lunes, 19 de noviembre de 2018 Actualizado a las 11:48

Sólo hablará de integración de

Sergio Diez hace caso omiso a presiones internas para mesa unitaria

por 30 marzo, 2004

Mientras RN se encuentra abocada a solucionar su situación interna, el equipo negociador para las municipales de octubre anunció que ya acordó una fórmula para elegir a los candidatos, o más específicamente, las comunas para cada partido -léase RN o UDI-. El mecanismo varía muy poco del planteado durante las negociaciones previas entre ambas colectividades.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

¿Competencia o consenso? Esta es la disyuntiva a que se enfrenta Renovación Nacional, a pesar que desde el pasado martes 23 de marzo ya se encuentran dos listas inscritas, sobre las cuales debería definirse la militancia del partido, el 17 de abril. Si bien para algunos este hecho cierra el debate, para otros -especialmente parlamentarios- todavía hay espacio para concordar una directiva de consenso, evitando un duelo interno que pudiera exacerbar los ánimos ya bastante caldeados. La firmeza del ex senador Sergio Diez, en orden a que no bajará su candidatura, no parece contribuir a la "pacificación".



En este contexto, la reunión sostenida el domingo 28, entre Andrés Allamand y el ex timonel de RN, Sebastián Piñera, tampoco parece haber cambiado el incierto panorama interno. Aunque el ex diputado aseguró que en el encuentro no se abordó este tema, resulta difícil de creer, sobre todo si se considera que él es el principal promotor del consenso y su interlocutor el más interesado en que las distintas opciones "compitan democráticamente".



De hecho, el debate de la comisión política de ayer se dio en torno a lo "bueno" que puede resultar para el partido, en las actuales circunstancias, consensuar una directiva que represente a todos los sectores y que, de paso, defienda el proyecto de Joaquín Lavín.



Aunque nuevamente no se llegó a acuerdo, en esta oportunidad, lo que quedó claro es que ambas mostraron un firme apoyo al candidato presidencial de la Alianza por Chile, por lo que quienes optan por el consenso no pierden las esperanzas de poder aunar criterios en torno a una directiva que dé conformidad a todos, y que de lograrse, se ratificaría a través de un plebiscito.



En tanto, el argumento que esgrimen quienes se oponen a ello es que es necesario dejar que las bases, de los distintos estamentos de la colectividad, se expresen a través del sufragio democrático. No obstante, esta posición no sólo tiene que ver con el tema del voto, sino también con la conformación de las listas. Para los que apoyan la lista "A", encabezada por el ex senador Sergio Diez, su adversaria -la lista "B", encabezada por el senador Baldo Prokurica- se generó entre cuatro paredes y pretende ser impuesta por los parlamentarios al resto de los militantes, sin haber tenido injerencia en su generación.



Sin embargo, en la reunión de anoche no se llegó a ningún acuerdo y la mayoría de los participantes en el encuentro salió dando por hecho la tan temida competencia total. Pero aún queda un pequeño grupo que se niega a cerrar la puerta a un consenso. Tanto que -según trascendió- el próximo jueves, en la tarde, se volvería a reunir la comisión política para evaluar el tema, en víspera del Consejo General del sábado 3 de abril.



No faltan los que creen que dicho encuentro puede ser la última instancia para conseguir un acuerdo, a pesar que el ex senador Diez ya ha dicho, en todos los tonos, que no bajará su lista y que sólo después de las elecciones se podrá hablar de integración o unidad. El grado de certeza con que habla el ex parlamentario deja ver, además, su seguridad en torno a que será elegido por las bases, el próximo presidente de Renovación Nacional. Según adherentes a su opción, su actitud no es gratuita, ya que aunque no tienen cifras exactas, sus estimaciones indicarían que de competir, Diez ganaría por un amplio margen.



Con el fin de defender la competencia, Diez sostuvo ayer que en este proceso eleccionario no está en riesgo la unidad del partido y que es lógico que las colectividades políticas democráticas elijan a sus dirigentes. Para ser más categórico aún, precisó que iniciado el proceso de elecciones internas, debe terminarse y que sólo después va "a incorporar a quienes quieran trabajar".



Agregó genéricamente que "el partido tiene que acostumbrarse a respetar su democracia interna" y, más específicamente, destacó que está seguro que los parlamentarios van a tener una actitud de lealtad frente a la lista que gane.



El desafío de Piñera



Después de un par de comisiones políticas sin aparecer por el partido, Sebastián Piñera decidió hacerse presente en la de ayer. Llegó atrasado y permaneció alrededor de media hora en la reunión, donde, según algunos de los asistentes, no emitió ninguna opinión. "No abrió la boca", aseguraron.



Resulta extraño que, justo ahora, el ex timonel haya decidido activar su derecho a participar en la comisión política, en su calidad de ex presidente del partido, y no entrar en el debate sobre las elecciones internas.



Medio en serio, medio en broma, señaló que fue a buscar sus cosas personales que aún quedaban en su antigua oficina y aunque no quería hablar con la prensa, se tomó su tiempo para reiterar su respaldo a la lista del ex senador Sergio Diez y para coincidir con éste último, en orden a que comenzado el proceso eleccionario, con la inscripción de las dos listas, debe llegar a su término.



Reiteró que no hay que tenerle miedo a la democracia y que los militantes de Renovación Nacional "tienen derecho a que su voz sea escuchada". Sobre este tema, concluyó que "a la lista que pierda la voy a felicitar, a la que gane la voy a compadecer".



En cuanto a su reunión con Andrés Allamand, estimó que en la actuación del ex diputado "no hubo mala fe" y que en el encuentro en casa del senador Alberto Espina tuvieron la oportunidad de decirse a la cara todo lo que era necesario, recalcando que entre él y su "viejo amigo" hay diferencias, pero no rencor.



Municipales: Acuerdo "bueno para todos"



Mientras Renovación Nacional intenta superar sus conflictos internos, el trabajo de los equipos conformados por Joaquín Lavín avanzan rápidamente y a pasos agigantados, considerando que el alcalde Francisco de la Maza se encuentra redactando el acuerdo en torno a la fórmula que se utilizará para determinar los candidatos a alcaldes y concejales en las elecciones municipales de octubre.



A pesar que tras el encuentro del equipo electoral no se dieron muchas luces respecto al mecanismo que, finalmente, se aplicará para definir a los postulantes, trascendió que -además de que se buscará a las mejores personas y que los actuales jefes comunales tendrán prioridad si quieren ir a la reelección- se intentó llegar a un criterio básico en cuanto a número de municipios y número de electores "más o menos", es decir, un mecanismo muy similar al planteado por Piñera, desde el inicio de las negociaciones.



Por otra parte, habrá algunas compensaciones para RN por los alcaldes tránsfugas, aunque no todas, lo que le da una pequeña ventaja a este partido sobre la UDI, en cuanto al número de candidatos, eso sí, partiendo de la base establecida por el gremialismo, de que los tránsfugas no existen. Además, se habría acordado que si un alcalde determinado decide no ir a la reelección, la comuna vuelve al 'dueño' original, es decir, al partido que la tenía antes de las elecciones del 2000. Si esto se aplicara, por ejemplo, en La Florida y el alcalde Pablo Zalaquett desistiera de repostularse, entonces esta comuna volvería RN.



El sistema también seguiría siendo el original, con pequeños cambios. La idea es que se realice una especie de sorteo, en que de diez comunas se elijan siete. Las que van sobrando de cada paquete se vuelven a sortear, hasta que se complete el proceso.



En tanto, aún no se daría por cerrado el tema del sucesor de Joaquín Lavín, lo único que se habría establecido es que el candidato por la comuna de Santiago será o independiente o RN, en ningún caso UDI. El hecho que el tema no se dé por concluido, a pesar que Lavín insiste en que Raúl Alcaíno es su candidato, indica que el ex animador de televisión no repunta en las encuestas y que no se descarta medir a otros para optar por quién dé un mayor margen de confianza. Aquí es donde entra a jugar el nombre del alcalde de Ñuñoa, Pedro Sabat, que es uno de los ediles de Renovación Nacional con mejor votación y muy bien posicionado en la ciudadanía, según quienes han lanzado al ruedo su nombre.



Por último, se aprovechó de aplacar 'ambiciones desmedidas', y para prevenir y no tener que lamentar, se optó por cerrarle el paso a los alcaldes cuyas aspiraciones fueran continuar ascendiendo en la escala política y aprovechar su cargo para luego competirle a su correspondiente diputado. Así se decidió que el candidato a alcalde, de la Alianza por Chile, que reciba ayuda del diputado de su distrito, no podrá postular a la Cámara Baja en la siguiente vuelta.



Estos serían los alcances de la fórmula acordada por el equipo electoral de Lavín y que el presidente interino de RN dio a conocer anoche a los participantes en la comisión política, aunque nadie quiso explicitarlos. Sí la mayoría coincidió en que parece ser un buen acuerdo para todos.





________________

Artículos relacionados:



Negociaciones para lista de consenso en RN no están desahuciadas (25 marzo 2004)








Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV