Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:30

El factor DD.HH. en la campaña de Frei

Cómo pesaría el fallo por la muerte del ex mandatario en la presidencial

por 4 diciembre 2009

Cómo pesaría el fallo por la muerte del ex mandatario en la presidencial
La posibilidad de que Alejandro Madrid caratule como asesinato el caso de la muerte de Eduardo Frei Montalva abre un debate sobre la influencia de una reflotada agenda de DD.HH en la definición electoral. Según un analista de la Concertación, esto al candidato “le convendría porque lo humanizaría desde el punto de vista personal”.

Ahora que el tema del posible asesinato del ex Presidente Eduardo Frei Montalva recobró actualidad, debido a las últimas diligencias efectuadas por el ministro Alejandro Madrid en la Clínica Santa María, inmediatamente comenzaron también las especulaciones acerca de los efectos que el eventual dictamen pudiera tener en las presidenciales. Sobre todo, cuando en la coalición oficialista ya se advierte que para ganar el balotaje, el abanderado tiene que generar una plataforma que represente e identifique a quienes actualmente están con Jorge Arrate y Marco Enríquez-Ominami. Lo que implica construir una plataforma más izquierdista, razón por lo que en la oposición observan con sospecha el uso que se le pueda dar a la muerte del ex mandatario.

No son pocos los que recuerdan que no fue él, sino su hermana la ex senadora DC Carmen Frei, quien siempre manifestó dudas respecto a la muerte del ex Presidente y a la que el senador se sumó sólo hace algunos años. Por algo fue que el propio candidato hizo el reconocimiento explícito en su discurso del 22 de enero, cuando se conmemoró un nuevo aniversario del fallecimiento de Frei Montalva: “Quiero también recordar a mi hermana Carmen que la fue la primera que dio su voz de alerta en esta materia”, señaló en esa oportunidad.

En ese contexto, en la derecha ya hablaban de la posibilidad de que Frei se “victimizara” para sacarle partido electoral. Aunque en el piñerismo analizaron la situación, llegaron a la conclusión de que en esta elección el tema de los Derechos Humanos no iba a tener especial relevancia. En cambio, el secretario general de la UDI acusó derechamente al abanderado oficialista de pretender sacar “dividendos electorales” de la situación, subrayando el hecho de que “un tema tan sensible para todos los chilenos no puede ser utilizado para intentar obtener votos”. El análisis del comando opositor demostró tener sustento, ya que este año los Derechos Humanos no han entrado a la agenda. Hasta ahora.

Pero ante la necesidad que según algunos dirigentes concertacionistas tendrá Frei de aglutinar al mundo de la izquierda si pasa a segunda vuelta, el tema vuelve a cobrar relevancia. Se especula que el dictamen de Madrid podría salir antes del 17 de Enero, lo que levantaría la cuestión de los Derechos Humanos a un primer plano, en una etapa donde se jugarán el todo por el todo para ganar. Por eso algunos analistas no descartan que Frei intente mostrarse “como una víctima más de los Derechos Humanos, en dictadura”.

La pregunta es hasta qué punto y qué herramientas estará dispuesto a utilizar el aspirante oficialista para acercarse a la izquierda, tal como se lo piden algunos dirigentes del sector. No por nada, el timonel del PPD, Pepe Auth, advirtió este jueves que “si Frei quiere ganar va a tener que hacer un trabajo de inclusión de protagonistas, de actores y de electores tanto de Arrate como de Enríquez-Ominami (...). Si no ofrece un camino que identifique de manera mayoritaria a los electores de ellos dos, difícilmente podemos aspirar a ganar la elección del 17 de enero”.

Estrategia equivocada

Una visión muy distinta del escenario plantea el analista político de la Universidad Central, Patricio Gajardo. El experto recuerda que cuando Frei “aún no era candidato o no marcaba en los sondeos, trataba de relacionar su figura con la de Bachelet en cuánto a que ambos eran víctimas de los Derechos Humanos en dictadura, a raíz de la muerte de su padre”. Lo que quedó de manifiesto en el discurso de enero pasado en que Frei aseguró que su padre “murió asesinado por agentes del régimen militar en otro intento estéril por acallar su voz y la del pueblo, que ya comenzaba a movilizarse contra el absolutismo del régimen”.

Por lo que a Gajardo no le sorprendería que el tema se llegue a utilizar electoralmente entre la primera y segunda vuelta, pues estima que desde hace un tiempo “existe un cierto manejo a partir de presunciones”. Aún cuando aclara que parte de la base que los tribunales gozan de total independencia y que el dictamen surgirá en virtud de los tiempos propios del proceso “y no para producir un impacto mediático o político”.

Por lo mismo, plantea que “habría que ver qué nivel de contundencia tendrá el fallo, capaz de generar un impacto comunicacional concluyente”. En este sentido, Gajardo coincide con el análisis que a comienzos de año hizo el piñerismo, pues estima que los Derechos Humanos este año no han sido un tema central en la agenda pública. Así las cosas, tiene la convicción de que la resolución de Madrid “no tendrá un efecto decisivo en la votación”.

Pero, según lo que ha observado, cree que “efectivamente la estrategia (del freísmo) apunta a izquierdizarse para contener el voto que se pudiera ir hacia Jorge Arrate o Marco Enríquez, en la primera vuelta”, lo que implicaría reflotar fuertemente el tema de los Derechos Humanos. Pero estima que si Frei escucha a quienes lo fuerzan a polarizar el ambiente, arrinconándose en el progresismo y la izquierda, cometerá un “grave error”. “Porque en la segunda vuelta el punto va a ser ganar el centro político, lo que hasta ahora ha favorecido a Sebastián Piñera. Pese a que el capital político de Frei es, justamente, ser de centro”.

El análisis de Gajardo es que ya que el voto de Arrate “es seguro, al votante que hay que conquistar es al del centro y, para ellos, los derechos humanos no son un tema de urgencia que vaya a convencerlos de cambiar su voto”. Por lo tanto, la izquierdización, y en ese contexto la sobrevaloración de los Derechos Humanos como estrategia de campaña “es totalmente equivocada”.

La humanización de Frei

Una visión muy distinta tiene un analista político de la Concertación. A su juicio, si en el entorno de Frei se llegara a utilizar el fallo de Madrid se haría de forma muy sutil, porque de lo contrario generaría rechazo en la gente “si se percibe que se le está tratando de sacar provecho electoral” al tema. Aunque no descarta que si el ministro con dedicación exclusiva lograra probar que Frei Montalva fue asesinado, como la familia sostiene, al candidato “le convendría que salga a la luz en medio de la carrera presidencial, porque lo humanizaría, desde el punto de vista personal”.

En otro aspecto, este hecho “volvería al país a la vieja división del Si y el No, eje que de alguna manera Piñera ha logrado romper, lo que podría contribuir a la candidatura de Frei. Porque este es un caso muy emblemático que generaría alto impacto en la opinión pública. El tema de las muertes en política siempre ha sido muy fuerte. Por lo que si Madrid llegara ahora a un dictamen, le daría una manito a Frei”.

Si embargo, la misma fuente no descarta que el tan esperado fallo se postergue para cuando la carrera presidencial esté totalmente definida, ya que en su opinión “es mucho riesgo para la Suprema, que no ha tenido una buena relación con Frei, que el fallo se emita antes que se resuelva la presidencial”.

Artículo relacionado:

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes