Viernes, 30 de septiembre de 2016Actualizado a las 01:35

Roberto Izikson, hombre de Piñera, encabeza intento por desbancar a Adimark

La irrupción de Cadem en la guerra por la influencia de las encuestas que manejan la agenda política

por 13 mayo 2014

La irrupción de Cadem en la guerra por la influencia de las encuestas que manejan la agenda política
En la industria señalan que la apuesta de Cadem amenaza el sitial de la empresa que encabeza Roberto Méndez, única encuestadora que hasta ahora medía en intervalos cortos de tiempo el pulso de la opinión pública. Mientras a Méndez lo ubican cerca de la derecha tradicional, a Roberto Izikson lo posicionan como hombre de Sebastián Piñera y de “la nueva derecha”. De hecho, él era el encargado de las encuestas en el gobierno pasado. Como sea, en la industria plantean que se trata de una disputa “inter-Alianza” por lograr influir en la opinión pública.

“Semana compleja para el gobierno: por quinta semana consecutiva cae el nivel de adhesión de la Reforma Tributaria. Hoy un 38% está de acuerdo y un 38% está en desacuerdo. Efectos de la reforma contagian a la política y a la economía. La aprobación presidencial de Michelle Bachelet se ubica, por primera vez desde que asumió su mandato (y quizá en años), bajo el 50% de apoyo (49% de aprobación y 33% de desaprobación)”. Con estas cifras y con este enunciado, Plaza Pública Cadem entregó ayer lunes los resultados de su encuesta semanal, la que ubicó en un empate el apoyo y el rechazo a la reforma tributaria, el tema candente que agita a la política en las últimas semanas. Es la única encuesta pública que ha entregado cifras sobre la percepción de la opinión pública al respecto. Adimark, de Roberto Méndez, no ha figurado como referente.

Aunque el fuerte de la encuestadora ligada a Méndez es otro, la aprobación presidencial, la que se ubicaba en un 53% en el mes de marzo. Por años, la medición mensual de la evaluación del gobierno de turno ha sido monopolio de Méndez. Aunque ahora le salió gente al camino: Plaza Pública Cadem, firma que bajo la dirección de Roberto Izikson está abriéndose paso en los medios para disputar la hegemonía de Adimark.

Aunque existen otros actores, como las encuestas CEP y CERC, o los estudios que eventualmente hace Imaginacción, de Enrique Correa con Radio Cooperativa, la Adimark –y ahora la encuesta Cadem–, son las únicas que realizan encuestas periódicas que influyen en la discusión pública.

Sobre la competencia que le apareció a Adimark, el analista de la Universidad del Desarrollo, Eugenio Guzmán, plantea que “la única manera en que le puedes ganar a Adimark es lanzando cifras semanales”.

Y es justo lo que está haciendo Cadem. En marzo de este año la encuestadora comenzó a entregar cifras semana a semana, y no sólo de respaldo y oposición al Ejecutivo. Temas como la Reforma Tributaria y el cambio del sistema binominal han sido sondeados por la firma de medición pública. La empresa, que hace más de 30 años opera en el mundo de los estudios de mercado, decidió lanzarse a medir la contingencia y lo hizo de la mano de Roberto Izikson, discípulo de Méndez y quien fuera el encargado de las encuestas en el gobierno de Sebastián Piñera.

La historia fue así: en marzo de 2010, Izikson asumió en el segundo piso del ex gobernante, abandonando Adimark, donde aprendió el teje y maneje de los estudios de opinión pública. “Izikson hizo su primer trabajo después de la universidad conmigo, en cierta medida yo le enseñé de todo esto. Después se fue al gobierno y ahora se independizó. Celebro esa competencia”, dice Roberto Méndez, quien está consciente de que su hegemonía en el mundo de la medición pública está bajo asedio.

EL RETADOR

El cientista político Roberto Izikson hizo buenas migas en el gobierno de Sebastián Piñera. Desde su rol como Jefe de Estudios de esa administración trabajó codo a codo con reconocidos estandartes de la llamada “nueva derecha” y del piñerismo, como Hernán Larraín Matte y el ex ministro del Trabajo Juan Carlos Jobet. “Por ese lado, es cercano a Evópoli”, comentan en su entorno.

“Es un hombre que intenta abrirse paso. Pertenece al mismo mundo de Méndez, pero la diferencia es generacional”, señala un actor de la industria, quien agrega que el director de Adimark es “un poder fáctico”, pero cuya influencia gira en torno a los actores poderosos que hoy luchan por mantenerse vigentes. En ese sentido, Izikson juega a instalarse como la nueva figura influyente de las encuestas, relacionándose con los dirigentes emergentes.

“Como empresa queremos ser un actor relevante en la opinión pública y, por tanto, queremos competir con los más grandes. Asumimos y nos damos cuenta de que Chile cambió. Cambiaron sus ciudadanos, sus consumidores, la forma en que dialogamos y, por tanto, queremos hacer una contribución a la opinión pública de ese nuevo ciudadano y consumidor”, reconoce Izikson, asumiendo el rol de lector del nuevo Chile.

“Méndez es de derecha, Izikson obviamente es de derecha, se conocen bien”, señala el analista electoral Kenneth Bunker, quien dirige Tres Quintos. A su juicio, todas las encuestas tienen sesgos y, por ello, la pregunta es cuál será el sesgo de Cadem. “La CEP y la CERC se hacen pocas veces en el año, y estas encuestadoras más chicas hacen estudios mucho más seguidos y aparecen más en los medios. Este tipo de encuestadoras mueven la opinión pública. Va a ser interesante ver cuál va a ser el poder que tenga Cadem a los dos años del gobierno, considerando que empezaron en marzo y ya están tomando vuelo”, argumenta Bunker.

Tanto Méndez como Izikson giran en la órbita de la derecha. Méndez siempre ha sido cercano a los Edwards –de hecho, está casado con Verónica Edwards, asesora a la Fundación Paz Ciudadana y ha sido parte del círculo de consejeros privados de Agustín Edwards, el dueño de El Mercurio–, además de ser voz cantante en Icare y vicepresidente del Banco Santander. “Siendo un liberal, los grandes empresarios confían en él, porque es discreto e influyente”, comentan quienes lo conocen de cerca.

Izikson no ostenta las mismas medallas, pero sí se relaciona con las nuevas generaciones de la derecha. Amigo de José Francisco García, de Libertad y Desarrollo, hoy es reconocido como un hombre de Piñera, aunque no está ligado formalmente a la Fundación Avanza Chile, levantada por el ex mandatario y sus colaboradores.

Cuando se compara con Adimark, Izikson asegura que Cadem logra mayor flexibilidad: “Adimark mide al gobierno, mes a mes. Pero nosotros hacemos algo completamente diferente. Coincidimos en la evaluación presidencial. Pero la opinión pública es mucho más que el gobierno. Adimark no varía sus preguntas, son siempre las mismas. Nosotros somos mucho más dinámicos. Variamos las preguntas según como varía el debate”, argumenta.

“La influencia hay que ganársela. Que él haga su tarea”, responde Méndez.

En términos mediáticos, Cadem hizo su aparición en Canal 13. Según Izikson, tiene una relación de confianza con Cristián Bofill, ex mandamás de La Tercera y actual director de prensa en el canal de Andrónico Luksic. “Tenemos una relación preferente con Canal 13. Ellos nos han publicado seis de las últimas 15 encuestas. Ellos nos piden medir algo y nosotros lo medimos. La primera vez que publicamos Plaza Pública en los medios, fue una semana antes de La Haya. Esos resultados nos los publicó Canal 13 en exclusiva. Yo conocí a Cristián, él conoció la seriedad de Cadem y la mía personal y le generó confianza el producto”, asegura.

Según Izikson, los estudios son financiados 100% por Cadem, la que venía preparando su apuesta hace un par de años. En noviembre del 2013 le hicieron una oferta formal a Izikson que él aceptó, dos meses después que renunciara al comando presidencial de Evelyn Matthei por diferencias con los creativos de esa campaña. Antes, en agosto, había renunciado al gobierno para unirse a la aventura de la candidata de la Alianza.

No son pocos los que leen que el alejamiento del director de Adimark con Piñera, hace algunos años, incidió en que hoy Méndez tenga retadores cercanos al ex Presidente.

En diciembre del 2010, desde La Moneda filtraron a La Tercera los resultados de la encuesta Adimark correspondiente a ese mes, luego que “por cortesía” estos llegaran a Palacio antes de ser conocidos por la opinión pública. En ese estudio, la aprobación presidencial de Piñera cayó 13 puntos. Ese hecho, junto a la negativa de Méndez a transformarse en el encuestador privado del gobierno, y los posteriores números de Adimark, que dieron cuenta del derrumbe de la popularidad del entonces Presidente en medio de las movilizaciones del 2011, terminaron por alejar a Méndez del ex mandatario.

Hoy por hoy, algunas minutas de prensa de Avanza Chile incluyen las cifras elaboradas por Cadem, encuesta que además ha medido desde el comienzo la figura de Piñera, situándolo como el personaje de la derecha con mayor proyección de cara al 2017.

Que hoy Izikson aparezca encabezando la apuesta pública de Cadem no es tan raro. Durante su paso por el gobierno, encargó varios estudios a la misma empresa y también a Iccom, ambas fusionadas el 2012. A Cadem se le encargaron estudios de “preocupaciones ciudadanas”, mientras que a Iccom se le pidió que realizara estudios mensuales de opinión pública, según reveló una investigación de El Dínamo.

LA APUESTA DE CADEM

En 2012, Cadem adquirió una de las empresas más grandes de la plaza de la medición pública, Iccom, transformándose así en la tercera en tamaño del país, tras Adimark e Ipsos. La primera, adquirida recientemente por la alemana GFK, y la segunda propiedad de capitales franceses.

El directorio de Cadem –compuesto en la actualidad por Jorge Steiner Tichauer, Pier Zaccaria de Gavardo, Raúl Olivos, ex Iccom, y Luis Alfredo Lagos– se preparó para el salto a la escena pública. Según consta en el Diario Oficial, el 29 de junio del 2012 la Junta Extraordinaria de Accionistas de la empresa definió aumentar el capital social a $1.627.502.516, para el 31 de julio del mismo año tomar la administración de Iccom Spa. Otro aumento de capital ocurrió el 24 de octubre del año pasado, donde la misma junta definió aumentarlo a $2.011.893.310.

En paralelo, Roberto Izikson junto a María Francisca Swett Barros, crearon el 22 de noviembre del 2013, con un capital inicial de $2.000.000, la “Consultora Plaza Pública Limitada”, la que luego se asociaría con Cadem para dar vida a Plaza Pública Cadem, encargada de elaborar y dar a conocer los resultados de sus encuestas de contingencia

EL MERCADO DE LA INFLUENCIA

“Méndez es de derecha, Izikson obviamente es de derecha, se conocen bien”, señala el analista electoral Kenneth Bunker, quien dirige Tres Quintos. A su juicio, todas las encuestas tienen sesgos y, por ello, la pregunta es cuál será el sesgo de Cadem.

“La CEP y la CERC se hacen pocas veces en el año, y estas encuestadoras más chicas hacen estudios mucho más seguidos y aparecen más en los medios. Este tipo de encuestadoras mueven la opinión pública. Va a ser interesante ver cuál va a ser el poder que tenga Cadem a los dos años del gobierno, considerando que empezaron en marzo y ya están tomando vuelo”, argumenta Bunker.

Para Marta Lagos, del Centro de Encuestas Mori y una de las expertas respetadas transversalmente en estas materias, la jugada de Cadem es “rara”. Ella dice que las encuestas semanales no son comunes y que metodológicamente es complejo medir tan rápidamente la temperatura ambiente sobre ciertos temas. “Es lo que les pasó a El Mercurio y La Tercera con sus encuestas telefónicas, que al final tuvieron que dejar de hacerlas porque en las elecciones fracasaron”.

Lagos afirma que en Chile las encuestas se usan para influir más que para medir algo en particular, “estas encuestas al final de cuentas se hacen para tener influencia en la política, para ser un referente político. La encuesta profesional no se ha desarrollado. En Chile no existen las encuestas profesionales, todos las hacen para influir. El CEP hace encuestas para influir. Si tú miras sus cuestionarios, lo más impresionante es darse cuenta de los temas que no preguntó el CEP. Lo mismo con Izikson, que de Adimark se fue al gobierno, él es un político, no es un encuestador”, señala con dureza.

“Mi marido y yo somos de los pocos que hacemos encuestas para explicar la realidad, sin importar el impacto político que tengan”, menciona sin falsa modestia, en referencia a los estudios que elabora el CERC, de la mano de su marido, Carlos Hunneus.

La mujer del Latinobarómetro, encuesta continental que mide las percepciones políticas de los habitantes del continente, critica las metodologías utilizadas por Cadem y Adimark, que se basan fundamentalmente en entrevistas telefónicas, las que –a su juicio– tienen sesgos. Lo mismo cree Kenneth Bunker, quien señala que esos estudios pueden tener errores.

“En un estudio tomé la CEP durante los años que midió los gobiernos de Bachelet y Piñera. Lo mismo hice con la CERC y con Adimark, y mostré que había correlación entre CEP y CERC, pero Adimark siempre mostraba al Presidente Piñera con mayor aprobación que las otras. Hay dos formas en que se puede tener sesgo, a propósito o por negligencia, y las dos son graves”, asegura Bunker, quien agrega que “si es a propósito, si hay una muestra, y en Chile hay un 20% de ABC1, y si sabemos que el ABC1 aprueba más a Piñera, lo que podría hacer una encuestadora es inflar el número de encuestados ABC1 para así inflar los resultados de aprobación de Piñera. En Colombia la ley obliga a las encuestadoras a que transparenten su metodología y quién las financia”.

En respuesta a las críticas, Roberto Méndez, de Adimark, los reta a que publiquen estudios de forma más seguida, mientras Izikson defiende su metodología señalando que la utilización de teléfonos fijos la mezcla con encuestas cara a cara para llegar a los sectores ABC1 y D, los que son más difíciles de encontrar en sus hogares. Con todo, señala que los estudios de Cadem representan al 71% de la población del país, centrándose en las zonas urbanas.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes