lunes, 17 de enero de 2022 Actualizado a las 02:08

El último adios

La historia de Simone Veil, impulsora del derecho al aborto en Francia y superviviente del Holocausto

por 30 junio, 2017

La historia de Simone Veil, impulsora del derecho al aborto en Francia y superviviente del Holocausto
Carismática y profundamente feminista, Simone Veil, fallecida este viernes a los 89 años, estuvo marcada por su deportación a Auschwitz y se convirtió en una de las grandes figuras de la política francesa, luchando toda su vida para defender la condición de las mujeres.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Mi madre ha muerto esta mañana en su domicilio” en París, confirmó su hijo, Jean Veil, a la agencia France Presse. Simone Veil habría cumplido el 13 de julio 90 años.

Defensora de los valores morales y republicanos, esta feminista inflexible fue la primera mujer en ser ministra en Francia, así como presidenta del primer Parlamento Europeo. Su combate por la legalización del aborto le valió admiración pero también la convirtió en blanco de virulentos ataques, que incluso se burlaron de su condición de víctima del Holocausto.

En 1945 conoció en la escuela de Ciencias Políticas a Antoine Veil, con quien se casó un año después. La pareja tuvo tres hijos, uno de los cuales falleció en 2013. Su marido murió en abril de 2013.

Luciendo un traje Chanel y el pelo recogido en un moño, Veil proyectaba una imagen de seguridad, pero no dejaba de tener un aire maternal. De carácter fuerte, era exigente, autoritaria y a la vez apasionada. Nacida el 13 de julio de 1927 en Niza, en el sudeste de Francia, en una familia judía no practicante, fue deportada en 1944 al campo de exterminio de Auschwitz. Logró sobrevivir junto con sus dos hermanas, pero sus padres y su hermano murieron. "Creo ser una optimista, pero desde 1945 estoy desprovista de ilusiones", resumió. "Sesenta años después, todavía me atormentan las imágenes, los olores, los gritos, la humillación, el viento y el cielo lleno del humo de los hornos", dijo en una entrevista en televisión en 2005.

Simone Veil ejerció como magistrada hasta 1974, cuando fue nombrada ministra de Sanidad en el gobierno del conservador Jacques Chirac. Su duro combate para lograr impulsar la ley que despenalizaba el aborto en Francia, que contó con los votos de la izquierda pero con la oposición de la derecha, la convirtieron durante mucho tiempo en la personalidad más popular de Francia, aunque también tuvo detractores. "Escribieron en la puerta de mi casa: 'Veil = Hitler'", recordó en el año 2000, cuando fue nombrada presidenta de honor de la Fundación Francesa para la Memoria del Holocausto.

Su imagen en la Asamblea Nacional francesa a finales de 1974 quedará grabada en la memoria colectiva del país. En 1979 encabezó de lista del centroderecha en la primera elección por sufragio universal para el Parlamento Europeo y fue elegida presidenta de la institución hasta 1982. "El hecho de haber construido Europa hizo que me reconciliara con el siglo XX", dijo Veil. Después volvió a la política francesa y fue ministra durante el periodo de cohabitación entre la izquierda y la derecha, bajo la presidencia de François Mitterrand. Desde 1998 hasta 2007 estuvo en el Consejo Constitucional y en 2005 pidió votar sí a la Constitución europea, finalmente rechazada por la mayoría de los franceses. Ese año ganó el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional por su trabajo en "defensa de la libertad, la dignidad de la persona, los derechos humanos, la justicia, la solidaridad y el papel de la mujer en la sociedad moderna".

El actual presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, consideró la vida de Veil “un ejemplo a seguir” y lamentó que, tras la muerte del excanciller alemán Helmut Kohl, “perdemos a otra gran europea”, dijo a la agencia France Presse.

Infatigable, Veil regresó a comienzos de los años 90 al Gobierno como ministra de Estado encargada de Asuntos Sociales y Sanidad del Gobierno de Édouard Balladur. En 1997 pasó a presidir el Alto Consejo de Integración y, un año más tarde, ingresó en el Consejo Constitucional de Francia, donde permaneció hasta 2007. Desde 2008 era miembro de la Academia francesa.

Para el expresidente François Hollande, Veil “encarnó la dignidad, el valor y la rectitud”. Con su muerte, agregó, “Francia pierde una de sus grandes conciencias”.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día