sábado, 22 de septiembre de 2018 Actualizado a las 18:06

PAÍS

El canciller ausente

por 17 mayo, 2018

Podría ser normal que desde la oposición cuestionen al titular de RR.EE., más aún al de una administración de derecha y que muestra un marcado acento anticomunista. Lo que no es común, es que la crítica ya esté instalada en el seno del oficialismo, en la derecha, en el Gobierno y en el entorno de La Moneda.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una semana después del cambio de mando, el ministro de Relaciones Exteriores tuvo que enfrentar el desafío de los alegatos de Chile ante la Corte Internacional de La Haya por la demanda marítima de Bolivia y en esa ocasión, transversalmente, desde todas las veredas políticas se adoptó el acuerdo tácito de blindarlo, ante el poco tiempo que tuvo de preparación. Todos sabían que era la carta más débil, pero nadie lo cuestionó, lo protegieron y defendieron, pero ya con dos meses en el cargo y varios errores a cuestas, eso cambió.

Podría ser normal que desde la oposición cuestionen al titular de RR.EE., más aún al de una administración de derecha y que muestra un marcado acento anticomunista. Lo que no es común, es que la crítica ya esté instalada en el seno del oficialismo, en la derecha, en el Gobierno y en el entorno de La Moneda.

El balance es crudo y lapidario al preguntar por el desempeño el jefe del Minrel: “Efectivamente Ampuero es el canciller ausente, no está cumpliendo su función primordial que es llevar las Relaciones Exteriores”, sentenciaron en el piñerismo histórico, visión que ya es compartida en varios sectores gubernamentales. Es más, al interior del propio ministerio señalan que el secretario de Estado peca de "ansiedad" y falta de dominio de los "tiempos diplomáticos", los que –se lamentan– son más "lentos”, “solapados" y “sin mayores apuros” que los que se necesitan en este ámbito.

Nadie discute que el escritor cuenta con la confianza del Presidente Sebastián Piñera, fue él quien lo nombró embajador de Chile en México a partir de diciembre de 2011, durante su primer mandato, y cuando Luciano Cruz-Coke dejó de ser ministro de Cultura, en junio de 2013, lo puso en dicho cargo.

Pero tampoco se cuestiona, en el oficialismo, que en parte dicha confianza se sustenta en el hecho de que a ojos del Mandatario sería uno de los integrantes del gabinete más moldeables y manejables, porque en la práctica en el diseño y en el gobierno consideran que “Piñera es el verdadero canciller”.

En el entorno de La Moneda reconocieron que el ministro de Relaciones Exteriores ha tenido varios problemas. En su papel de canciller, explicaron, debió de advertir al Presidente –o tratar al menos– del error que implicaba nominar a Pablo Piñera, su hermano, como embajador en Argentina; no solo eso, tanto en Palacio como en la derecha agregaron que es un hecho que no se puede desconocer que en la visita de Estado que hizo el Mandatario a partir del 25 de abril a Buenos Aires y Brasil, Ampuero no cumplió rol alguno.

"No tuvo ningún protagonismo, se fue a la feria del libro, Ampuero nunca entendió lo que representa, significa y debe hacerse en una visita de Estado”, se lamentaron en RN.

Los viajes más relevantes del canciller al extranjero en estos dos meses han consistido en encabezar la delegación chilena en La Haya en marzo, la Cumbre de Las Américas en Lima y la visita de Estado a Argentina y Brasil. En el oficialismo y la oposición, pero también al interior de la propia Cancillería, tomaron nota de que en cada uno el ministro necesitó un “chaperón político”, elegido por La Moneda: en Holanda fue flanqueado por el ex canciller Heraldo Muñoz; en Perú por otro ex titular de la cartera, Alfredo Moreno; y al otro lado de la cordillera, por el propio Mandatario. El punto de eso, apuntaron, es que eso solo refuerza la imagen de debilidad del canciller.

Lo que extraña en la derecha es que Ampuero cuenta con un subsecretario de peso, con experiencia en la cartera, conocedor de los temas y códigos, Alfonso Silva, quien ya ejerció ese mismo cargo en la primera administración piñerista. Es más, en la presentación oficial ante los funcionarios en marzo de ambas autoridades, Silva reconoció que era como volver a su casa.

Es extraño tanto error, considerando que tiene un subsecretario que sabe del área, conoce el ministerio, el manejo. "Esa es una señal clara, que refleja que Ampuero no está trabajando ni armando un equipo de trabajo en la Cancillería”, insistieron en RN.

Los viajes más relevantes del canciller al extranjero en estos dos meses han consistido en encabezar la delegación chilena en La Haya en marzo, la Cumbre de Las Américas en Lima y la visita de Estado a Argentina y Brasil. En el oficialismo y la oposición, pero también al interior de la propia Cancillería, tomaron nota de que en cada uno el ministro necesitó un “chaperón político”, elegido por La Moneda: en Holanda fue flanqueado por el ex canciller Heraldo Muñoz; en Perú por otro ex titular de la cartera, Alfredo Moreno; y al otro lado de la cordillera, por el propio Mandatario. El punto de eso, apuntaron, es que eso solo refuerza la imagen de debilidad del canciller.

En el entorno del Gobierno agregaron que eso se debe, en gran medida, a la excesiva intervención del segundo piso de La Moneda para apuntalar la labor de Ampuero, papel que le correspondería hasta ahora al abogado de la PUC experto en derecho internacional, Benjamín Salas, que pertenece al equipo de asesores que dirige Cristián Larroulet.

El ruido

No pasó inadvertido, entre quienes entienden y conocen de los temas de relaciones exteriores del oficialismo y la oposición, el error inicial cometido por la Cancillería de poner a Bolivia –con la que Chile no tiene relaciones diplomáticas– en la nómina de embajadores confirmados, en circunstancias que solo hay cónsul en La Paz.

A eso se sumó que, en dicho proceso de confirmación, en el ministerio se saltaron la última página, que corresponde a los apellidos que empiezan con S, lo que dejó sin ratificación a embajadores en Irlanda, Ecuador, Dinamarca y quienes partirían destinados a Paraguay y Egipto. Al ministro no le quedó otra que llamar a los afectados para explicarles la situación, como el hecho de que seguirían en funciones.

"Pueden ser vistos como cosas menores, pero son errores administrativos y protocolares que reflejan inexperiencia y desconocimiento de las lógicas, el lenguaje y detalles que sí son relevantes en el mundo de la política internacional”, sentenció una ex autoridad de la Cancillería.

Pero lo que más ruido ha generado fue la cancelación “hasta nuevo aviso” de la gira que el Presidente Piñera tenía programada a Francia, España y Marruecos –entre los días 23 y 29 de mayo–, argumentando una “incompatibilidad” de agenda.

Si bien se trató de explicar desde el Ejecutivo que el Mandatario regresaría muy “al justo” para prepararse para su primera cuenta pública ante el Congreso Pleno el 1 de junio, internamente en el oficialismo tiene más peso y sentido el hecho de que, pese a que la administración piñerista ya lleva dos meses en funciones, al igual que el canciller Ampuero, de los países contemplados en la gira solo en Marruecos ya estaba zanjado el embajador de Chile, no así en Francia ni España. De la mano de eso, habría estado la señal de que el presidente Emmanuel Macron no podía recibir a Piñera en París, por el "tenso momento" que vive con Donald Trump tras el retiro de Estados Unidos del pacto nuclear firmado con Irán.

"La cancelación del viaje a Europa fue una desprolijidad brutal, es un error culpar al Presidente de otro país de problemas de agenda”, cuestionó un piñerista entendido en materias de Relaciones Exteriores y muy cercano al núcleo de poder de Palacio.

En la lista de dificultades de manejo que ha tenido el ministro Ampuero se suma el caso de Malasia, de dos jóvenes chilenos que hace más de siete meses están detenidos en el penal de Sungai Buloh, ubicado en Kuala Lumpur, capital de dicho país, tras verse involucrados en un homicidio, que –según los relatos de los hechos– habría sido en defensa propia ante un ataque. Dos veces desde marzo ha ido a la Cancillería el padre de Felipe Osiadacz, uno de los detenidos, para pedir mayor celeridad en el apoyo protocolar de la diplomacia chilena ante la detención de su hijo.

El juicio en Malasia se iniciará el 29 de mayo y el riesgo real es que los jóvenes pueden enfrentar una sentencia de pena de muerte. “Hasta el momento las cartas de apelación enviadas por la abogada han sido rechazadas, por lo que comprenderá que es esencial contar con todo el apoyo que el Estado de Chile nos pueda brindar para evitar que mi hijo y su amigo Fernando Candia sean condenados a la horca por un lamentablemente accidente, en el que claramente ellos no tenían intención de matar a nadie”, comentó en abril el angustiado padre a los medios de comunicación.

Los críticos de Ampuero dentro y fuera de la Cancillería dijeron que el error ha sido complicar más las cosas, en vez de solucionarlas. El caso, desde un principio, fue llevado de manera reservada por la Dirección General de Asuntos Consulares del Minrel, que era encabezada por el embajador de carrera Carlos Appelgren, quien en estos dos meses fue reemplazado por Raúl Sanhueza.

"La verdad es que los temas consulares quedaron medio botados”, afirmó una ex autoridad de RR.EE., mientras que, al interior del ministerio, funcionarios de carrera apuntaron a la “exposición pública” que ha tenido el caso el último tiempo, algo que en la administración anterior era algo “sensible” y, dada la complejidad de la situación, se había optado por la estrategia de manejarla bajo cuerda y en sigilo.

Dicha decisión se tomó en su momento, al inicio del caso, a partir del conocimiento que había del sistema judicial en Malasia –agregaron en la Cancillería–, que es “extremadamente reticente” a verse expuesto en Occidente. Por lo mismo, solo el núcleo más cercano al ex ministro Muñoz conocía el tema y lo mantenía en secreto.

Cualquier intervención pública podría afectar la decisión de los tribunales en Malasia, razón por la cual en la cartera aseguraron que “nunca” debió haber salido a la luz pública este caso antes que se conociera la sentencia.

Consultada formalmente la Cancillería sobre las críticas a la gestión de Ampuero, no entraron en el fondo de los cuestionamientos, sino que enumeraron una serie de acciones lideradas por el ministro, varias de ellas –recalcaron– de “alta relevancia en el contexto regional” para rebatir el calificativo de ausente: visita de trabajo a Brasil y Paraguay, donde se reunió con cancilleres respectivos y se abordó, entre otras materias, el proyecto de Corredor Bioceánico; acuerdo con otros cinco países de la región para no participar en Unasur. Y posterior articulación de estos países, impulsada por Chile, para expresar preocupación ante la violencia en Nicaragua; asistencia al cambio de mando en Costa Rica, con reuniones con sus pares de ese país, Guatemala y Honduras; reunión con el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y visita de trabajo a Estados Unidos, donde se reunió con el Subsecretario de Estado, con el Asistente Especial del Presidente Donald Trump y director para Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, Juan Cruz, y con el Director para América del Sur del Consejo de Seguridad Nacional, Lukas Henderson.

También mencionaron la implementación de las nuevas visas de Responsabilidad Democrática para Venezuela y de Turismo para Haití, tema del cual ayer el canciller efectuó un balance. En todo caso, en el seno del Gobierno reconocen que el tema de migraciones, que efectivamente debió liderar el titular de las Relaciones Exteriores, en la práctica lo lleva el Ministerio del Interior, encabezado por Andrés Chadwick.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Plazos MOP

Envíada por Enrique Álvarez Jaque | 22 septiembre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV