viernes, 14 de mayo de 2021 Actualizado a las 02:08

Agenda Saludable

Presentado por:

Algunos datos que te ayudarán a salvar la PSU

por 24 noviembre, 2015

Algunos datos que te ayudarán a salvar la PSU
Es claro que estudiar es el pilar fundamental para dar la PSU, también es reconocido que dicha prueba no es el real reflejo del conocimiento y de las capacidades de un estudiante, pero a continuación se dan algunos datos para poder llegar un poco más preparados a la tan temida prueba.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La Prueba de Selección Universitaria es una valla que la mayoría de los estudiantes deben intentar saltar una vez que salen de Cuarto Medio. Pero a diferencia de las cientos de pruebas que se rinden cotidianamente en la educación básica y media, ésta se encuentra cargada de tensiones, presiones y prejuicios que resulta necesario dejar de lado para obtener un resultado óptimo. No basta sólo con estudiar, practicar y ensayar. Ese aspecto es el básico, lógicamente, pero se requiere conocer una serie de sugerencias para estar mejor preparado para esa semana de rendición.

La investigadora Karla Hernández entrega consejos para sacarle más “trote” al estudio que has hecho durante el año para enfrentar la prueba.

1.- Promedia un tiempo por pregunta. Saca un promedio de tiempo que debes tardar por pregunta y respetar ese tiempo en la rendición de la prueba. De ese modo, tendrás una referencia en caso que te estés demorando más de la cuenta en una pregunta, para dejarla de lado y pasar a la siguiente. Obviamente es preferible sacrificar una sola pregunta que la prueba completa.

2.- No estudiar contenidos a tres días de la Prueba. Sobre todo con respecto a las pruebas de Historia y Ciencias Sociale, así como la de Ciencias, contienen mucha materia. Incluye todo lo que has visto en cuatro años de enseñanza media: ¿podrás aprender algo significativo en tres tardes de estudio? En realidad sólo te desgastará y no llegarás al 100% a la rendición de la PSU. Además, si estudias contenido los días antes de la Prueba, tendrás más fresca esa pequeña porción de contenidos el día de la PSU y “desplazarás” a un segundo plano la gran masa de conocimientos que aprendiste en la Enseñanza Media y que repasaste este último año.

3.- Llegar en buenas condiciones en el momento de la rendición. Para ello resulta IMPRESCINDIBLE dormir bien: un mínimo de siete horas las noches anteriores a cada prueba. Debes llegar descansado, con la mayor “vitalidad mental” que te sea posible. Para ello, el sueño y el descanso previo resultan más que necesarios.

4.- El día antes, distraerse. El día inmediatamente anterior a las jornadas de PSU, realizar actividades totalmente alejadas de la actividad académica. Por supuesto, evitar estudiar y pensar en “lo mucho que me juego en esta prueba”. Es necesario botar la tensión de un año completo que ha girado en torno a ese momento. Se sugiere por lo tanto, hacer y ver deporte (moderadamente, para no llegar “molido” a la rendición), distraerse con amistades, escuchar música, ver videos de Youtube, jugar play station, chatear, etc.

5.- Consumir los productos adecuados. El día de la PSU consumir dosis moderadas de azúcar previamente. Contribuye a liberar tensiones y agilizar el estado de alerta mental. No es recomendable la ingesta de alcohol ni tabaco previamente. Tampoco es recomendable consumir productos lácteos (leche, yogurt, queso, mantequilla, etc.) pues en muchas personas genera distensión abdominal, lo que combinado con los nervios naturales, te puede incomodar durante todo el momento de rendición de la prueba.

6.- Constatar que llevas todo lo necesario. Hacer una lista de revisión (check list) de los elementos que se requieren para rendir la PSU (Cédula de identidad, goma de borrar, lápiz grafito n° 2) No te quedes sin rendir la prueba por un detalle de este tipo.

7.- Comodidad física. Ir a rendir la prueba con ropa ligera y cómoda. Como sabes, a principios de diciembre corresponde uno de los momentos más calurosos del año. El objetivo es que te sientas físicamente bien en el momento de la rendición, sin puntos de incomodidad corporal que te distraigan innecesariamente.

8.- Darle a la Prueba el peso que realmente tiene. Comprender finalmente que, si bien es cierto, la vida es corta, tampoco lo es tanto y tienes muchísimo futuro por delante. Si fallas en esta prueba, la puedes rendir el próximo año y puedes prepararte con más antelación…sin la presión paralela de estar sacando 4° medio. Para manejar bien este punto, deberás demostrar la madurez suficiente como para educar a tus seres queridos enseñándoles que en esta instancia no te juegas “el todo por el todo”, por lo que a nadie le sirve que te presionen para obtener un éxito inmediato. Intenta pues, apartarte de las presiones familiares al respecto.

Claves

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV