lunes, 3 de agosto de 2020 Actualizado a las 19:50

MERCADOS|OPINIÓN

Autor Imagen

¿Emprender o emplearse?

por 5 julio, 2020

¿Emprender o emplearse?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La crisis económica por la que estamos atravesando, ha disparado las cifras de desempleo.  Por obligación, muchos han tenido que abrirse a nuevos horizontes y otros tantos, aunque con trabajo “seguro”, están en búsqueda de algo nuevo. Pero ¿en búsqueda de qué?

Esa es la pregunta clave. Este escenario tan complejo en términos laborales, creo que nos abre una oportunidad única para tomar la decisión sobre emprender o emplearse. Quienes opten por el primer camino, deben hacer un profundo ejercicio de autoconocimiento, para lograr encontrar lo que les apasiona.

Puede sonar cliché, pero cuando uno hace algo con pasión trabajará como nadie más y lo disfrutará. Mucha gente confunde lo que le gusta con lo que le apasiona, pero son dos cosas muy distintas. Lo primero aburrirá tarde o temprano (como comer todos los días pastel de chocolate, por ejemplo). En cambio, lo que apasiona es lo que lleva a alguien a levantarse todos los días, con ganas, incluso antes de que suene el despertador. Entusiasma sin hastiar.

Pero ¿basta la pasión para tomar la decisión de emprender? Probablemente no. Y es que no es lo mismo emprender a los 30 años que a los 50. Ambos tienen las mismas posibilidades de éxito, no así las mismas responsabilidades individuales. Tener una familia a la que sostener y no lograr acceder a financiamiento de largo plazo, puede significar un riesgo demasiado alto para siquiera intentarlo.

Si una persona no está preparada para manejar esa frustración o no tiene la suficiente tolerancia al riesgo para aceptar anticipadamente que las probabilidades juegan en su contra, el mejor camino puede ser emplearse. El tema es dónde y a qué.

Lo cierto es que una gran compañía entrega herramientas de alto valor futuro, por lo que es muy recomendable pasar por esa experiencia alguna vez. A los emprendedores nos motiva generar cambios positivos en nuestros entornos y dar valor agregado a lo que hacemos, lo que va de la mano de la innovación. Si la empresa no provee de ese entorno flexible a una persona emprendedora por naturaleza, ella de desmotivará rápidamente al no sentirse desafiado en lo que hace.

Así las cosas, para que las empresas logren captar y retener este talento, es fundamental que se modernicen y aprendan a gestionarlo, entendiendo que pueden ganar mucho al tener emprendedores en sus filas. Las firmas más importantes del mundo los tienen por montones (se llaman intrapreneurs), pero saben que necesitan concederles espacios de creación y de construcción de visión.

Lo interesante es que a los innovadores no se necesita decirles que lo sean, hay que permitirles que lo sean. En Google, por ejemplo, el 20% del tiempo de trabajo se dedica a eso, a pensar en nuevas ideas. Es tiempo libre, administrado por los mismos empleados. Varios productos exitosos, como Google News o Street View, han sido fruto de estos procesos de creatividad, que no tienen asociado un caso de negocio ni presión por la rentabilidad de corto plazo.

En definitiva, una persona puede tomar ambos caminos; emprender o emplearse.  Creo que lo importante para decidir qué ruta tomar es identificar qué es lo que me hace único en el hacer; qué admira el resto de lo que hago. Un ejercicio puede ser preguntarles a diez personas cercanas y considerar los puntos comunes de las respuestas.  Es un buen punto de partida para descubrir dónde podemos crecer como profesionales y como personas.

 

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV