sábado, 17 de abril de 2021 Actualizado a las 18:57

Candidato UDI estuvo también vinculado a la Andrés Bello

El pasado de Longueira como miembro de la junta directiva de la Universidad San Sebastián

por 6 mayo, 2013

El pasado de Longueira como miembro de la junta directiva de la Universidad San Sebastián
El año 2011 tres ejecutivos de la inmobiliaria Andrés Bello y tres académicos de la Universidad San Sebastián —entre ellos, Marcelo Ruiz Pérez— murieron en un accidente aéreo. Tras ese hecho, el ex ministro de Economía y actual candidato presidencial de la UDI fue contactado por los hijos de Ruiz para que los representara en la junta directiva de la Casa de Estudios. Ruiz Pérez fue militante histórico de la UDI y uno de los socios de la Inmobiliaria Andrés Bello y la universidad del mismo nombre que en 2007 adquirieron la Universidad San Sebastián. Ruiz era íntimo amigo y compadre con Longueira, quien en 1991 se convirtió en socio de la Inmobiliaria Andrés Bello a través de una sociedad anónima que, según Dicom, hasta hace dos años continuaba abierta.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde que el lucro se puso en la mira de los estudiantes, la vinculación de personeros de gobierno y el Congreso con las universidades privadas ha sido cuestionada. Los reproches no sólo han caído sobre los nombres que debieron alejarse de puestos clave, como Joaquín Lavín del Ministerio de Educación, y Teodoro Ribera de la cartera de Justicia. También el ex ministro de Economía y actual candidato de la UDI para las primarias presidenciales, Pablo Longueira, fue parte del negocio y asumió como miembro de la junta directiva de la Universidad San Sebastián a comienzos del año 2010.

“Que el principal candidato de la derecha haya tenido responsabilidad en una universidad vinculada con lucro, evidencia la visión de mercado que vivimos hoy en el país. Y quienes crearon y creen en este modelo siguen buscando profundizarlo”, dice el presidente de la FEUC Diego Vela, sobre el ex senador que disputa el sillón de La Moneda. Una historia que El Mostrador dio a conocer en detalle hace dos años.

La Petición

El 1 de marzo de 2010 el accidente aéreo en el que murieron Marcelo Ruiz Pérez, Ignacio Fernández Doren, Luis Ernesto Videla, Juan Guillermo Molla, Pablo Desbordes y Rodolfo Becker, se convirtió en una fecha negra para los socios de la Sociedad Inmobiliaria Andrés Bello y los miembros de la plana mayor de la Universidad San Sebastián.

El día en que dejó la cartera de Economía, El Mostrador le preguntó por su vínculo con la Universidad San Sebastián, a lo que respondió que el nexo ya no existía. En esa casa de estudios señalan que tras la muerte de Ruiz, Longueira se hizo cargo de representar a sus herederos entre marzo de 2010 y julio de 2011.

Los seis tripulantes de la avioneta modelo Piper que cayó al mar en las cercanías de Tomé, cuando el grupo se dirigía hacia Concepción a prestar labores de apoyo tras el terremoto, eran reconocidos personeros de la comunidad académica y ejecutiva de la casa de estudios privada, pero también algunos como Ignacio Fernández, Pablo Desbordes y Marcelo Ruiz Pérez habían sido destacados militantes de la UDI, con estrechos lazos de amistad con los discípulos más reconocidos de Jaime Guzmán.

Entre estos últimos se encontraban Andrés Chadwick, Luis Cordero y Pablo Longueira, quienes en 1986, dos años después de que Cordero y Longueira armaran el Departamento Poblacional de la UDI, conformaron la sociedad anónima Copra junto a Ignacio Fernández y el actual miembro del Tribunal Supremo de la UDI, Andrés Serrano Gutiérrez.

A raíz de la muerte de Ruiz, según explicaron a El Mostrador en la Universidad San Sebastián, sus herederos le solicitaron a Longueira que se hiciera cargo de representarlos en la junta directiva de la Universidad San Sebastián. Con Ruiz eran íntimos amigos, compadres de bautizo y en varias ocasiones veranearon juntos en el sur. La relación entre ambos se vincula con los inicios de la UDI. Más tarde, sus destinos se entrecruzaron en el naciente mundo de las universidades privadas.

La S.A. Educacional

Según registros del Observatorio Chileno de Políticas Educativas y los datos relatados en una entrevista a Luis Cordero, en 1991 la sociedad Copra de Longueira, Chadwick, Cordero, Fernández y Serrano ingresó a la propiedad de la Sociedad Inmobiliaria Andrés Bello y la Universidad del mismo nombre. Fundada en 1988 por Víctor Saleh, accionista mayoritario con un 72 % de la propiedad, Francisco Luna, con un 25 %, y por Luis Cordero, Ignacio Fernández y Marcelo Ruiz Pérez, con un 3 % en total, la Universidad Andrés Bello pronto incorporó nuevos socios. Tras una crisis en 1995, Saleh decidió vender y se sumaron al negocio el ex gerente de Celco Alejandro Pérez, Jorge Selume, Juan Antonio Guzmán, Miguel Ángel Poduje, el dueño de Copesa Álvaro Saieh; y el propietario de Sonda, Andrés Navarro.

Ocho años después, en 2003, el grupo transnacional Sylvan Laureate (ahora de propiedad del fondo Kohlberg Kravis Roberts) compró el 80 % de la Universidad Andrés Bello en cerca de US$ 70 millones, mientras que los socios vendedores se quedaron con el verdadero negocio: los activos inmobiliarios; asumiendo el compromiso de no vincularse con otros proyectos universitarios antes de cuatro a cinco años.

El plazo se cumplió y en mayo de 2007 la Universidad San Sebastián fue comprada por el ex gerente de LAN, Luis Ernesto Videla, Alejandro Pérez, Andrés Navarro, Luis Cordero y Marcelo Ruiz, iniciando un ambicioso plan de expansión y construcción de infraestructura que como balance a fines de 2010 incluía los campus en Santiago (incluida la nueva sede de Bellavista con Pío Nono y la futura sede donde estaba el Santiago College), Concepción, Valdivia, Osorno y Puerto Montt; con una matrícula total que bordea los 15 mil estudiantes, y la idea de sumar otros 10 mil antes de 2015.

En Defensa del Lucro

No está claro en qué momento Copra dejó de ser accionista de la Inmobiliaria Andrés Bello y bajo qué circunstancias. Tampoco si acaso los entonces senadores Chadwick y Longueira finiquitaron su participación en la sociedad anónima y a cambio de qué. Pero sí hay publicaciones de que en medio del debate sobre el lucro en la educación, Longueira se ha manifestado a favor.

En los registros de Dicom la sociedad anónima Copra figuraba hasta hace dos años aún como abierta, pese a no aparecer en la declaración de intereses y de patrimonio tanto de Chadwick como de Longueira. De hecho, en octubre de 2008, a raíz de una investigación sobre las acciones y sociedades omitidas por los miembros del Senado en sus declaraciones de patrimonio e intereses, Ciper relata cómo se le solicitó a Longueira y otros senadores que aclararán las diferencias entre los registros públicos y los antecedentes declarados:

“En el caso del senador Longueira, se le consultó por las sociedades Agrícola Santa Bernardita S.A.; Colegio San Isidro S.A. y Copra S.A., pues en algunos registros aparece vinculado a ellas y no se encontraron antecedentes oficiales que indicaran que finiquitó su vínculo con esas entidades o que éstas tengan término de giro. Por lo mismo, se le solicitó que confirmará si mantiene nexos con ellas”. En la ocasión Longueira no respondió.

El día en que dejó la cartera de Economía, El Mostrador le preguntó por su vínculo con la Universidad San Sebastián, a lo que respondió que el nexo ya no existía. En esa casa de estudios señalan que tras la muerte de Ruiz, Longueira se hizo cargo de representar a sus herederos entre marzo de 2010 y julio de 2011.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV