jueves, 18 de octubre de 2018 Actualizado a las 20:44

PAÍS

Campeón hay uno solo: Gerardo Varela fuera del gabinete

por 9 agosto, 2018

Campeón hay uno solo: Gerardo Varela fuera del gabinete
Gerardo Varela y Alejandra Pérez (Cultura) fueron removidos de sus cargos, en el ajuste decidido a casi 5 meses de iniciado el Gobierno. Piñera apostó por dos caras de confianza: Marcela Cubillos fue trasladada desde Medio Ambiente al Mineduc, y en su cartera asume Carolina Schmidt, que vuelve al sector público tras su controvertido paso por Copesa. El cambio se produce en momentos en que las encuestas confirman el fin de la “luna de miel” con el Gobierno y la frustración por “los tiempos mejores".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A casi 5 meses de iniciado el Gobierno, Sebastián Piñera se vio obligado a hacer su primer cambio de gabinete con la salida de Gerardo Varela (Educación) y Alejandra Pérez (Cultura), y decidiendo el traspaso de la ministra Marcela Cubillos desde Medio Ambiente al Mineduc.

Además de la apuesta por Cubillos, la remodelación de Piñera incluyó otra figura de su entera confianza, como la designación en Medio Ambiente de Carolina Schmidt, ex ministra del Sernam y Educación en la primera administración piñerista y actual ejecutiva de Copesa. Por su parte, Mauricio Rojas, “ghost writer” encargado de los discursos de Piñera y ligado a la derechista Fundación para el Progreso fue nombrado en Cultura.

Si bien se esperaba un ajuste mayor, que incluyera nombres como Emilio Santelices (Salud) y José Ramón Valente (Economía), en los hechos Piñera optó por un cambo acotado, remodelación que se produce en momentos en que las encuestas confirman el fin de la “luna de miel” entre la ciudadanía con el Gobierno, con sondeos que revelan cierta frustración donde la gente no está percibiendo “los tiempos mejores” prometidos en la campaña. Incluso, en las mismas filas de Chile Vamos acusaron el golpe e iniciaron la presión por un cambio de rumbo.

Si bien hace unas semanas el Presidente había defendido en público la gestión de sus ministros, calificó los traspiés como “anécdotas que deben quedar en el camino", y prometió que no haría un cambio de gabinete por declaraciones más o menos, finalmente se impuso la cruda realidad de las cifras. De hecho, los últimos sondeos como los de Criteria Research, muestran una significativa baja de 11 puntos en la aprobación de Piñera, con 47 por ciento de aprobación, mientras la última Cadem situó al Mandatario con un 45%, 15 puntos menos que los que exhibía a mediados de junio. Adimark, en tanto, mostraba una desaprobación que pasó del 25% en marzo al 41% en julio.

Los “varelazos” de Gerardo

En cuanto a la salida del ministro Varela, para nadie en Palacio era secreto que el cargo del abogado “estaba pedido”, aun cuando la confianza era lo que más le sobraba al ex Fundación para el Progreso, quien no dudaba en señalar en público que el Presidente “hizo lo correcto cuando me nombró a mí”. Pero el punto era el “momento exacto” para determinar su salida. Sus constantes “salidas de libreto”, causaron más de algún dolor de cabeza para el mismo Presidente Sebastián Piñera, y le habría llamado la atención, en al menos dos ocasiones, debido a sus declaraciones en la prensa.

La primera fue el caso de “los campeones”, cuando en pleno estallido de la ola feminista, con decenas de facultades tomadas a lo largo de todo el país, el ministro habló sobre la prevención del embarazo entre adolescentes, y bromeó con que le entregaba varios condones a sus hijos porque eran “unos campeones”.

En la primera jornada de protesta convocada por las estudiantes feministas, Varela se volvió a salir de libreto. En el Congreso, el ministro de Educación calificó los casos de acoso sexual en las universidades como “pequeñas humillaciones”, lo que le costó las críticas de su par, la ministra Isabel Plá.

El último “varelazo” fue hace unas semanas, en el marco del aniversario de Enseña Chile, frente a una serie de especialistas en educación, el ministro Varela sacó los más profundo de su ideología respecto al modelo educativo, y señaló que los colegios deberían aprender a solucionar problemas de infraestructura, a través de “bingos”. Una tesis que no eludió reiterar hoy, cuando respondió las críticas de la ex Presidenta Bachelet y reafirmó a los bingos como una alternativa válida para el financiamiento escolar.

Otra de las críticas al ministro ha sido su falta de experticia a la hora de afrontar los cambios técnicos del Mineduc. Desde la cartera de Educación, han destacado en reiteradas ocasiones que es el subsecretario, Raúl Figueroa, quien lidera el trabajo de la cartera, que al ministro Varela se le vio “poco y nada” en el trabajo legislativo, y menos aún en la construcción de los proyectos, como el Crédito Solidario Unificado.

Las explicaciones de Pérez

La ministra de Cultura Alejandra Pérez, por su parte era apuntada por su escaso manejo en temas sectoriales, los problemas de gestión interna, y cuando tuvo que hablar con la prensa, metió las patas hasta el fondo.

En un ejercicio similar al del ministro de Educación Gerardo Varela que trató de "campeones" a sus hijos en la arena sexual, Pérez cometió un "autogol" de antología al recurrir al desinterés de sus hijos por la oferta cultural para generalizar la conducta de los jóvenes, y, de paso, calificar de "cuestiones" las actividades artísticas.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV