martes, 12 de noviembre de 2019 Actualizado a las 21:40

Opinión

Autor Imagen

Los funcionarios de Conicyt aún esperan los “tiempos mejores”

por 6 octubre, 2019

Los funcionarios de Conicyt aún esperan los “tiempos mejores”
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

¿Por qué el DFL que autoriza la planta de 58 cupos en la nueva Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, ANID, aplasta la voluntad del Parlamento y traiciona los acuerdos con los trabajadores de CONICYT? El 8 de agosto de 2017, la Dirección de Presupuesto, DIPRES, la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, CONICYT y sus funcionarios/as suscribieron, de buena fe, un “Protocolo de Acuerdo” mientras se tramitaba la Ley núm. 21.105 que creó el Ministerio de Ciencia. El acuerdo fue una iniciativa de las autoridades de la época y también fue una expresión de la “Política de diálogo y buenas relaciones laborales en el sector público”. En lo sustantivo, el Protocolo (incorporado en los artículos transitorios de la ley) señalaba que la nueva planta de la ANID tendría 146 cargos, provistos mediante concurso interno en el que sólo podían participar los funcionarios a contrata asimilados a las plantas respectivas y con una antigüedad de, al menos, cuatro años en CONICYT al 31 de diciembre de 2017. ¿Cuántos funcionarios cumplían con estos requisitos? Los mismos 146 del Protocolo. Cabe señalar que la ley consideró el requisito de 4 años al 31 de diciembre de 2017 para optar a los cargos de plantas y que este plazo es inferior al que determina el Estatuto Administrativo (cinco años). Debido a la costumbre, en la ley no se señaló de forma expresa los 146 cupos acordados en el Protocolo y solo se indicó los requisitos específicos para el ingreso y promoción de dichos cargos. Ello obedeció a la buena fe que imperó durante la tramitación de la nueva institucionalidad; principio que consta en la historia fidedigna de la ley y porque existía la convicción de que el acuerdo no sería desconocido. La historia, sin embargo, fue otra. Las autoridades del actual gobierno elaboraron un DFL que reduce las plantas de la ANID a 58 cupos. Una comparación de la planta consensuada vs la impuesta se grafica en la tabla siguiente:

Sorprendida, la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados despachó en agosto pasado dos oficios, uno a la Dirección de Presupuestos y otro a CONICYT, para que expliquen las razones jurídicas, técnicas y financieras que justificaron la eliminación de 88 cupos en las plantas de la Agencia; una decisión que contraviene de manera expresa la voluntad del legislador. La Contraloría ya tomó razón de este decreto el pasado 25 de septiembre. Para Aprocyt, no hay razones técnicas, jurídicas, presupuestarias o administrativas que justifiquen reducir la dotación de la futura Agencia; solo la triste consideración de un pobre y mezquino razonamiento ideológico que se escuda en un tema presupuestario que no es tal. Pasar a la planta a un funcionario no significa aumentarle el sueldo, sino que incorporarlo a la carrera funcionaria y darle estabilidad a su empleo. Hoy estamos examinando la vía jurisdiccional para conseguir restablecer la dignidad de los funcionarios y funcionarias que trabajan cotidianamente al servicio de la ciencia, la tecnología, el conocimiento y la innovación No nos daremos por vencidos, no bajaremos los brazos.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV