Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 03:20

Tras descubrirse que alimentos para menores de bajos recursos tenían fecas y orines de ratón

Multa de US$ 1,5 millones a multinacional define salida del jefe de la Junaeb

por 23 septiembre 2010

Multa de US$ 1,5 millones a multinacional define salida del jefe de la Junaeb
El 9 de septiembre, la oficina de Arica de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, recibió la denuncia respecto a fallas en la higiene de la firma Compass Group. De inmediato el director nacional, Juan Carlos Cabezas, ordenó una fiscalización. Las pruebas eran irrefutables y se temía un foco infeccioso que podía afectar a los niños de bajos recursos que reciben estos alimentos. Cinco días más tarde, cuando Cabezas informó a las subsecretarías de Educación y Salud, cundió la preocupación porque se había sancionado a la empresa. Al día siguiente, Cabezas tuvo que poner su cargo a disposición.

El pasado 14 de septiembre los subsecretarios de Educación y Salud, Fernando Rojas y Liliana Jadue respectivamente, recibieron de parte del director de la Junaeb, Juan Carlos Cabezas, un oficio donde informaba que las bodegas que la multinacional Compass Group tiene en Arica -donde se guardan los alimentos que consumen los niños más vulnerables de la región- presentaban fecas y orines de ratón, cajas mordidas por los roedores y aves que pasean por el lugar, entre otras graves anomalías que hacían presumir una posible intoxicación (ver documento anexo).

Los hechos revestían tal gravedad que Cabezas -el 15 de septiembre- resolvió no sólo aplicar las multa correspondiente, sino además hacer efectiva la boleta de garantía por incumplir las normas del contrato suscrito en 2008, por un monto de US$ 1,5 millones, la más alta en la historia de las empresas que prestan servicios al Estado (ver anexo).

Según confidenciaron fuentes de ambas carteras a El Mostrador, el hecho complicó a los subsecretarios de Estado. La elevada sanción pecuniaria es irrevocable y estaba firmada, creando no sólo un problema político, sino la posibilidad de que la empresa resolviera no prestar más el servicio, quedando escuelas sin alimentos.

La empresa, por su parte, se contactó con las autoridades de Educación, tratando de encontrar algún “ajuste” a la situación que la afectaba.

Sin embargo, el tema era tan complejo que se prefirió pedirle la renuncia a Cabezas, argumentando las tradicionales razones de confianza política, ya que el funcionario venía de la administración anterior.

A tanto llegó la molestia del subsecretario, dijeron fuentes de la cartera, que este 27 de septiembre no será incluida la Junaeb en la ceremonia donde se entregarán los premios a la mejor gestión en el Estado, que dicha repartición ganó junto a la Superintendencia de Salud y el Servicio de Impuestos Internos.

choclosMalos recuerdos

En Educación y Salud había conciencia y un triste recuerdo de una situación similar ocurrida en 2009, cuando la Contraloría, en uno de sus informes, acreditó que en las bodegas de la Cenabast habían la mismas fecas y orines, pero en los remedios y jeringas que se entregan en el sistema público de salud, tal como lo reveló este diario.

En una primera oportunidad, el entonces ministro del ramo, Álvaro Erazo (PS), apoyó al director del organismo Mario Jerez (DC), pero el mismo día los hechos se revirtieron y el funcionario presentó su renuncia indeclinable, revelando descoordinación en el gobierno.

Pero la relación entre la Junaeb y Compass Group tiene otros detalles que conforman esta historia que comenzó con un dato e hizo rodar una bola de nieve.

“Orinas de ratón por doquier”

El 9 de septiembre pasado, un funcionario del Colegio Alemán de Arica, informó a la Junaeb que en las bodegas de Compass Group, los ratones hacían de las suyas, alimentándose con las provisiones que se usan par dar almuerzos en los colegios que el organismo tiene en la región.

fecas-de-raton

Enterado del hecho, Cabezas ordenó a la jefa regional, Ana Herrera, que sus fiscalizadores se constituyeran en la empresa. Lo que vino después era indesmentible. Las cajas de tetrapack con choclos, por ejemplo, estaban roídas por ratones, en las latas había orines, se hallaron palomas que también se alimentaban de estas provisiones; las trampas para los roedores no funcionaban, como tampoco fueron encontrados los certificados emitidos por la empresa Truly Nolen, encargada de proveer los venenos para mantener la higiene de las mercaderías. Todo quedó registrado en las fotografías que publica en exclusiva este medio.

Paralelamente, Herrera se comunicó con el seremi de Salud, el doctor Luis Sandrock, quien envió de inmediato a fiscalizar a Compass Group. Los funcionarios que hicieron la revisión le informaron verbalmente a sus colegas de la Junaeb que se hallaban en el lugar que la situación era grave, y que un foco infeccioso era posible.

El informe de Salud fue evacuado finalmente el 14 de septiembre, confirmando las mismas anomalías y sumando otras como apilados de elementos químicos “que no están segregados de los alimentos”.

La Junaeb regional a través de un informe de asesoría (ver adjunto) del 14 de septiembre evidenció que Compass Group “no cumple con los niveles mínimos de higiene y seguridad sanitaria en la conservación y mantención de los productos alimenticios, insumos y materias primas al Programa de Alimentación Escolar”.

Los fiscalizadores constataron la presencia de palomas en el lugar donde se almacenaban los alimentos.

Los fiscalizadores constataron la presencia de palomas en el lugar donde se almacenaban los alimentos.

A renglón seguido los fiscalizadores propusieron que se informara de inmediato a las autoridades sanitarias “a objeto de abordar preventiva y globalmente el riesgo potencial existente que pueda atentar contra la salud de los estudiantes”.

Asimismo indicaron que debía agilizarse la entrega del informe por parte de la seremía de Salud, por la razón antes expuesta, recomendando revisar el nivel de incumplimiento de la empresa, ya que a través de “información complementaria, se conoce que estos niveles de incumplimientos se arrastran desde los años anteriores... al menos en esta región”.

Como el informe de la seremía de Salud no llegaba, la jefa regional de la Junaeb insistió a través de un oficio -el 618- fechado el mismo 14 de septiembre- a su homólogo Sandrock (ver adjunto). Lo hizo porque previamente, el 10 del mismo mes, Sandrock, le confirmó las irregularidades halladas por sus funcionarios, las que eran coincidentes con las de la Junaeb. Lo anterior quedó confirmado en un e-mail enviado por el propio Sandrock a Herrera, al que tuvo acceso este diario.

“Motivado por tu llamada, se hizo presente un equipo de fiscalización de esta seremi en las bodegas de Compass Group el día de ayer, encontrando una serie de irregularidades entre las que se mencionan fecas y orinas de ratón por doquier, cajas con roturas de roedores y productos vencidos y distribuidos irregularmente en la bodega. Hoy (10 de septiembre) se requisaron los productos vencidos y dañados por los ratones y fueron desnaturalizados en el botadero municipal y se propuso un plan de desratización”, escribió Sandrock.

El informe de Salud fue evacuado finalmente el 14 de septiembre, confirmando las mismas anomalías y sumando otras como apilados de elementos químicos “que no están segregados de los alimentos”.

tarron-con-orinesSe fiscalizaron varios colegios y aunque se hallaron fecas de ratón en las cajas que transportaban la leche que llegó a uno de los establecimientos, los especialistas de Salud estimaron que el contagio era “igual a cero” (ver adjunto).

Por esta razón, el pasado 21 de septiembre, el jefe de la Junaeb volvió a la carga y envió un nuevo oficio a la subsecretaría de Salud, solicitando un pronunciamiento formal respecto a las conclusiones de la seremía de Arica, el que hasta ahora no ha sido respondido.

Versiones y reuniones

Ayer por la tarde, el directorio de Compass estaba reunido -dijo una fuente de la empresa-, presuntamente analizando los caminos que la compañía seguirá con esta millonaria multa y cuál será la actitud que adoptarán con los contratos que han suscrito con el Estado.

Compass Group es una multinacional que tiene oficinas en todo el mundo y está dedicada al rubro alimentación y enfrenta un sumario sanitario por estos hechos.

Este diario intentó obtener una versión de parte de las carteras de Salud, -en varias oportunidades- como también de la propia empresa Compass Group, pero no hubo respuesta de ninguno de ellos. En Educación, en tanto, se indicó que el subsecretario Fernando Rojas nunca sostuvo reuniones de ninguna especie con la firma y que no se referiría públicamente al tema.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes