Las preguntas sin respuestas sobre la repentina bajada de Longueira - El Mostrador

Domingo, 10 de diciembre de 2017 Actualizado a las 22:02

Comisión política de la UDI se reunirá hoy para evaluar el reemplazo

Las preguntas sin respuestas sobre la repentina bajada de Longueira

por 18 julio, 2013

Las preguntas sin respuestas sobre la repentina bajada de Longueira
Sin hacer ruido previo, la política se sacudió con la noticia. Las especulaciones no tardaron; una reacción natural a una escueta declaración familiar y partidaria que sólo habló de un síntoma y no de la causa del problema. ¿Por qué tenemos que creer en las razones que esgrime la UDI? ¿Por qué no se exhiben fichas médicas de los candidatos por los que las personas votan? ¿Desde cuándo el principal partido de la Alianza sabe que corre con un candidato mermado? Todas estas son preguntas que apuntan a la transparencia y que quedaron lejos de ser respondidas sólo con un comunicado.

Si en algo existe coincidencia total en la Alianza es en la sorpresa que causó el anuncio de la renuncia de su abanderado Pablo Longueira Montes a continuar en la carrera presidencial. Aunque oficialmente se habla de un cuadro depresivo, cuesta creer que una figura tan fuerte como la del ex titular de Economía, que ha enfrentado capítulos tan difíciles, se desplome en la cima de su carrera política. Por lo mismo, se especulan múltiples posibilidades, incluso que su determinación haya sido empujada más por una situación política insalvable que por un problema de salud. Lo cierto, es que este episodio –que sin duda quedará en los anales históricos de la derecha– tiene más preguntas que respuestas. Y las principales apuntan a la transparencia al momento de comunicar la bajada del candidato de la Alianza.

-¿Por qué fue Juan Pablo, uno de los hijos del abanderado, quien anunció la renuncia de Longueira a seguir en campaña?
Resultó a lo menos extraño que el hijo más cercano del abanderado a la política fuera quien hiciera la formalización de la bajada. En una imagen limpia y tras una introducción en que menciona el “cuadro de depresión médicamente diagnosticado”, Juan Pablo Longueira manifestó que “nos vemos enfrentados a este doloroso e ineludible momento por su responsabilidad con Chile, con su alianza política y su partido político, nuestro padre ha presentado hoy la renuncia a su candidatura presidencial”. Y, así, sin más, hizo público algo que, según explicó Joaquín Lavín minutos más tarde, se venía analizando hace varias horas por un pequeño grupo del comando cercano al candidato. El mismo que no responde el teléfono ni al Presidente de la República, Sebastián Piñera, quien quiso conocer de primera mano el estado de salud del ex ministro de Economía, pero que se debió conformar con dejarle los saludos. Este extraño comportamiento sumado al hermetismo en torno a una serie de detalles, como el lugar específico donde  se encuentra, han generado todo tipo de especulaciones.

El hermano del ex candidato presidencial de la Alianza, José Luis, desmintió que las razones de la bajada del candidato se deba a cáncer que sufre su hijo —un hecho que se comentó todo el día de ayer en redes sociales— y dijo a la prensa que “las razones de su bajada son las que expusieron sus hijos, su cuadro de depresión. No tiene nada que ver con un posible agravamiento en la salud de Matías (su hijo menor), de hecho él ahora está saliendo adelante”, señaló.

-¿Desde cuándo la UDI sabe que Longueira tiene depresión?
Aunque el impacto de la noticia era evidente en los rostros de la mayoría de los dirigentes y parlamentarios gremialistas, cuando las distintas instancias del partido tuvieron que reaccionar sobre el anuncio, resulta difícil imaginar que nadie en la tienda conociera la enfermedad del candidato. Entre los muchos rumores que circulan sobre el tema, está el que apunta a una crisis que Longueira habría sufrido durante el fin de semana. Pero ¿es posible que una enfermedad como ésta haya pasado inadvertida? Si lo fue, resulta que es el segundo candidato consecutivo, en menos de tres meses, que sorprende a la directiva con una información que debería haber sido considerada a la hora de levantar su candidatura presidencial. La UDI y sus máximos dirigentes están en una muy difícil situación y no sólo porque en igual periodo ha perdido dos presidenciables, sino porque parecen no estar haciendo bien la pega. Una cuestión imprescindible que debió ser considerada después de que bajaron a Laurence Golborne.

En este contexto, la ciudadanía debería saber exactamente, por un tema de transparencia al que deberían responder todas las figuras políticas, quiénes conocían esta información y por qué optaron por no hacerla pública. Aun cuando sea un tema considerado personal, la opinión pública debería ser puesta en conocimiento, particularmente cuando se va a tener que pronunciar sobre una candidatura presidencial. Por lo pronto, el Presidente Ricardo Lagos dio una clara señal en este sentido hace sólo un par de semanas, cuando a través de una declaración pública, puso en conocimiento de la ciudadanía que había sido presentada una demanda por paternidad en su contra.

Para el abogado Rodrigo Mora, coordinador legal de Pro Acceso, se podría pensar que en el caso chileno habría fuertes razones de derecho para pensar que una persona no puede revelar su expediente clínico para ejercer un cargo público, como el derecho a la vida privada o el resguardo de su intimidad. “Pero desde el punto de vista de la ética política, la comunidad tiene derecho a un consentimiento informado y eso significa las circunstancias relevantes que pudieran afectar la decisión de elección”, dice.

-¿Por qué se mantuvo en secreto la enfermedad de Pablo Longueira pese a haber asumido la candidatura presidencial?
En el marco de las exigencias de transparencia que se le hace cada vez más a quienes se desenvuelven en el mundo político, quienes estaban en conocimiento de que el ex abanderado sufría de depresión, aunque fuera un círculo muy estrecho, sin mencionar al propio afectado, deberían haberlo puesto sobre la mesa como un elemento a considerar a la hora de enfrentar un proceso tan exigente y demoledor como puede llegar a ser una campaña presidencial.

Para el abogado Rodrigo Mora, coordinador legal de Pro Acceso, se podría pensar que en el caso chileno habría fuertes razones de derecho para pensar que una persona no puede revelar su expediente clínico para ejercer un cargo público, como el derecho a la vida privada o el resguardo de su intimidad. “Pero desde el punto de vista de la ética política, la comunidad tiene derecho a un consentimiento informado y eso significa las circunstancias relevantes que pudieran afectar la decisión de elección”, dice. Es lo que se hace en algunos países una vez que las personas están nominadas para el cargo; sobre todo tomando en cuenta que en la primaria pasada, el Pacto Alianza obtuvo un total de 806.601 votos, de los cuales 414.380 fueron para Pablo Longueira.

-¿Cuál es el origen de su depresión?
Justamente por la falta de información se ha especulado hasta el cansancio acerca del episodio que provocó la renuncia del ex senador a la candidatura presidencial. Sobre todo considerando que para nadie es un misterio que este proyecto era la culminación de su vida política y su mayor sueño en este ámbito. Cuando recién se conoció la bajada del ex abanderado comenzó a circular la versión de que la depresión se le había gatillado por un empeoramiento en la salud de su hijo afectado por un cáncer. Sin embargo, un hermano se encargó de desmentir tal versión. También se especuló con la idea de que la certeza de que no podría ganar a la candidata de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, le habría provocado una crisis. Que tal vez su comando tuvo acceso a encuestas que demostrarían que el escenario es mucho más difícil de lo que se había previsto y el eventual fracaso de su proyecto lo habría desmoronado. Al punto que el diputado del Partido Comunista Lautaro Carmona, a través de su cuenta de Twitter, sostenía que “Longueira en conocimiento de su derrota abrumadora renuncia a su candidatura, los poderes fácticos impondrán a su nuevo representante”. Si esa es o no la respuesta no se sabe, pero en la Alianza es un aspecto que no se ha descartado de plano.

En CNN, el sociólogo Eugenio Tironi, señaló que “había síntomas de que ante situaciones de estrés Pablo Longueira tenía reacciones inesperadas, como en el caso Spiniak” o post Toleracia Cero. Sin embargo, como hizo su campaña en buenas condiciones, las dudas respecto a hace cuánto tiempo se arrastra su estado, también gatillan respuestas médicas. Para el director de Siquiatría del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Luis Risco, hay un solo cuadro que podría eventualmente ser compatible con la idea de depresión fulminante: la depresión breve recurrente. “Viene y se va sola sin gatillantes emocionales. Es una depresión bastante severa de inicio y final abruptos que dura de tres a cinco días”, dice Risco. Para el especialista, la importancia de este cuadro clínico de depresión mayor, es que se asocia a suicidios. “Es un problema más neuroquímico que emocional”, asegura.

El siquiatra y director médico de la red Gesam, Guillermo Vergara, comenta que los síntomas pueden presentarse de manera bastante encubierta y que a veces la gente puede no expresarlos. “Puede ser de un proceso de larga evolución o más agudo. Cuando la depresión se configura en forma completa e intensa, impide que la gente cumpla con sus actividades normales, y no es posible saber si ya estaba previamente en tratamiento. El estrés es un factor que contribuye a un episodio depresivo. Yo me imagino que claramente ser candidato aporta un alto nivel de estrés”.

Los expertos también señalan que en casos de depresiones mayores también se pueden observar síntomas sicóticos, donde hay una alteración de la realidad; síntomas que desaparecen una vez que la depresión cede.

Para el director de Siquiatría del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Luis Risco, hay un solo cuadro que podría eventualmente ser compatible con la idea de depresión fulminante: la depresión breve recurrente. “Viene y se va sola sin gatillantes emocionales. Es una depresión bastante severa de inicio y final abruptos que dura de tres a cinco días”, dice Risco. Para el especialista, la importancia de este cuadro clínico de depresión mayor, es que se asocia a suicidios.

-¿Cuál es el escenario político que se abre para la derecha?
Estamos a un mes del cierre del plazo para la inscripción de los candidatos presidenciales. Y esta noticia que sorprendió al país también abrió un pequeño vértice de esperanza para los que creen en Renovación Nacional que su candidato, derrotado por Longueira el pasado 30 de junio, “tienen el mejor derecho a reemplazarlo”, con el argumento de que aunque perdió fue por muy poco margen. Lo cierto es que la renuncia que dejó acéfala de candidato a la Alianza vuelve todo a foja cero y ya no corre el acuerdo vinculante que tienen las primarias. En este contexto, ambos partidos podrían llegar con un candidato cada uno hasta la primera vuelta del 17 de noviembre, constituyendo en la práctica una verdadera primaria para la derecha. Escenario que quería la UDI mayoritariamente cuando bajó a Golborne. La otra posibilidad es a la que aspiran mayoritariamente en el oficialismo, y particularmente el Presidente Sebastián Piñera: un candidato unitario elegido por consenso entre RN y la UDI y con un rol decisivo de La Moneda. No por nada el mandatario advirtió que “hoy no es tiempo de pequeñeces ni de divisiones. Todo lo contrario, es tiempo de unidad, es tiempo de grandeza, es tiempo de generosidad”.

-¿Sabía el gobierno y desde cuándo?
Cuesta creer que el Presidente Piñera no estuviera al tanto de lo que sucedía con Longueira. Sobre todo siendo el jefe de campaña omnipresente que ha resultado ser. Por lo mismo, incluso desde su propio sector se especula que el jefe de Estado y, tal vez, su primo el ministro del Interior, el UDI Andrés Chadwick, conocían el complicado estado de salud del ex abanderado. Incluso desde RN sospechan que podría haber conocido la decisión de que el presidenciable se bajara uno o dos días antes de que fuera informado al país. Si bien no parece que haya elementos concretos que avalen esta suposición, lo que sí es cierto es que se hace insostenible que no sólo en la UDI estuvieran desinformados de un hecho de esta magnitud, sino que el mandatario que, según él y el propio Longueira, se ha vuelto tan cercano al aspirante gremialista a reemplazarlo, tampoco tuviera ninguna idea del problema que se venía sobre su sector.

-¿Otra vez los poderes fácticos?
Aunque la UDI insiste mantener el discurso público de que la responsabilidad de que se haya decidido truncar la candidatura de Laurence Golborne para reemplazarlo por Pablo Longueira es de Andrés Allamand, lo cierto es que en la propia casona de Suecia se comenta que las cifras no le daban al ex ejecutivo de Cencosud. Por eso es que intervinieron los llamados poderes fácticos que decidieron tomar el toro por las astas y asegurarle al partido un buen desempeño y mantener una lista parlamentaria competitiva. Tras la inesperada renuncia del ex titular de Economía, comienza a surgir la duda acerca de si no estarán también detrás de esta sorpresiva decisión.

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)