jueves, 12 de diciembre de 2019 Actualizado a las 23:15

Militantes de la UDI y RN coinciden en que es "buena idea" hacer primarias para las municipales

Adiós, tía Coty: alcaldesa de Viña del Mar pierde piso político en el oficialismo tras millonario déficit en el municipio

por 5 abril, 2018

Los más de $13 mil millones de deuda en la Municipalidad de Viña del Mar que asumió Virginia Reginato, han llevado a una verdadera crisis política al interior del oficialismo en la “ciudad bella”. A pesar de que la jefa comunal presentó un programa de reestructuración, financiamiento y disminución de lo adeudado, desde RN señalan que la medida no fue trabajada ni consultada con el resto de los miembros del Concejo Municipal que pertenecen a Chile Vamos. Por otra parte, Reginato y los directivos indicados con “horas extras abultadas” por la Contraloría deberán afrontar una querella presentada por diputados de la oposición, además de una nueva y ampliada investigación del organismo contralor.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El hoyo financiero que tiene en aprietos a la Municipalidad de Viña del Mar, que ha reconocido más de $13 mil millones de déficit, ha traído consigo serios cuestionamientos al sistema administrativo. Pero también al régimen de horas extras, que tenía con un promedio de 130% a 120% de “sobresueldo” a los directivos del municipio, según un informe de la Contraloría de los años 2015 y 2016. Y que pagó, en un periodo de cuatro años, entre cinco directores municipales, 350 millones de pesos “en sobresueldos”.

Un verdadero huracán que ha puesto en entredicho a uno de los bastiones municipales de la derecha, Viña del Mar, y principalmente a su alcaldesa, Virginia Reginato, militante UDI que lleva 14 años allí como jefa comunal. Una crisis que no ha dejado a nadie indiferente, desde la oposición, hasta los concejales de RN han criticado a la “Tía Coty” y su manejo del conflicto. Mientras que en “privado” los militantes UDI de la Ciudad Jardín ven cómo “la alcaldesa va perdiendo piso político”, entre un sector que dirige el partido.

Desde hace meses que en la centroderecha viñamarina tenían claro que el conflicto podía estallar en cualquier momento, la Contraloría había advertido el tema desde el 2013 y en el año 2016 emitió un duro informe, tras “un año de nueva administración y con el concejo menos controlado por la UDI” era una catástrofe que estallaría en cualquier momento.

La discusión, principalmente entre militantes de Chile Vamos, se habría dado en torno a si respaldar o no a la alcaldesa y la salida que establezca para la crisis. La pregunta era “si dejarla caer o no”, señala un militante local.

Las conversaciones habrían llegado hasta revisar candidatos alternativos para poder afrontar una posible primaria para las municipales, y revisar el posicionamiento público de los concejales, en caso de que la alcaldesa tuviera que dejar “el cargo antes de tiempo”. También habrían intentado tantear otros nombres de la oposición. Es así como en el verano habría surgido el rumor de que la ex candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, podría disputar la alcaldía de Viña del Mar, lo que fue descartado por la periodista.

Según el diputado por la Quinta Costa, Rodrigo González (PPD), “la cohesión y muros de protección que tenía la alcaldía se han ido debilitando”, lo que es respaldado por el concejal Rodrigo Kopaitic (RN), quien indica que haber perdido la mayoría en el concejo les ha pesado. “A mí me hubiera gustado que Viña del Mar tuviera un espíritu más unitario, invitándonos a encontrar más soluciones”, reconoce el concejal. Asegura que como partido “siempre hemos tratado de ser leales con la gestión municipal”, pero que no se debe confundir, porque “lealtad no significa incondicionalidad a cualquier mérito”.

Entre los nombres mejor posicionados de la derecha en el municipio, destacan el ex futbolista Gabriel “Coca” Mendoza (independiente), electo con la primera mayoría al interior del Concejo Municipal, y Macarena Urenda, concejala y militante UDI, que tiene una fuerte tradición gremialista, y “no sería un cambio tan brusco para Reginato ni el municipio”, reconocen desde el Concejo Municipal. Aún así, el mal manejo durante las vacaciones de la jefa comunal y el monto real de la deuda, “habrían precipitado las cosas”, comenta un militante de la región.

Por otra parte, en la UDI no habría habido mayor discusión al respecto. El respaldo a la “Tía Coty” no estaba cuestionado y la estrategia apuntaría a “contener el conflicto, al igual que unos años atrás”, plantea un miembro de la UDI. Pero su ausencia y las magnitudes y cobertura en los medios que ha tenido la crisis, “habría influido en algunos dirigentes”, lo que despertó la preocupación entre la bancada UDI en el Congreso. Parlamentarios que habrían “demorado mucho en referirse al tema y algunos continúan en silencio”, sostiene el ex concejal de RN y actual diputado, Andrés Celis.

Una de las intervenciones que más llamó la atención y generó “molestia” al interior del gremialismo y al interior del mismo concejo, fueron las de Marcela Urenda, quien dijo a La Tercera que “hay que reconocer errores en la gestión” y que es “la alcaldesa la que debe hacerse cargo”. Una frase “demoledora, para ser alguien muy cercana a Reginato”, aseveran desde el Concejo Municipal, lo que habría producido desconcierto, al ser la “única militante de la UDI que se descuadró con la línea de cuidar a la alcaldesa”, agregan.

Una postura que cambió, luego de que la Reginato diera a conocer –este martes– su plan para sacar al municipio de la crisis económica. “La deuda se ha asumido, la alcaldesa ha anunciado una serie de medidas para enfrentar esta situación y a mí me parece bien”, declaró a El Mostrador, tras conocer la nueva planificación.

El salvavidas de Reginato

La propuesta entregada por la alcaldesa, quien retornó antes de sus vacaciones para dar a conocer la planificación, consiste en una fórmula de refinanciamiento del municipio, que incluye el aumento de los ingresos, la disminución de los gastos y la inyección de “la exitosa licitación del Festival Internacional de la Canción que ingresará $4.570 millones al presupuesto 2018”, plantearon a través de un comunicado.

Además, Reginato informó sobre la reorganización del estamento directivo, que incluye la reubicación de los directivos cuestionados y la creación de nuevas direcciones administrativas. Entre estas, se incluye a la Dirección de Ingresos Municipales y la Dirección de Seguridad, Fiscalización y Ordenamiento Comunal. La dirección de Administración Municipal será encabezada por Claudio Boisier, ex gerente de la Corporación Municipal; el área de Asesoría Jurídica estará encabezada por Pablo Staig, ex administrador municipal; y la dirección de Administración y Finanzas será comandada por Javier Infante.

Uno de los nombres que más llama la atención es el de Adison González, en la Dirección de Ingresos Municipales. González era el director de concesiones del municipio y durante su periodo destaca el acuerdo para los parquímetros en la Población Vergara, una de las licitaciones que ha generado uno de los mayores conflictos urbanos en la ciudad, destaca el diputado Rodrigo González. Además, otro punto que llamaría la atención es que el nuevo director de Ingresos Municipales figura entre los directores con exorbitantes horas extras. Según publicó Radio Bío Bío, González trabajó un promedio de 170 horas extras al mes, “en marzo del año pasado (2017) enteró un total de 213, y un sueldo bruto de $4.543.799”, detalla la publicación.

La alcaldesa expresó que con esta reestructuración “estoy enfrentando la actual situación presupuestaria”, además destacó que es “una oportunidad para mejorar la gestión”. Agregó que reafirma su “orgullo de dirigir un equipo municipal que siempre ha estado a la altura de las circunstancias”.

Un plan de reestructuración y salvavidas económico que no dejó del todo contentos a los miembros del Concejo Municipal, quienes se habrían “enterado por el anuncio de la alcaldesa a la prensa” y posteriormente habrían sido notificados en la sesión de comisiones del martes en la tarde. En la dicha instancia, se definió postergar la aprobación del plan hasta que el municipio entregue los informes para el financiamiento y la creación de nuevas direcciones, según lo establece el artículo 31 de la Ley Orgánica de Municipalidades.

Recién el próximo martes se evaluará su aprobación en comisiones del Concejo Municipal.

Crisis financiera normal

Consultada por El Mostrador, la alcaldesa afirmó que "esta no es la primera vez que enfrento una crisis en el municipio. En mi primer período fui atacada en lo personal. En el segundo período enfrenté la amenaza de perder el principal patrimonio económico de la ciudad, como es el Casino Municipal. En el tercer período enfrenté divisiones políticas que quisieron evitar mi reelección y ahora hay quienes se quieren aprovechar de una crisis financiera normal y corriente en las gestiones municipales,  porque son muchos los municipios que pasan por períodos de déficit presupuestarios y en Viña se está amplificando una situación que representa menos del 2% del patrimonio de la municipalidad".

"Yo he sido siempre una mujer valiente, que enfrenta las críticas y desafíos a cara descubierta y con las manos limpias y quiero decir, fuerte y claro, que vamos a superar en pocos meses la situación financiera del municipio y volveremos a ser una gestión realizadora para el bienestar de los viñamarinos. Ya lo hice en el pasado y tengo todas las energías, todas las ideas y toda la fuerza para hacerlo de nuevo y proyectar una ciudad para las próximas generaciones, así es que desde ya notifico a quienes tienen el legítimo derecho a postularse, que tendrán que enfrentarme en las próximas elecciones. Yo soy una mujer de trabajo que entiende la política como un servicio público, y mi principal activo político es el cariño de los viñamarinos y ese sé que está intacto", sostuvo Reginato, antes de rematar con una frase para el bronce: "Yo seguiré siendo alcaldesa de Viña del Mar mientras tenga el cariño y confianza de las familias viñamarinas y Dios así lo quiera".

La resistencia interna

La mala relación al interior de los partidos de Chile Vamos en Viña del Mar no es un secreto para nadie. Una tensión que estaría marcada por una “conducción draconiana” de la UDI, que es reconocida por los concejales de Renovación Nacional. Situación que lleva más de diez años, pero que tras las últimas elecciones habría cambiado, luego de que la UDI perdiera la mayoría simple en el Concejo Municipal, ante el triunfo de cuatro candidatos de oposición.

Según el diputado por la Quinta Costa, Rodrigo González (PPD), “la cohesión y muros de protección que tenía la alcaldía se han ido debilitando”, lo que es respaldado por el concejal Rodrigo Kopaitic (RN), quien indica que haber perdido la mayoría en el concejo les ha pesado. “A mí me hubiera gustado que Viña del Mar tuviera un espíritu más unitario, invitándonos a encontrar más soluciones”, reconoce el concejal. Asegura que como partido “siempre hemos tratado de ser leales con la gestión municipal”, pero que no se debe confundir, porque “lealtad no significa incondicionalidad a cualquier mérito”.

Por su parte, el ex concejal Celis reconoce que la “pasó mal” durante su periodo en el Concejo Municipal de Viña del Mar, debido a que fue “un férreo fiscalizador”. Es más, asegura que durante el anterior Gobierno de Sebastián Piñera advirtió el hoyo financiero de la municipalidad y “todos me decían que estaba traicionando a la alcaldesa Reginato”. Según el diputado RN, durante el primer mandato de Piñera, llegaron a presionar hasta a su hermano, quien era intendente por la zona, con el fin de “interceder” y controlar las declaraciones tildadas de “díscolas” del entonces concejal Celis.

Según este, la crisis del municipio de Viña del Mar “tiene solución”, pero es necesario que se realice una auditoría externa para saber el origen del déficit municipal, tanto en el municipio como en la Corporación Municipal. Además, asegura el diputado, es necesario que se apliquen sumarios internos, que determinen responsabilidades políticas.

Además, como un acto de buena fe y renovación tras afrontar la crisis, de acuerdo a Celis se debiera convocar a primarias al interior de Chile Vamos, en vista de las próximas municipales. Con “la designación a dedo, en este caso en particular, nos arriesgamos a la pérdida de la alcaldía de Viña del Mar”, afirma.

La concejala Urenda marca una posición distinta. Señala que “la alcaldesa Reginato va a salir de esa crisis, todo el concejo la va a apoyar y eso se va hacer”. Agrega que “el tiempo dirá si la alcaldesa decidirá no repostularse”, al tiempo que intenta bajarle los ánimos al conflicto: “Esto no lo veo de manera tan tremenda como se ha mostrado. No es el fin de la alcaldesa Reginato, no es el fin de la UDI, no es el fin de Chile Vamos”, precisó.

Consultada respecto a una convocatoria de primarias para las próximas municipales, respondió que es “una buena idea”.

La arremetida de la oposición

Por otra parte, la oposición no se ha restado de esta polémica. A pesar de que son minoría en el Concejo Municipal, han podido desplegarse y presionar para que finalmente se transparenten los montos de la deuda real del municipio.

A mediados de marzo de este año, la concejala Marcela Varas (PPD) llegó hasta la Contraloría General de la República para solicitar que se investigue el déficit económico que vive la municipalidad. Llevaba más de un año solicitando en el concejo que el municipio transparentara el monto total del déficit. Cantidad que hasta mediados de 2017 parecía ser superior a $8 mil millones, pero que ascendió hasta $13.457 millones, según reconoció la propia alcaldesa. Una cifra que no estaría totalmente cerrada, según la concejala del PPD, ya que el monto real de la deuda podría superar los $18 mil millones.

Por otra parte, el diputado del PPD, Rodrigo González, presentó una querella por malversación por descuido “contra todos los que resulten responsables”, tras estallar el caso. El objetivo de la acción judicial es dilucidar la responsabilidad administrativa y penal de la alcaldía y de los directores municipales, en la creación de un sistema de horas extraordinarias “que ha generado un sistema de sobresueldo, sobre todo de algunos directores municipales”, asegura el parlamentario.

Además, entre los honorarios habría –según González– cerca de 300 personas “vinculadas estrechamente a la alcaldesa”, quien “contrató a una serie de dirigentes vecinales”, los cuales habrían generado un sistema “jerárquico que asegura la perpetuidad en el poder” de la jefa comunal, “un sistema de gestión viciado, yo diría hasta perverso”, recalcó el diputado.

La querella se aplica en casos de negligencia inexcusable, abandono de funciones o falta de control jerárquico, y que es penado con suspensión de cargo y devolución de dineros malversados. Además, el caso puede extenderse a la figura de fraude al fisco. Otro objetivo de la querella es que la Contraloría extienda su investigación del año 2015, hasta diez años atrás, y así definir realmente los montos en cuestión.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV