Viernes, 27 de mayo de 2016Actualizado a las 20:00

Opinión

El pecado de ser Camila Vallejo

por 26 febrero 2016

El pecado de ser Camila Vallejo
Lo triste de esta historia es que Edo Caroe ni siquiera se da cuenta de que en su chiste está reproduciendo siglos de patriarcado, siglos donde la mujer ha sido alguien que ha ocupado un rol secundario en la sociedad. Nada más.

La rutina de Edo Caroe provocó una serie de comentarios políticamente correctos de la clase política: que se tenía que respetar la libertad de expresión, que el honor de los políticos no era alto, por lo que se entendían las humoradas, y que se aconsejaba respetar las instituciones. Salvo las Juventudes Comunistas, que salieron a defender a Camila Vallejo, muy pocos se atrevieron a decir algo en contra de su rutina. Por el contrario, como las instituciones y actores políticos están por el suelo en credibilidad, al parecer ellos guardaron un pulcro silencio.

Me detendré en un chiste que inicialmente me incomodó, pero que con el transcurso de los días me ha indignado. Caroe señaló en parte de su rutina: “Siempre que pienso en Camila Vallejo es como Macaulay Culkin, nunca sabremos si Jackson se lo puso o no”. Para quienes no lo conocen, Culkin es un actor que reconoció haber dormido cuando era menor de edad en la misma habitación con Michael Jackson, aunque sostuvo que nunca fue abusado sexualmente por el cantante.

Los hechos son los siguientes. Al mencionar a más de una docena de actores políticos, con ninguno de ellos Caroe realizó comentarios de índole sexual. Solo con la diputada Camila Vallejo. Pero, además, en el chiste Camila Vallejo no existe como persona, al centrarse la inquietud sobre si Jackson tomó una iniciativa de –cito– “ponérselo”. Finalmente, el paralelo con la figura de Michael Jackson es particularmente desafortunado, al referirse nada más ni nada menos que a una supuesta situación de abuso sexual de un adulto respecto de un menor.

Al referirse a la situación, Caroe señaló que no tenía que explicar nada y agregó: “Pero era chiste, no aludí a su gestión, ni a su calidad de mujer. Es triste explicar un chiste, pero creo que ella no entendió nada del chiste ni de nada, era un juego de palabras entre Michael y Giorgio (Jackson)…”. Para Caroe era un simple juego de palabras.

Al mencionar más de una docena de actores políticos, con ninguno de ellos Caroe realizó comentarios de índole sexual. Solo con la diputada Camila Vallejo. Pero, además, en el chiste Camila Vallejo no existe como persona, al centrarse la inquietud sobre si Jackson tomó una iniciativa de –cito– “ponérselo”.

La preguntas que saltan a la vista son: ¿por qué Caroe no logra ver el sexismo en su chiste?, ¿por qué Camila Vallejo?, ¿por qué en una noche de Festival la gente lanza risotadas frente a un chiste tan brutalmente sexista y, dos días más tarde, se aplaude desaforadamente a otra humorista que denuncia el constante abuso al que son expuestas las mujeres de Chile?

El episodio apela a una situación más generalizada y que tiene que ver con el rol tradicional que se espera que una mujer ocupe en la sociedad. Camila Vallejo cuestiona un tradicional esquema patriarcal en que convivimos. Ella es mujer, inteligente, físicamente hermosa para estándares occidentales, consecuente, comunista, y ocupa un lugar de poder en nuestra sociedad. En su chiste, Edo Caroe la devuelve en una frase lapidaria a un lugar de subordinación y abuso. En su interpretación, a una mujer le corresponde ser objeto y no sujeto. Resulta intolerable para algunas personas que alguien como ella pueda tener autonomía. Edo Caroe alude directamente a su condición de mujer, pero de mujer subordinada al deseo sexual masculino, toda vez que “siempre que pienso en ella”, dice el humorista, le asalta la misma pregunta.

Lo anterior toca directamente un profundo problema político que enfrenta nuestra sociedad a propósito de una serie de leyes relacionadas con los derechos de las mujeres y la igualdad en el ejercicio de ellos. El debate del aborto, de la ley de cuotas, de la paridad en la designación de cargos se relaciona precisamente con la forma en que concebimos las relaciones de género. En la concepción patriarcal –reforzada por la Iglesia Católica– las mujeres están destinadas a cumplir roles secundarios incluso si ellas entran en la escena política: deberán respetar las órdenes de sus líderes masculinos, serán asignadas a comisiones parlamentarias de menor relevancia, tendrán que ocuparse de asuntos reservados a “temas femeninos”, ocuparán cargos ministeriales “para mujeres”. El poder político reproduce así el patriarcado al insertar a la mujer en determinadas funciones públicas.

Lo triste de esta historia es que Edo Caroe ni siquiera se da cuenta de que en su chiste está reproduciendo siglos de patriarcado, siglos donde la mujer ha sido alguien que ha ocupado un rol secundario en la sociedad. Nada más. De ahí que su chiste denigre no solo a la diputada sino que a todas las mujeres que durante muchos siglos han sido consideradas un mero objeto de satisfacciones masculinas. El pecado de la diputada Camila Vallejo es que pone en entredicho ese esquema patriarcal y Edo Caroe y tantos otros no alcanzamos muchas veces ni siquiera a dimensionarlo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes