancia democratacristiana se autorepresentaba misional, las mayorías fueron menos disciplinadas cuando se conoció la noticia de la mayoría absoluta. El festejo del triunfo, para no ir más lejos, fue lo suficientemente masivo, popular y dilatado como para que un observador interesado como Paulo Freire hablara, por abajo, de euforia. Recién llegado de una Bolivia altiplánica, el educador brasileño se oxigenó con la algarabía callejera.

Por arriba, Frei, artesano privilegiado de la excepcionalidad chilena, le otorgó a su victoria un carácter refundacional. La sociedad, el territorio y el propio Estado, prometió educadamente, vivirían un cambio substancial y en la mutación, nuevas entidades adquirirían relevancia. Freire, precisamente, anidó laboralmente en una red de organizaciones estatales y para-estatales de nombres extensos y siglas enigmáticas. Su desempeño, lábil a la influencia de organismos internacionales y eclesiales avecindados en la ciudad, es recordado por diferenciarse de la figura ejemplarizadora del especialista. Perceptivo y receptivo, su preferencia por la inteligencia colectiva y la co-creación resuenan fuerte en la misma ciudad que, medio siglo después, busca convertirse en plaza fuerte para la innovación.

Tal y como lo recuerda otro artìfice del ecosistema reformista, Freire no fue el único brasileño que vio en Santiago una oportunidad de crecimiento intelectual, pero también profesional. A su cometido, es necesario agregar el de tantos otros migrantes de talento que fundaron librerías con la misma facilidad que hacían brillantes clases universitarias. En el caso de Freire, sin olvidar las antipatías conservadoras e incomprensiones radicales que su reflexión provocó, la ciudad subdesarrollada fue un estímulo y un acicate. Y sus ideas y su pasión, una combinación poco frecuente en estos tiempos descafeinados, resuenan para quien quiera escucharlos.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV